13 de julio de 2020

Un Juez con pron­tua­rio, por Marcelo Telez

Un es­cri­to­rio, dos so­bres y el mis­te­rio de los diez mil ver­des, por Marcelo Telez

Una vida al ser­vi­cio de la po­lí­ti­ca en la Jus­ti­cia. La im­par­cia­li­dad du­do­sa de un ma­gis­tra­do que no ha­bía co­no­ci­do los pa­si­llos de Tri­bu­na­les tan­to como la in­ti­mi­dad de los des­pa­chos del po­der.

Hay una suer­te de creen­cia po­pu­lar que dice que no hay que ha­blar de los muer­tos, y has­ta se po­dría agre­gar que para mu­chos una vez que se atra­vie­sa el por­tal y se está en fren­te de San Pe­dro apa­re­cen des­ta­ca­das vir­tu­des des­co­no­ci­das del fi­na­do.

En otras opor­tu­ni­da­des, la au­sen­cia fí­si­ca pue­de de­ri­var en des­cu­brir que no se debe ha­cer ído­los con pies de ba­rro, sal­vo que una for­mi­da­ble ma­qui­na­ria me­diá­ti­ca lo sos­ten­ga, y vaya a sa­ber por qué le otor­guen has­ta la ca­te­go­ría de pa­la­dín de la Jus­ti­cia.

Esta se­ma­na fa­lle­ció –a cau­sa de una lar­ga en­fer­me­dad in­cu­ra­ble– ese abo­ga­do que con sólo seis años de re­ci­bi­do lle­gó a ser juez de la Na­ción.

Des­de la UBA a Co­mo­do­ro Py de la mano del PJ

Se­gún los re­gis­tros de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, en el año 1988, con 32 años de edad, se re­ci­bía de abo­ga­do Clau­dio Bo­na­dío.

La re­la­ción con la po­lí­ti­ca por­te­ña es an­te­rior a su tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, ya que des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia tuvo ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en el FUP de Mar­cos Rai­jer y Eduar­do Vaca, agru­pa­ción que des­de la de­rro­ta pre­si­den­cial del pe­ro­nis­mo en las ur­nas, tu­vie­ron una mar­ca­da par­ti­ci­pa­ción en la de­no­mi­na­da Re­no­va­ción Pe­ro­nis­ta.

Mien­tras tri­bu­ta­ban a Car­los Gros­so como jefe po­lí­ti­co del dis­tri­to, el mis­mo año en el que Bo­na­dio fi­na­li­za sus es­tu­dios, se reali­zó la his­tó­ri­ca elec­ción in­ter­na del Jus­ti­cia­lis­mo y su gru­po, que ori­gi­nal­men­te apo­ya­ban a An­to­nio Ca­fie­ro como can­di­da­to, tar­dó me­nos de 24 ho­ras en su­mar­se a la cam­pa­ña de Me­nem Pre­si­den­te.

Des­pués de un bre­ve paso por La Pla­ta, mien­tras to­da­vía el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia era Ca­fie­ro, en di­ciem­bre de 1989 un vie­jo ami­go lo con­vo­ca para co­la­bo­rar con él por­que lo ha­bían nom­bra­do in­ter­ven­tor del Con­ce­jo De­li­be­ran­te de la Ciu­dad de Bueno Ai­res des­pués que un con­ce­jal des­en­fun­da­ra un arma en pleno re­cin­to.

Así como son las co­sas de la po­lí­ti­ca, mu­chas ve­ces la gen­te im­por­tan­te ne­ce­si­ta de ami­gos in­con­di­cio­na­les que lo si­gan adon­de vaya (si es tras­la­da­do de fun­ción o de car­te­ra) algo que a ve­ces le di­cen leal­tad. Ese vie­jo ami­go tuvo a pos­te­rio­ri un nue­vo des­tino, acom­pa­ñar a Eduar­do Bau­zá en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud y Am­bien­te como sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud y Ac­ción So­cial, y allí lo si­guió Clau­dio obe­dien­te­men­te.

Pero eran tiem­pos ver­ti­gi­no­sos los que se vi­vían en el ‘92, y su ami­go era un to­do­te­rreno que poco tiem­po des­pués le da­ría el es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo lle­ván­do­lo a tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con él y nom­brán­do­lo se­cre­ta­rio de Asun­tos Le­ga­les en la Se­cre­ta­ría Le­gal y Téc­ni­ca de la Na­ción. La per­so­na en cues­tión, “el ami­go” se lla­ma Car­los Vla­di­mi­ro Co­rach.

