27 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Sin Milagro, por Nicolás Gonzalez

Trece días llevamos en la Argentina con una presa política. Trece días de

avasallamiento legal contra una luchadora social, castigada mediáticamente por los grupos concentrados de la información, tal vez para llevar al paroxismo la estigmatización de ser mujer, pobre y cabecita negra en un país gobernado por prolijos y rubios gerentes.

Milagro Sala, organizó en Jujuy a los desclasados, a los expulsados del sistema, a los que siempre fueron ignorados, humillados y reprimidos. Y la Tupac es un ejemplo de organización.  

Un barrio de 1800 viviendas,  con cibercafé, telecabinas, minimercado, polideportivo (con canchas de fútbol, básquet, hockey y rugby), y piletas de natación; dos escuelas para 2500 alumnos con 250 docentes; 2 centros de salud con aparatos y ambulancias de alta complejidad  además de un Centro Modelo Integral de Rehabilitación para personas discapacitadas; seis fábricas que dan empleo a 600 personas, un parque acuático y un parque temático; además de una radio comunitaria; son algunos de los logros que esta organización tuvo en tan sólo 12 años con el aporte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

El gobierno de Macri, con esta injusta detención intenta disciplinar a los sectores populares; quiere que dejen de pensarse como sujetos de derechos que como tales,  pueden acceder a viviendas, trabajo, salud y educación dignas. Cómo decía Evita, “cuando el rico piensa al pobre, lo piensa en pobre”. 

Y la dignificación que esta organización social hizo durante todos estos años debe ser castigada.  Por eso el lacayo gobernador de Jujuy Gerardo Morales quiere ejemplificar con Milagro Sala, manteniéndola presa sin razón.

Mientras busca horadar las organizaciones populares comprando dos o tres referentes y logrando que personajes como el perro Santillán, otrora referente de la Corriente Clasista y Combativa (de extracción maoísta) y Raúl Castells (del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados) salgan públicamente a cruzar a la líder de la Tupac Amaru en declaraciones canallescas que no hace más que mostrar que una vez más quienes se pregonan como la “ultra izquierda” son los idiotas útiles que sirven de brazo armado a la derecha.

Pero, está claro que los que luchan contra el ajuste, y por la defensa de los derechos conquistados en los últimos años; no piensan dejar sola a la dirigente social jujeña. Y la Plaza de Mayo una vez más es sinónimo de movilización popular. Hace 48 horas cientos de militantes de organizaciones populares encabezadas obviamente por la Tupac Amaru, realizan un acampe pidiendo su libertad. Allí confluyen la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Quebracho, el Movimiento Evita, la Corriente Peronista Descamisados, la Cámpora y otros grupos, y son visitados diariamente por miles de militantes que demuestran su solidaridad. 

Entre tanto la justicia ordenó el desalojo de la plaza, y el gobierno macrista se apresta a cumplir la orden, en una tensa calma los luchadores sociales siguen apostando a lo que creen y saben: defender sus derechos en las calles. No quieren milagros, quieren a Milagro.

Nicolas Gonzalez

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.