“Monseñor, aquí no tenemos tiempo para leer tantas cosas. No venga aquí con tantos papeles”, respondió en 1979 Juan Pablo II al obispo Oscar Arnulfo Romero, que había viajado al Vaticano a denunciar la masacre en El Salvador.