Retoman tareas en 24 rutas y el gobierno apuesta a su efecto multiplicador

Retoman tareas en 24 rutas y el gobierno apuesta a su efecto multiplicador

La apuesta por este tipo de gastos como paliativo a la recesión originada por la irrupción del coronavirus radica en el «efecto multiplicador» que tiene sobre el resto de la economía, mucho mayor del que por ejemplo tiene el gasto social, según las estimaciones que hizo el propio Ejecutivo en informes oficiales.

Mientras tanto, los empresarios del sector deben hacer frente a los protocolos para evitar los contagios masivos y los mayores costos de logística por el traslado de sus empleados, que en muchos casos deben hacer cuarentena antes o después de volver al trabajo desde sus lugares de origen.

Fuentes oficiales precisaron a BAE Negocios que ya se reactivaron las tareas de rehabilitación integral en la ruta 11 en el tramo Timbúes-Resistencia y en la 40 entre Esquel y El Bolsón. Lo mismo en la 14 en Misiones y la 131 en Entre Ríos. En tanto, en la 34 en Santiago del Estero se está llevando adelante un proceso conjunto de rehabilitación y mantenimiento.

Por su parte, las rutas 157 en esta última provincia, y la 158 en Córdoba en el tramo que une San Francisco y Las Varillas, ya están siendo repavimentadas. A su vez, la 14 entre San Pedro y Piñalito Sur y la 89 en Chaco, se encuentran en proceso de pavimentación.

También se desarrollan tareas en las autopistas RN 19 entre Córdoba y San Francisco, la RN 33 que une Bahía Blanca con Tornquist y la 7 en Mendoza, la 40 en San Juan, la 8 en el tramo Pilar-Pergamino, la 7 en el tramo Luján Junín y la del camino del Buen Ayre.

Por otro lado, en Vialidad se preparan para reiniciar actividades próximamente en las autopistas RN 11 Formosa-Tatané, la RN 34 Rosario-Sunchales, RN 40 en el tramo Mendoza-San Juan, la RN 22 Chichinales-Cipolletti (Río Negro) y entre Plottier-Arroyito (Neuquén), RN 12 Posadas-San Ignacio, RN 34 corredor del NOA (Jujuy) y la RN 38 Paraná-Concordia.

«Con las obras provinciales estamos trabajando sin problemas», le apuntó a este diario un representante de una constructora en un distrito en donde el coronavirus tiene una baja incidencia, aunque se quejó de que los operarios «tienen que hacer cuarentena cuando entran y cuando se van» del lugar de trabajo en algunas localidades, lo que extiende muchísimo los tiempos.

Lo cierto es que los técnicos del Gobierno aseguran que este tipo de gasto tiene un mayor impacto sobre el resto de la economía que, por ejemplo, el destinado a cuestiones sociales.

Así lo dejó entrever el Banco Central en su último informe de Política Monetaria. «El multiplicador del gasto en capital tiende a ser más grande que los demás, con valores significativamente positivos a partir de un trimestre, que se incrementan desde 2,8 hasta cerca de 5,5», señalan los economistas de la entidad monetaria.

Esto es, por cada punto invertido, genera un efecto cinco veces mayor sobre el total del producto una vez transcurrido un año, en base al comportamiento de la economía argentina entre 2004 y 2019, con un efecto no sólo mayor sino también más rápido que una suba en el gasto social o del consumo estatal, que «multiplican» por 4,26 y 2,32, respectivamente, al cabo de cuatro trimestres.

Ignacio Ostera

BAE Negocios