30 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Tras más de un mes sin clases, docentes y alumnos desafían inundación

Luego de una gran inundación, el agua y el barro permanece en muchos de los caminos rurales que conducen a la escuela Elpidio González de la Colonia Amalia, en la zona del este provincial. Sin embargo, la escuelita reanudó sus actividades esta semana y los maestros y alumnos concurren en tractores y grandes rodados para estudiar y aprender.

Desde hace casi dos mes, la zona rural de Devoto, perteneciente al departamento de San Justo, en el este de la provincia de Córdoba, padece los terribles efectos de las inundaciones, provocando una caída drástica de la producción del tambo, una de las principales actividades de la región.

Sin embargo, el anegamiento de campos y el aislamiento de viviendas complicando la vida diaria de los vecinos no es la única consecuencia de la problemática.

Gran cantidad de chicos de la zona pasaron muchas semanas sin poder ir a clases a la Escuela Rural “Elpidio González”, que funciona en Colonia Amalia, a 12 kilómetros de la localidad de Devoto, y cuyas vías de acceso se volvieron intransitables luego de la terrible inundación.

El centro educativo cuenta con 14 alumnos en el nivel primario y 7 en el Jardín de Infantes. La docente y directora es Claudia Vietto de Brusa mientras que la maestra del nivel inicial es Daniela Ruoreda. Ellos, esta semana, se volvieron en protagonistas de una notable historia.

La escuela reanudó sus actividades esta semana y tanto alumnos y maestros se mostraron dispuestos a desafiar el barro y el agua que permanece en muchos de los caminos rurales para llegar hasta la escuela y cumplir su deseo de enseñar y aprender.

Según contaron los protagonistas al diario La Voz de San Justo, docentes y alumnos, con la ayuda de sus padres, recurren a cualquier medio de transporte para llegar hasta la escuelita. Así, logran desafiar las dificultades climáticas y atraviesan caminos repletos de agua y barro, para llegar a clases, apretujados en la parte trasera de una camioneta o a bordo de algún carro, tirado por un tractor.

No obstante, no es la primera vez que esta comunidad educativa da muestras de su afán por la formación de los chicos. Mientras que no podían asistir al colegio, las maestras se las ingeniaron para enviar las tareas por teléfono o en sobres con consignas para que los alumnos no se atrasen, sigan atendidos y puedan completar el ciclo lectivo. 

InfoGEI / Ga

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.