Sostienen que Facundo Astudillo Castro fue víctima de «desaparición forzada»

Sostienen que Facundo Astudillo Castro fue víctima de «desaparición forzada»

La familia de Facundo Astudillo Castro, de quien no se no se tienen noticias desde hace 87 días tras salir de su casa en la localidad de Pedro Luro, está convencida que el joven fue víctima de una «desaparición forzada».

También que al menos nueve policías bonaerenses desplegaron un plan de encubrimiento en «cinco etapas claras», que incluyeron «demoras en los rastrillajes» y la incorporación de «pistas falsas y testigos truchos» a la causa.

El caso, que es investigado por la Justicia Federal de Bahía Blanca ante la sospecha de que pudieron intervenir policías bonaerenses en la desaparición del joven de 22 años, derivó esta semana en media docena de rastrillajes realizados por más de 200 efectivos de fuerzas federales de seguridad, en los que además intervinieron perros adiestrados en búsqueda de personas.

Para la familia de Astudillo Castro, el avance más importante relacionado a esos rastrillajes se produjo entre el miércoles y el jueves, cuando los perros aportados por el adiestrador Marcos Herrero «marcaron» uno de los móviles policiales asignado al destacamento policial de Teniente Origone ante «esencia odorífera» de Facundo.

En paralelo, los abogados Leandro Aparicio y Luciano Paretto, quienes representan a Cristina Castro, madre del joven desaparecido, recusaron ayer al fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez, ante lo que consideran una «extrema lentitud» con la que avanza la pesquisa y «parcialidad».

El caso comenzó el 30 de abril cuando Facundo salió de su casa de Pedro Luro para ir a ver a su novia a Bahía Blanca, ya que habían discutido y pretendía reconciliarse.

Facundo se fue en plena cuarentena por el coronavirus sin la aprobación de su madre, quien estaba en desacuerdo con la relación que mantenía con esa chica.

Poco después de las 13, el joven se comunicó con su madre y le dijo: «Mamá, vos no tenés idea dónde estoy, no me vas a volver a ver más».

Se cree que esa comunicación se produjo cuando ya había sido detenido por policías que lo vieron caminando por la ruta y le labraron un acta por estar violando la cuarentena.

En declaraciones a Télam, Aparicio consideró que con el caso de Facundo se está «en una clara desaparición forzada de persona en plena etapa de cuarentena» y que -a su criterio- existen «cinco etapas» de encubrimiento en la investigación.

«La primera transcurre el día en que lo detienen y lo desaparecen, el 30 de abril, en el momento en el que le hacen llamar a su madre. La segunda se desarrolla en los primeros días de junio, cuando primero un amigo quiere hacer la denuncia, le dicen que tiene que ir la madre, pero gracias a la insistencia, se la toman. Los policías que le toman la denuncia son de Pedro Luro y la escribieron en un papel de rotisería», explicó.

«La tercera etapa, la más clara que pudimos apreciar, se produce el 15 de junio cuando se tendría que haber hecho un rastrillaje que no se hace por cuestiones climáticas. Además, la policía empieza a apretar y amenazar a distintos testigos, a quienes quiere llevar por la pista que los responsables de su muerte son los familiares de su exnovia», relató.

Dos días después, el miércoles 17 de junio, Cristina Castro concurrió junto a su abogado Paretto hacia la localidad de Mayor Buratovich para supervisar un operativo que aún realizaba la policía, pero «son impedidos de hacerlo por cinco patrulleros de la bonaerense que le bloquean la entrada al pueblo».

Para esta fecha, también, Aparicio denunció que la policía «comenzó a incorporar testigos falsos» y fue lo que llevó a la madre de Facundo a pensar que «algo andaba muy mal, por lo que se procedió a realizar la denuncia por desaparición forzada».

Para el letrado, la cuarta parte del encubrimiento se produjo entre los días 26 de junio y 6 de julio, con la supuesta intervención de la policía bonaerense «buscando en Bahía Blanca a Facundo, con pistas falsas y testigos truchos que van apareciendo y contradiciéndose».

La quinta y última etapa -según el abogado querellante- se produjo en las últimas semanas, cuando el expediente ya estaba en poder del fiscal federal Ulpiano Martínez.

«Es una maniobra por la cual hemos denunciado al fiscal Ulpiano Martínez, quien introduce de manera irregular a una supuesta persona que había llevado a Facundo hacia Bahía Blanca. Quedó comprobado que esa persona no había llevado a Facundo a ningún lado», dijo.

La familia está convencida de que en la desaparición forzada y encubrimiento del caso participaron nueve policías de la provincia: los dos jefes de la comisaría de Pedro Luro, cuatro del destacamento de Mayor Buratovich, dos del de Teniente Origone y un último policía que se presentó en los últimos días y dijo que había visto al joven en Bahía Blanca.

«Esta es una desaparición en contexto de pandemia, hay un decreto que autoriza a que si andás por la calle te guarden, te lleven y te hagan un protocolo que en este caso no se ha cumplido», expresó.

Sostienen que Facundo Astudillo Castro fue víctima de "desaparición forzada"

Télam

A %d blogueros les gusta esto: