13 de julio de 2020

Sán­chez de­fien­de su giro po­lí­ti­co so­bre Ve­ne­zue­la ante du­ros ata­ques de la de­re­cha

Sán­chez de­fien­de su giro po­lí­ti­co so­bre Ve­ne­zue­la ante du­ros ata­ques de la de­re­cha

Un de­ba­te mo­no­po­li­zó la pri­me­ra se­sión de la nue­va le­gis­la­tu­ra. Su­ce­dió a raíz de un po­lé­mi­co en­cuen­tro en el ae­ro­puer­to de Ma­drid en­tre José Luis Ába­los, mi­nis­tro de Trans­por­te es­pa­ñol, y Delcy Ro­drí­guez, la vi­ce­pre­si­den­ta de Ve­ne­zue­la, quien tie­ne ve­ta­do su in­gre­so a te­rri­to­rio de la UE.

El pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez, de­fen­dió hoy su giro po­lí­ti­co res­pec­to de la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la re­fi­rién­do­se al au­to­pro­cla­ma­do pre­si­den­te del país ca­ri­be­ño, Juan Guai­dó, como “lí­der de la opo­si­ción”, ante la fe­roz crí­ti­ca de la de­re­cha y ul­tra­de­re­cha, que lo acu­sa­ron de “am­pa­rar” al “ré­gi­men dic­ta­to­rial” de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Aun­que hace poco más de un año Sán­chez li­de­ró el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal a Guai­dó como pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la, hace unas se­ma­nas re­ba­jó su con­di­ción a lí­der opo­si­tor, una po­si­ción que dejó plan­tea­da cuan­do evi­tó re­ci­bir al di­ri­gen­te ve­ne­zo­lano en Ma­drid en el mar­co de su gira eu­ro­pea.

El con­ser­va­dor Par­ti­do Po­pu­lar (PP), los li­be­ra­les de Ciu­da­da­nos y los ul­tra­de­re­chis­tas de Vox co­lo­ca­ron esta cues­tión y el con­tro­ver­ti­do en­cuen­tro en­tre Ába­los y Ro­drí­guez en la pri­me­ra lí­nea, exi­gien­do a los gri­tos la “¡di­mi­sión!” del mi­nis­tro so­cia­lis­ta y has­ta del pre­si­den­te del go­bierno y su vi­ce­pre­si­den­te Pa­blo Igle­sias.

Los re­cla­mos de la de­re­cha es­pa­ño­la

San­tia­go Abas­cal, lí­der de Vox, fue quien abrió el de­ba­te cues­tio­nan­do el ac­cio­nar de Ába­los y pi­dien­do la re­nun­cia de Sán­chez y de su vi­ce­pre­si­den­te Igle­sias, a quien acu­só de te­ner “fuer­tes víncu­los con el cha­vis­mo”.

Abas­cal pre­gun­tó a Sán­chez si la reunión en­tre el mi­nis­tro de Trans­por­te y la vi­ce­pre­si­den­ta ve­ne­zo­la­na ha­bía sido una or­den suya, y lo acu­só de “men­tir” y de una “ab­so­lu­ta fal­ta de es­crú­pu­los”. “Si us­ted dio la or­den, di­mi­ta”, dijo.

Se­gún el di­ri­gen­te de Vox, lo que ocu­rrió hace al­gu­nas se­ma­nas fue que “un mi­nis­tro es­pa­ñol evi­tó que una di­ri­gen­te de una nar­co­dic­ta­du­ra sea de­te­ni­da en sue­lo es­pa­ñol”, re­fi­rién­do­se a las san­cio­nes que prohi­ben a Ro­dri­guez pi­sar te­rri­to­rio eu­ro­peo.

Sin em­bar­go, Sán­chez le res­pon­dió que Ába­los cum­plió con su de­ber, que fue “evi­tar una cri­sis di­plo­má­ti­ca”.

Pos­tu­ra ofi­cial del go­bierno es­pa­ñol

La ex­pli­ca­ción fue que “Ába­los cum­plió con su de­ber” des­de el rol de mi­nis­tro, por el en­cuen­tro del so­cia­lis­ta y la vi­ce­pre­si­den­ta ve­ne­zo­la­na du­ran­te una es­ca­la de su avión en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ma­drid.

En ese con­tex­to, el pre­si­den­te re­cor­dó unas pa­la­bras del pro­pio Guai­dó, quien dijo que “te­ne­mos las me­jo­res re­la­cio­nes con Es­pa­ña”, para con­cluir di­cien­do que “es bas­tan­te cla­ra la po­si­ción del lí­der de la opo­si­ción en Ve­ne­zue­la”.

La cues­tión de Ve­ne­zue­la con­ti­nuó con un cru­ce en­tre Ába­los y la vo­ce­ra del PP, Ca­ye­ta­na Álva­rez de To­le­do, quien acu­só al mi­nis­tro de re­unir­se con una “tor­tu­ra­do­ra” en Ba­ra­jas, por­que “el go­bierno de Sán­chez”, ase­gu­ró, “siem­pre eli­ge a sus alia­dos en­tre los de­lin­cuen­tes”.

Tras re­la­tar los cam­bios de po­si­ción del go­bierno, y des­pués de que Ába­los se re­fi­rie­ra a Guai­dó como “pre­si­den­te en­car­ga­do”, Álva­rez de To­le­do pi­dió una nota acla­ra­to­ria so­bre el re­co­no­ci­mien­to del lí­der ve­ne­zo­lano.

Des­de el Eje­cu­ti­vo, no obs­tan­te, in­sis­ten en que no hay con­tra­dic­ción pese a que Sán­chez de­ci­dió no re­ci­bir per­so­nal­men­te a Guai­dó cuan­do vi­si­tó Ma­drid el pa­sa­do 25 de enero, en con­tras­te con otros lí­de­res eu­ro­peos como el pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, o la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel.

¿Vien­tos de cam­bios?

Coin­ci­de el vi­ra­je de Sán­chez con su re­elec­ción al fren­te de un go­bierno de coa­li­ción en­tre su Par­ti­do So­cia­lis­ta (PSOE) y la coa­li­ción de iz­quier­da Uni­das Po­de­mos (UP), li­de­ra­da por Igle­sias.

Tam­bién con la cons­ta­ta­ción de que los in­ten­tos de Guai­dó por de­rro­car al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, con ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos fue­ron in­fruc­tuo­sos y que las san­cio­nes im­pues­tas a Ve­ne­zue­la no lo­gra­ron el ob­je­ti­vo pro­cla­ma­do por Es­pa­ña y la Unión Eu­ro­pea de que el país ce­le­bre elec­cio­nes.

De he­cho, la se­ma­na pa­sa­da, Sán­chez se com­pro­me­tió con el pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez a coor­di­nar los es­fuer­zo in­ter­na­cio­na­les de los paí­ses eu­ro­peos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos a tra­vés del Gru­po de Con­tac­to In­ter­na­cio­nal (GCI) en bus­ca de que Ve­ne­zue­la acu­da a las ur­nas para dar sa­li­da a la ac­tual cri­sis. Tam­bién lo hi­cie­ron Mer­kel y Ma­cron, se­gún fuen­tes del go­bierno ar­gen­tino.

La pa­la­bra de Ába­los

Des­pués que el pre­si­den­te del Go­bierno, el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez, alu­die­ra a Guai­dó como “lí­der de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na” en el de­ba­te, va­rios por­ta­vo­ces opo­si­to­res lan­za­ron se­ve­ras crí­ti­cas y pi­die­ron una co­rrec­ción pú­bli­ca.

En ese sen­ti­do el go­bierno es­pa­ñol pre­ci­só este miér­co­les que si­gue “re­co­no­cien­do y res­pal­dan­do a Juan Guai­dó” como pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la, al tér­mino del in­ten­so de­ba­te con la opo­si­ción de de­re­cha en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

El mi­nis­tro de Trans­por­tes, José Luis Ába­los, re­cal­có que el Go­bierno “con­ti­núa re­co­no­cien­do al pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la, Juan Guai­dó”, al que res­pal­da, y se­ña­ló que la po­si­ción ofi­cial del Eje­cu­ti­vo si­gue sien­do el apo­yo a una ne­go­cia­ción en­tre ve­ne­zo­la­nos y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

Ába­los re­pro­chó a la opo­si­ción usar con fi­nes po­lí­ti­cos do­més­ti­cos “un pro­ble­ma tan com­ple­jo” como es man­te­ner el equi­li­brio en­tre apo­yar a Guai­dó y no rom­per re­la­cio­nes con el Go­bierno del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro para no per­ju­di­car a los más de 150.000 es­pa­ño­les que vi­ven en Ve­ne­zue­la y los más de 320.000 ve­ne­zo­la­nos que re­si­den en Es­pa­ña.

El paso de Ro­drí­guez por el ae­ro­puer­to de Ma­drid se co­no­ció muy poco an­tes de la vi­si­ta que Guai­dó hizo a Es­pa­ña el pa­sa­do 24 de enero, du­ran­te la cual no fue re­ci­bi­do por el jefe del Go­bierno es­pa­ñol, sino por la mi­nis­tra de Ex­te­rio­res, Aran­cha Gon­zá­lez.

Aún así, Guai­dó evi­tó cri­ti­car al go­ber­nan­te es­pa­ñol e in­sis­tió, en va­rias oca­sio­nes, en que “Pe­dro Sán­chez fue el pri­mer pre­si­den­te eu­ro­peo en re­co­no­cer­me hace un año”.

#PuenteAéreo

A %d blogueros les gusta esto: