4 de agosto de 2020

Por la apertura a ajustes legales, crece la expectativa de acuerdo

Por la apertura a ajustes legales, crece la expectativa de acuerdo

Los analistas ven cerca el deal y el mercado extiende la racha alcista de los bonos. Economía estudia una posible enmienda que limite la aplicación de la estrategia Pac-Man por pedido de los grupos de bonistas a cambio de que acepten la oferta de USD53,5.

Más allá de que en la superficie las diferencias entre el Gobierno y los grupos de bonistas persisten, los movimientos subterráneos de los últimos días aumentaron la expectativa en los negociadores y en el mercado de que es posible un acuerdo con mayorías, que active las cláusulas de acción colectivas (CAC) y derive en un canje global de los USD66.200 millones de deuda externa. Aunque todos creen que lo más probable es que se defina a último momento.

La apertura del Ejecutivo a incluir algunas concesiones contractuales a cambio de que BlackRock y sus aliados acepten la última oferta económica de USD53,5 por cada USD100 de valor nominal alimentó un mayor optimismo.

Así lo expresaron las cotizaciones de los bonos argentinos, que tuvieron este jueves su cuarta jornada alcista, pese a que Wall Street cerró con sus principales índices en rojo. Por eso, el riesgo país cedió otro 2,2% hasta los 2.224 puntos básicos.

También el poderoso banco de inversión estadounidense Morgan Stanley mejoró sus expectativas. “Esperamos que las negociaciones en las próximas semanas en última instancia conduzcan a un acuerdo”, señaló en un reporte publicado ayer. Y agregó: “Después de haber recorrido un largo y sinuoso camino para llegar a donde estamos hoy, sería sorprendente ver que las partes se vuelven inflexibles ahora”. No obstante, en las recomendaciones a sus clientes se mostraron “neutrales” respecto de la apuesta a un resultado positivo del canje.

En el plano local, el exviceministro de Economía de Axel Kicillof y director de la consultora PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, coincidió. En una charla de la Bolsa de Comercio, auguró: “Los bonistas van a aceptar la oferta. Yo entiendo que esto va a ser un acuerdo, fundamentalmente si se terminan de arreglar algunas cuestiones legales, como la cláusula Pac-Man”.

La estrategia Pac-Man, incluida en la propuesta oficial a través de la cláusula de reasignación de series de bonos en los que no se llegue a activar las CAC, es la que le permitiría avanzar al Gobierno en canjes canjes parciales sucesivos y resolver la reestructuración por etapas en caso de que no se alcancen las mayorías necesarias para un canje global.

Los grupos exigen que las tenencias de los «acreedores calificados», es decir, los grandes fondos, no puedan ser reasignadas. Estos límites presentes en la contraoferta recibida el lunes son analizados por estas horas por los funcionarios, como contó BAE Negocios.

Los cambios contractuales implicarán una nueva enmienda al prospecto de la oferta vigente en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), que esta vez no incluirá variaciones económicas, como ratificó Alberto Fernández en el Consejo de las Américas el martes.

En Economía aún no definieron cuándo se realizará. Según confiaron a este diario, consideran que al ser ajustes legales no necesariamente existiría la obligación de dar un plazo mínimo de suscripción de diez días, habitualmente asociado a los aspectos financieros.

De confirmarse, esto podría dar lugar a que sea presentada cerca de la actual fecha de cierre de la invitación al canje, el 4 de agosto. Aunque esta igualmente podría estirarse ya que la ejecución de la operación está pautada 30 días después.

Esas modificaciones, que no implicarían resignar las cláusulas antibuitres de los bonos con contrato 2016, serían la prenda de cambio para que los bonistas acepten la oferta económica definitiva. En dos entrevistas concedidas a Radio Con Vos y Rivadavia, Hans Humes, CEO de Greylock, el fondo que abandonó el Comité de Acreedores de Argentina y avaló la propuesta oficial, contó que está intermediando con los tres grupos para sumar adhesiones.

Humes cuestionó las posiciones más hostiles encarnadas por BlackRock y aseguró que los grandes fondos no tienen experiencia en liderar renegociaciones. “Algunos representantes de esa compañía querían luchar en vez de negociar. Debemos dar algo para recibir algo. Pedir 3 puntos más no tiene sentido”, recalcó en referencia a la contraoferta de USD56,5 presentada el lunes.

“Hay cosas legales que son más importantes que uno o dos puntos más en los bonos. Los grupos, en vez de presentar la oferta del lunes, deberían haber ofrecido algo más cercano a lo que ofrece el Gobierno para obtener lo que de verdad quieren”, añadió Humes y, así, sugirió que la principal motivación de sus pares es conseguir los cambios contractuales pedidos.

Entretanto, este jueves el Fondo Monetario Internacional a través de su vocero, Gerry Rice, dijo que confía “en que Argentina y sus acreedores sigan trabajando en negociaciones constructivas”.

Consultado sobre la renegociación del programa con el organismo, que ocurrirá una vez cerrado el canje con los tenedores privados, Rice señaló que “no tiene que estar necesariamente vinculado con el Articulo IV”, una cláusula del convenio constitutivo del organismo, que estipula exhaustivas revisiones de las cuentas públicas.

Juan Strasnoy Peyre

BAE Negocios

A %d blogueros les gusta esto: