25 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Qué contradicción, por Fátima Rodriguez

Estuve leyendo mucho en estos días sobre política. Sobre Colombia, perdonar o no, sobre latinoamérica, sobre religión. Che tavyve asê. En fin, en general no me gusta la confrontación por la confrontación.

Cuando estaba en Argentina, me molestaba mucho cuando entre las víctimas la dictadura de Alfredo Stroessner se acusaban de pyragués y no dejaban un espacio sin peleas de ese tipo.

Ahora nomás tengo un poco de empatía: hay cosas que siempre hay que confrontar y denunciar. En eso pensaba hoy…al final, me quedé con mi silencio nomás.

A fin de cuentas ko, che ndaha´ei ni intelectual, ni produzco nada académico, es más soy un desastre para esas cosas…pero no deja de molestarme tener que aceptar ser obligada (por un curso que estoy haciendo) a ir a un evento, donde había paneles muy interesantes pero que era organizado por una señora que dice que la dictadura de Alfredo Stroessner no era dictadura y escribe en las revistas de izquierdas latinoamericanas textos de historias como pan caliente sobre Paraguay…también que lo de Stroessner por poco que no era un gobierno popular, ya que era un régimen con votos y aceptación…No sé.

Toda la izquierda ñembo intelectual paraguayensi supongo que no leyó ese artículo (por cierto no estoy encontrando más online) porque están todos colaborando y naumbré.

«¡Qué contradicción!», me digo por momentos viendo cómo le hacen loas a una gran historiadora que con su rigurosidad llama «chola» a una chipera.

Pero ninguna contradicción: es sólo urgar donde estuvo cada quien en junio del 2012. Puede que la gente tenga derecho a cambiar de «relato», supongo que también lo he hecho seguramente, quisiera olvidar más, como dice Borges. Perdonar, como dicen algunos. Esa cosa cristiana mba´e. Pero no me da.

Tenía que dejarlo salir de los dedos…jajaja, ya que no pude escupirlo…Chau! Ahata ake!

Fátima Rodriguez

A %d blogueros les gusta esto: