28 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

«Tenemos que hablar de Internet como un derecho humano»

El inventor de internet, Tim Berners-Lee, acaba de ser galardonado con el Premio Turing, considerado como el Nobel de la Informática. Tras años de trabajo, está convencido de que su invento necesita ser rediseñado.

El hombre que hizo posible que usted pueda leer esta página ahora mismo acaba de recibir la máxima distinción de la informática.

En 1989, Tim Berners-Lee, un programador del laboratorio de física del CERN, propuso un sistema que permitiría que los ordenadores publicaran y accedieran a documentos vinculados y multimedia a través de internet. Hoy, el mundo sucede en la web y Berners-Lee ha sido galardonado con el Premio Turing, considerado como el Premio Nobel de la informática. El recién premiado ha hablado con MIT Technology Review sobre el pasado, presente y futuro de su invento.

 – Vayamos a 1989. ¿Cuál era el problema que intentaba resolver cuando empezó este trabajo que dio paso a la World Wide Web?

 – Trabajaba en CERN y estaba frustrado porque habían comprado ordenadores maravillosos, todos ellos distintos. Cada uno tenía algún modo de ordenar los documentos y manuales y ficheros de ayuda, pero eran diferentes entre sí. Y yo pensaba: «¿No sería maravilloso que todos estos sistemas formaran parte de un gran megasistema?».

Lo primero que hicimos fue establecer un servidor web en el CERN para la guía telefónica. Anteriormente se ejecutaba en un ordenador central y era complicado tener que iniciar sesión. Mucha gente sólo acudía al ordenador central para buscar números de teléfono. La guía telefónica logró que algunas personas instalaran un navegador web. El sistema se extendió fuera del CERN en la física de alta energía y después acabó despegando exponencialmente.

La carrera profesional de Tim Berners-Lee

 – 1989 Escribió una propuesta para un «sistema distribuido de hipertexto».

 – 1991 La primera página web entra en línea.

 – 1994 Fundó el World Wide Web Consortium para estándares de internet.

 – 2001 Hizo un llamamiento para el desarrollo de una web semántica legible por ordenadores.

 – 2009 Fundó la Fundación World Wide Web para ampliar el acceso a internet.

 – Ahora la web parece imprescindible, y forma parte de las vidas personales y profesionales de mucha gente. ¿Hay alguna mejora que todavía necesite?

 – Ahora tenemos que hablar de [internet] como un derecho humano. No es una necesidad tan básica como el agua, pero la diferencia de poder económico y social entre alguien con acceso y sin él es que este último está en una posición tremendamente desaventajada. Si vives en una aldea de África y no tienes acceso porque no puedes afrontar el coste, o sí tienes acceso pero no lo puedes aprovechar porque eres analfabeto, entonces esto es un problema.

Cuando creamos la Fundación World Wide Web [en 2009] dijimos que si el 20% del mundo tiene acceso a internet, debe intentar conectar al 80% lo antes posible. [Naciones Unidas dijo el pasado mes de noviembre que actulamente el 47% de la población mundial ya está conectada].

 – De cara al futuro, menciona la necesidad de que la web sea «redescentralizada». Y forma parte de una comunidad que trabaja en la tecnología para ello. ¿Cuál es el planteamiento de este movimiento?

 – A finales de la década de 1990, había mucha emoción sobre las posibilidades de este sistema y la descentralización era una parte importante de ello. Sin pedir permiso a nadie, se podía comprar un ordenador, instalar software, conectarlo a internet y tener un blog y una voz. La gente creía que estas voces se sumarían y darían lugar a cosas muy emocionantes. Y aunque han surgido muchas, como Wikipedia y el crowdfunding, mucha gente dedica todo su tiempo a silos de redes sociales.

Una red social es deshabilitadora porque vuelcas muchas energías en ella, publicas todos tus datos personales e indicas quiénes son tus amigos. Solo podrás utilizar esa información dentro del silo de esa red social en particular.

Realizamos unos talleres, y tenemos a gente trabajando en el laboratorio en cosas como el Proyecto Solid del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT; EEUU), que dice que podríamos desplazarnos hacia un mundo en el que todos controlen sus propios datos. Imagínate que todas las aplicaciones que ejecutas apuntasen a datos que tú controlas. Es un emocionante y nuevo modo de operar.

Tom Simonite

traducido por Teresa Woods

MIT Technology Review

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.