El mito ur­bano de la ser­vi­lle­ta de Ca­va­llo

Con un poco más de dos años en la ges­tión como se­gun­do de Le­gal y Téc­ni­ca le lle­gó su gran opor­tu­ni­dad. El 6 de mayo de 1993 el pre­si­den­te Me­nem en­vió su plie­go a la Co­mi­sión de Acuer­dos del Se­na­do para ser nom­bra­do juez Fe­de­ral en el De­par­ta­men­to Ju­di­cial de Mo­rón.

Vale re­cor­dar que, con mu­cho es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio, Clau­dio Bo­na­dío pudo fi­na­li­zar su ca­rre­ra de abo­ga­do al tér­mino de ca­tor­ce lar­gos años, y esa en­tre­ga ten­dría un re­co­no­ci­mien­to po­cas ve­ces vis­to, ya que aun­que en no­viem­bre de 1993 fue apro­ba­do su nom­bra­mien­to nun­ca pudo asu­mir como juez de Mo­rón por­que otra vez el des­tino to­ca­ba a su puer­ta.

En otra ge­nia­li­dad del pri­mer man­da­ta­rio rio­jano, por de­cre­to se am­plia­ron a doce los Juz­ga­dos Fe­de­ra­les de la Ca­pi­tal, y en ju­nio de 1994 Car­los Bo­na­dío, prác­ti­ca­men­te sin ha­ber pi­sa­do un juz­ga­do en su vida era nom­bra­do juez Fe­de­ral a car­go del Juz­ga­do Cri­mi­nal y Co­rre­cio­nal Fe­de­ral N.º 11.

Ya en fun­cio­nes se des­ta­có des­de sus inicios con cau­sas re­le­van­tes. En­tre ellas una de 1996 en la que in­ves­ti­gó por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to a ex su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía Do­min­go Fe­li­pe Ca­va­llo cuan­do cayo en des­gra­cia con el me­ne­mims­mo, lo que le va­lió que el ideó­lo­go del 1 a 1 de­nun­cia­ra que Car­los Co­rach sien­do mi­nis­tro del In­te­rior le ha­bía es­cri­to en una ser­vi­lle­ta la lis­ta de los jue­ces fe­de­ra­les que res­pon­dían di­rec­ta­men­te a la Casa Ro­sa­da, sien­do uno de los más no­to­rios el nom­bre de Bo­na­dío.

Pro­ce­só a Ma­ría Ju­lio Al­so­ga­ray, pro­ce­só a Vic­tor Al­de­re­te, tam­bién a Emi­lio Eduar­do Mas­se­ra y a Leo­pol­do For­tu­na­to Gal­tie­ri, y mu­chas otras cau­sas para ci­tar pero siem­pre se lo va a re­cor­dar como el juez que in­ves­ti­gó al kir­ch­ne­ris­mo.

La úni­ca ver­dad es la im­pu­ni­dad

Hay una fe­cha que atra­vie­sa a la Ar­gen­ti­na, es el 18 de ju­lio de 1994. Es la de la ma­ña­na de la ca­lle Pas­teur, en el Ba­rrio de Once en Bue­nos Ai­res.

Fue en Co­mo­do­ro Py, pre­ci­sa­men­te en el Juz­ga­do Nº 11, que se tuvo que in­ves­ti­gar lo que se co­no­ció como el Jui­cio al En­cu­bri­mien­to de la AMIA, que fue de­nun­cia­do por los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Lue­go Bo­na­dío fue de­nun­cia­do acu­sa­do por los fa­mi­lia­res de obs­truir el es­cla­re­ci­mien­to de las irre­gu­la­ri­da­des en la Cau­sa Amia. No era para me­nos ya que en­tre los in­ves­ti­ga­dos es­ta­ban el ex­juez Ga­lano, el ex­pre­si­den­te Car­los Saúl Me­nem, el ex pre­si­den­te de la DAIA Raúl Be­ra­ja, va­rios agen­tes y ser­vi­cios, y Car­los Co­rach tam­bién era uno de los acu­sa­dos.

Por esa si­tua­ción, fue de­nun­cia­do ante el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra en 2005, Bo­na­dío fue “sal­va­do” ya que me­dian­te el ac­cio­nar del en­ton­ces se­na­dor Mi­guel Ángel Pi­chet­to lo­gró ar­chi­var la cau­sa y de esa ma­ne­ra pudo se­guir ejer­cien­do el car­go has­ta el día de su fa­lle­ci­mien­to.

La con­sig­na era cla­ra y los fa­vo­res se pa­gan, so­bre­to­do en vida.

Y las co­sas vol­vie­ron a sa­lir­se de ma­dre cuan­do a par­tir de la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca de la en­ton­ces pre­si­den­ta, y hoy vice, Cris­ti­na Fer­nán­dez se pro­po­ne un me­ca­nis­mo para bus­car el es­cla­re­ci­mien­to del aten­ta­do bus­can­do que de­cla­ren los ira­níes me­dian­te el Me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to con la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán. Fue ne­ce­sa­rio en­ton­ces vol­ver a ape­lar al vie­jo zo­rro de Co­mo­do­ro Py.

Ade­más de la po­si­bi­li­dad de dar por tie­rra la úni­ca pis­ta, que a ma­ne­ra de ver­dad re­ve­la­da se sos­tie­ne des­de los días pos­te­rio­res a la ex­plo­sión, ya te­nía fe­cha de inicio el jui­cio co­no­ci­do como AMIA 2, y que por fin pon­dría en el ban­qui­llo al men­tor del obe­dien­te juez.

Una sen­ten­cia sin fa­llo

Di­cen que la ne­ce­si­dad tie­ne cara de he­re­je, y fue en cum­pli­mien­to de esa cita que Bo­na­dío no dejó tí­te­re con ca­be­za de todo aque­llo que tu­vie­ra olor a kir­ch­ne­ri­mo.

Con el “jefe de la ban­da” ya en el ca­jón, ha­bía que ir por la viu­da, por los hi­jos, y por el Es­pí­ri­tu San­to por las du­das.

Y em­pe­zó el de­ve­nir de las cau­sas.

Jui­cio Oral para Bou­dou, Ri­car­do Jai­me y Gui­ller­mo Mo­reno. La tra­ge­dia de Once. Alla­na­mien­tos a Ho­te­sur, a la casa de Cris­ti­na en el sur. Poco des­pués (y con nue­vo in­qui­lino en la Ro­sa­da) vino la cau­sa del Dó­lar Fu­tu­ro, la Trai­ción a la Pa­tria por el Me­mo­rán­dum ─nun­ca efec­ti­vi­za­do─ con Irán y la fru­ti­lla del pos­tre; los Cua­der­nos de Cen­teno.

Con una im­por­tan­te co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca de todo esto que al­gu­nos lla­ma­ron law­fa­re, otros lo til­da­ron de he­roís­mo re­pu­bli­cano, la dipu­tada na­cio­nal (MC) Ara­ce­li Fe­rrey­ra del FpV lo sin­te­ti­za­ba de esta ma­ne­ra:

“Bo­na­dio no está loco. Fue se­pa­ra­do de la cau­sa que in­ves­ti­ga­ba el en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do a la AMIA por­que la pa­ra­li­zó du­ran­te 5 años. Cam­bia­ron de juez y por fin todo este año se desa­rro­lló ese jui­cio que ya debe es­tar por sa­lir la sen­ten­cia por­que ya pasó la eta­pa de los ale­ga­tos. Tuvo muy poca di­fu­sión y los fa­mi­lia­res tu­vie­ron que afron­tar so­los el vía cru­cis ju­di­cial. Con la cor­ti­na de humo del Me­mo­rán­dum Bo­na­dio dis­trae las mi­ra­das del ver­da­de­ro jui­cio por el en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do a la AMIA don­de es­tán impu­tados sus je­fes po­lí­ti­cos que lo hi­cie­ron «juez de la ser­vi­lle­ta» como Car­los Co­rach y Hugo An­zo­rre­gu­yi; y tam­bién el co­mi­sa­rio Jor­ge «El Fino» Pa­la­cios, el pri­mer jefe de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na nom­bra­do por Ma­cri, se­gún el mis­mo dijo, a ins­tan­cias de Is­rael y EEUU. Es ob­vio que Bo­na­dio hace la del tero para dis­traer”.

El ob­je­ti­vo es­ta­ba cum­pli­do, por­que el jui­cio por en­cu­bri­mien­to pasó desa­per­ci­bi­do para la gran ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos y lo que va a que­dar en la his­to­ria, más allá que las cau­sas si­guen abier­tas y que se de­sig­na­rán otros ma­gis­tra­dos para que las con­ti­núen, es que “se ro­ba­ron todo” pero no pu­die­ron pro­bar nada.

Así, Bo­na­dio vi­vió sus úl­ti­mos años, con una do­len­cia muy di­fí­cil de lle­var, pero con una deu­da muy gran­de de pa­gar. Por­que en po­lí­ti­ca nada es gra­tis, y de­fen­der a capa y es­pa­da al mon­je ne­gro de la pre­si­den­cia de Car­los Saúl Me­nem y res­pon­sa­ble po­lí­ti­co del en­cu­bri­mien­to de los ase­si­nos de las 85 per­so­nas que de­mo­lie­ron la DAIA y la AMIA, tuvo sus con­se­cuen­cias has­ta en su sa­lud.

Así no Será Jus­ti­cia.

Marcelo Telez

A %d blogueros les gusta esto: