27 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Sobre la baja de la imputabilidad de los delitos, por Hernán Brienza

Quiero pensar las cosas desde un lugar diferente del River-Boca, Macrismo-Kirchnerismo, Izquierda-Derecha… No me importa debatir sobre la edad en que pueda castigarse un delito, por mí si se quiere encarcelar a un bebé, no importa en términos individuales…

Lo que me preocupa es la forma en que nos pensamos los argentinos. Pensar el delito en forma individual es pensarlo desde un darwinismo social macabro…

Todo es responsabilidad del individuo, el individuo en tanto consciente es responsable de sus actos, arrojados a un mercado brutal del sálvese quien pueda y de la supervivencia del más apto, los que tienen herramientas sobreviven explotando legalmente a los demás, otros se salvan como pueden y los que no pueden, o son explotados o delinquen (sin pretender ser muy esquemático en este planteo porque hay muchos matices)…

Los supuestamente más aptos, o los que tienen una ventaja de antemano (los hijos de los ricos, y la clase media alta, por ejemplo) como se salvan piensan que la única respuesta posible para los «quiebra-sistema» es la represión… Su posición ventajosa les impide reconocer que son aventajados no por propio mérito sino por el punto desde donde partieron, pero necesitan creer que es por mérito propio.

Entonces necesitan imponer una lectura de la sociedad acorde a su ventaja relativa… La respuesta que encuentran es; «el individuo es responsable de sus actos» por lo tanto debe pagar, debe recibir la revancha del individuo afectado… Este pensamiento cierra. Pero es inmoral e injusto.

Existe un problema… La violencia debe ser solucionada. Pensar sólo en términos de explicación sociológica («hay más delincuencia por el aumento de la pobreza» o «hay que resolver primero la pobreza y después la delincuencia») no es efectivo.

Entre otras cosas, porque los pobres son las principales víctimas de la delincuencia ejercida por otros pobres y además, de la explotación de los no pobres. La violencia debe ser combatida desde la prevención, desde el control de las fuerzas policiales corruptas y también desde la punición.

Pero el verdadero punto en cuestión es que el Darwinismo Social cosifica a los seres humanos… los trata como compradores o vendedores, como entes de mercado, incluso en aptos o no aptos, víctimas absolutas o victimarios absolutos… Allí está el verdadero problema…

El hombre/mujer es causa o efecto… nunca circunstancia… nunca es pensado parte de una sociedad integrada, homogenea, corresponsable… El Darwinismo Social impide que uno pueda pensar de la siguiente manera: «Yo soy responsable (no culpable, obvio) por aquel que me roba». «Yo debo hacerme cargo de aquel que por determinada circunstancia, familiar, pobreza, marginación, excesivo estímulo de ambición, etcétera, decide delinquir, porque es parte de una sociedad en la que yo también soy parte»…

El Darwinismo Social obliga a pensar… «somos individuos aislados… yo no tengo nada que ver con la decisión del otro… compartimos un espacio pero no formamos parte de nada»…

Pensar desde el Darwinismo Social conduce a una sociedad integradas por ladrones, corruptos y asesinos más aptos.

Pensar desde el Pacto Social conduce a una sociedad en la que todos podamos realizarnos colectiva e individualmente y donde se pueda establecer una cadena de responsabilidades y respuesta al problema de la delicuencia integrado y solidario.

Que Macri y Massa, o quien sea, quieran imputar a los bebitos es lo de menos… El verdadero problema es el tipo de sociedad que pretenden construir: Para ellos, y los que piensan como ellos, el ser humano es un número en si mismo…

Algunos otros creemos que cada ser humano es un principio y fin en si mismo, con toda su tragedia individual y social adherida..

Hernán Brienza

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.