16 de junio de 2021

Provincias redujeron a la mitad su déficit en el 1er año de la pandemia

Gobernadores mejoraron sus resultados pese a la coronacrisis. Cuáles fueron los distritos que lograron revertir el rojo financiero y pasaron a terreno positivo.

Las provincias cerraron el primer año de la pandemia de coronavirus con una mejora en sus cuentas públicas, a pesar de que los primeros meses de cuarentena dura pulverizaron tanto sus recursos propios como los provenientes de la coparticipación. De acuerdo a los últimos datos actualizados del Ministerio de Economía, el resultado primario sumado de las 24 jurisdicciones llegó a $75.500 millones, que al contabilizar el pago de intereses de deuda se transforma en un déficit de $65.000 millones. En términos nominales, es el doble del superávit que habían marcado en 2019 y casi la mitad del rojo total registrado durante ese año.

Las peor posicionadas en el ranking son Chubut, Corrientes, Neuquén y la Ciudad de Buenos Aires, en este último caso por el recorte en el coeficiente para financiar la policía bonaerense. Estos cuatro distritos mostraron un agujero en sus arcas que se deterioró más del 100% en relación al año previo, al llegar a $17.700, $6.700, $14.400 y $40.400 millones, respectivamente.

En este grupo también se ubicó Catamarca, que pasó de un superávit financiero de $3.800 millones a un déficit de $160 millones. Lo mismo le ocurrió a San Juan, que revirtió su cierre holgado de 2019 con $1.145 millones a un rojo de $700 millones en 2020.

En la vereda opuesta se encuentran provincias «grandes» como Mendoza, Córdoba o Santa Fe, que en el año previo a la pandemia habían terminado con resultados negativos importantes de $10.900 millones, $4.000 millones y $16.000 millones, pero en el ejercicio siguiente lograron darlo vuelta y obtener saldos positivos por $163 millones, $21.000 millones y $17.800 millones en cada caso.

Por su parte, Jujuy y Chaco no llegaron al superávit, pero sí achicar fuertemente sus déficits, que pasaron de $5.200 millones a $311 millones y de $5.300 millones a $400 millones, respectivamente.

Otros buenos resultados se observaron en Entre Ríos (de -$8.000 millones a +$4.000 millones), Misiones (de -3.300 a +721 millones), La Rioja (de -1.800 a +2.000 millones) y Salta (de -$1.100 a +$459 millones).

En tanto, Tucumán y San Luis lograron una mejor performance que en el año previo a la pandemia, pero continúan con rojos altos: $3.500 y $3.900 millones, en cada caso.

El caso extremo es el de Santiago del Estero, que más que duplicó su superávit de más de $9.000 millones de 2019 a $21.000 millones.

Por último, Buenos Aires, Santa Cruz, Tierra del Fuego, La Pampa, Río Negro y Formosa mantuvieron sus resultados con variaciones menores. La provincia administrada por Axel Kicillof alcanzó un déficit de $36.000 millones, la mitad de lo que figuraba en su Presupuesto.

Las cifras muestran que los gobernadores lograron contener sus gastos en empleo y obra pública a lo largo de 2020, con ingresos por tributos locales y nacionales diezmados, pero compensados por los giros que realizó la Rosada a lo largo del año pasado para amortiguar la caída en la recaudación provincial, por medio de créditos y aportes no reembolsables.

 

BAE Negocios

 

A %d blogueros les gusta esto: