Se ve terrible ahora mismo para el presidente Macri en Argentina

¡Prepárate para otro default de Argentina! El presidente titular, Mauricio Macri, se está deslizando más en las encuestas y la inflación es ridículamente alta, ahora más del 51% anualizada.

Argentina se enfrenta a una «Macrisis», como lo llamó un administrador de fondos, agrupando las palabras Macri y crisis en una sola palabra.

«La ‘Macrisis’ traerá volatilidad, oportunidades para los especuladores y sufrimiento para la gente real», dice Fernando Pertini, director de inversiones de Millenia Costa Rica, una firma de gestión de la riqueza. «Dudo que esta población que sufre siga votando por él».

Si las elecciones se llevaron a cabo hoy, Cristina Kirchner gana y si es elegida por el electorado, será elegida porque los votantes odian al Fondo Monetario Internacional y todo lo que tenga que ver con la reforma de la economía para devolverle el récord. -Paquete de alta ayuda de $ 56 mil millones.

Si Cristina está por delante en las encuestas para agosto, los precios de los bonos de Argentina comenzarán a caer. Eso es probablemente un eufemismo. Si Cristina se adelanta en agosto, y solo faltan dos meses para la elección, los precios de los bonos argentinos colapsarán.

«Me gusta Macri, pero él no va a ganar. Kirchner o alguien de su grupo ganarán», dice Luis Maizel, cofundador y director gerente senior de LM Capital Group en San Diego. «Los votantes sienten que el gobierno de Macri no los entiende y, debido a eso, la izquierda volverá a aumentar y luego, dentro de cinco años, volverán a fallar».

Una encuesta reciente realizada por la firma de sondeo Sinopsis hace que Macri pierda en los tres escenarios con los presuntos candidatos en tercer lugar. No importa quién se incorpore a la refriega, incluido Roberto Lavagna, economista y ministro de gabinete que se desempeñó bajo el cargo del presidente de Cristina, Nestor, en su primer mandato como presidente, Macri tiene al menos siete puntos de retraso.

Peor aún, Macri también pierde en enfrentamientos individuales con Lavagna y Sergio Massa, un ex miembro del gabinete de Cristina.

«El mercado aún cree que Macri tiene una oportunidad», dice Roberto Simon, ex analista para América Latina de FTI Consulting y ahora con Americas Society / Council of the Americas, un grupo de expertos en asociación con la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Cristina está luchando por su vida para permanecer en la política. Ella enfrenta alrededor de 8 cargos de corrupción en su contra.

Ella está a salvo de ellos mientras ocupe un cargo público. Si no, puede ser juzgada como una ciudadana privada.

«¿Lo dejaría de cumplir? Es difícil saber qué haría si ganara dadas las nuevas realidades en Argentina. Eso sería muy volátil, eso es seguro», dice Simon.

En otro golpe a Macri, la inflación subió 4.7% en marzo para golpear 54.7% en los últimos 12 meses. Eso es casi el doble de lo que era hace dos años cuando el peso argentino perdió la mitad de su valor.

El peso ahora se cotiza a 42.36 por dólar. El banco central de Argentina todavía tiene espacio aquí porque sus tasas de interés son un 66.85% que matan el crecimiento.

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, dijo que marzo fue el «punto de inflexión» para las tasas de interés, diciendo que caerán en los próximos meses. Sandleris y Macri tienen que esperar que así sea. Si la inflación no cae, y rápidamente, las probabilidades de reelección de Macri son sombrías.

La inflación fue, con mucho, el tema principal entre los encuestados de Sinopsis cuando se les preguntó cuál pensaban que era el mayor problema que enfrentaba el país. Un 44,6% dijo que la inflación, seguido por un 19,2% que dijo que el desempleo.

Solo el 29.8% de los encuestados escogieron el partido de Macri, Cambiemos, para liderar el país el próximo año.

Desde que Macri fue elegido hace unos cuatro años, los inversores que tenían demandas contra Argentina se resolvieron y el FMI llegó a la ciudad aproximadamente un año y medio después. Nadie estaba feliz. Si hay una institución que es odiada por encima de todo en Argentina, es el FMI.

El ascenso de Cristina tiene tanto que ver con el hecho de que sus subsidios se eliminen durante una recesión económica como la sensación de que el dinero que solía destinarse a apuntalar a muchas personas en Argentina ahora apaciguará al FMI.

Desde la elección de Macri, los inversionistas extranjeros regresaron al mercado de bonos de Argentina. Compraron deuda a corto plazo y deuda a largo plazo que permanecerá en los libros en 2020.

«Los inversores se arriesgaron al rendimiento», dice Maizel. «Algunos se quemarán. Algunos demandarán. No tocaríamos a Argentina con una piscina de 20 pies. Olvídalo».

Kenneth Rapoza
Forbes