TikTok y el challenge de la disputa global, por Elvin Calcaño Ortiz

TikTok y el challenge de la disputa global, por Elvin Calcaño Ortiz

El ataque de Trump contra TikTok tiene que ver con cuestiones que van mucho más allá del presidente de turno en Estados Unidos. Trump, desesperado por salvar su cada día más que improbable reelección, se excede en las formas para proyectar fortaleza ante su electorado duro del nacionalismo blanco.

Ataca a nivel del discurso con agresividad: amenazando con prohibir dicha aplicación en E.U. Y, en una movida que contradice el relato de la «libre competencia» que defienden los neoliberales como él, utiliza el poder de la Casa Blanca para forzar la compra de TikTok a manos de una empresa estadounidense. Pero, en general, son movidas propias del trumpismo burdo que atañen a las formas.

Vayamos a lo de fondo. TikTok representa una amenaza más amplia para EE.UU. porque implica un triunfo de China en el fundamental y estratégico ámbito del soft power. Esto es, del atractivo cultural. TikTok se inscribe en la lógica de aplicaciones y plataformas como Facebook e Instagram que colocan a la gente en una sensación de realidad virtual con la que «superan» los límites de la realidad material. A través de estos dispositivos las personas proyectan y creen que materializan ciertas fantasías.

TikTok actualmente es la aplicación más descargada a nivel mundial; sobre todo entre jóvenes estadounidenses. Para los diseñadores de estrategias de largo plazo del poder imperial de EE.UU., China no puede avanzar demasiado en el ámbito del atractivo cultural porque podría hacer lo mismo que ellos: cooptar y controlar las mentes y deseos de la gente; es decir, determinar cómo viven y qué desean.

El poder del atractivo cultural es central para ejercer poder real. Sin Hollywood, marcas como Coca-cola, Disney y ahora con las redes sociales y aplicaciones, EE.UU. no sería lo que es. La matriz cultural estadounidense, que en estos tiempos está fundamentalmente en lo digital con las grandes empresas de esos campos, va de la mano del poder del dólar en los intercambios financieros y comerciales mundiales y del pentágono. Son los tres pilares de su hegemonía geopolítica. China se está acercando a EE.UU. en los tres. Por ello el ataque a Huawei, la tecnología 5G donde los chinos llevan amplia ventaja científica y competitiva (producen más barato esta tecnología) y ahora a TikTok.

Los que ven al largo plazo en E.U., saben que lo del dólar no durará para siempre dado que la ingeniería financiera sobre la que se sostiene (sistema SWITF fundamentalmente) no sería sostenible en un contexto donde otras potencias intercambien con monedas o mecanismos de pago distintos que les resulten más rentables y ágiles (cryptomonedas). Por su parte, el espectacular gasto militar del pentágono supone una sangría de recursos para la economía interna de EE.UU; lo cual, a su vez, incide en menos recursos para asuntos sociales y disminuye el ingreso de las clases medias. Lo cual ha creado las condiciones para el actual malestar e inestabilidad social a lo largo de todo el país.

A menos que haya una transición tecnológica hacia un modelo de hegemonía militar global menos costoso, eso también habrá de volverse insostenible en el tiempo. Es probable que, en ese contexto muy posible en el mediano plazo (antes de 2050), a EE.UU. sólo le quede como plataforma al poder real el atractivo cultural.

Ámbito donde en efecto todavía lleva una amplia ventaja a China. ¿Quiénes quieren vivir como los chinos y quiénes como los estadounidenses? Es clara cuál respuesta daría la mayor parte de la humanidad. Y esa respuesta, implica cooptación y colonización cultural desde la matriz respectiva estadounidense.

La disputa contra TikTok y todas las producciones chinas en ese campo van a intensificarse. El imperio estadounidense se sabe amenazado y más débil que nunca desde que se abrió paso como hegemonía global en 1945.

Lo cual puede conducir a la confrontación militar directa entre EE.UU. y China si se cometen errores de cálculo.

Elvin Calcaño Ortiz

A %d blogueros les gusta esto: