29 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Pizza crispada, por Guido Encina

Pizza crispada, por Guido Encina

En una pizzería céntrica, de esas que cuidan el bolsillo de sus clientes, se encuentran dos amigos. Los veo con algo de incomodidad, el saludo fue poco frío.

Los había visto en algún momento del año pasado en el mismo lugar con un temple más cálido y escuché sus charlas con un cierto agrado por el tono amigable, pero por sobre todo por su pasión en la que discutían. Era época de balotaje, a pocos días de las elecciones presidenciales.

Hoy, ha cambiado el panorama aparentemente. En complicidad con el mozo, me cambié de silla para poder estar cerca de ellos y escucharlos.

En los primeros segundos de la charla ya conocí sus nombres, el de remera amarilla que parece un rugbista se llama Mauricio, el otro de azul es un moreno de nombre Guillermo.

Me desconcentré mirando al camión fumigador e interrumpió mi cuelgue un “dejá de joder” en un tono elevado. Decidí estar más atento porque sabía que era el puntapié para seguir su conversación. No me desconcentré, encendí mi primer cigarrillo de la noche y me puse a escuchar.

En la tv pasaban el discurso en el Congreso Nacional del primer mandatario.

Guillermo: Ahí lo tenés a tu presidente que no sabe ni siquiera leer un discurso de una hora.

Mauricio: Mirá, seguramente fue más sensato que el de Cristina que se pasaba construyendo un relato por 3 o 4 horas.

Guillermo: ¿De que relato hablás? Dela cantidad de derechos otorgados, de la asignación universal, de la estatización de YPF y Aerolíneas, de la ley de medios, de la disminución de la pobreza o del porcentaje elevado del empleo.

Mauricio: Dudo que eso sea tan así, ¿no escuchaste al presidente? Era todo mentira estamos ante un escenario catastrófico. Dejaron un país en ruinas y ahora él tiene que arreglarse con la herencia K.

Guillermo: Osea que encontró un estado en ruinas y por eso ya lleva varios de miles de argentinos que fueron despedidos en los últimos meses. Ah por las dudas le saca las retenciones a los sojeros y a las minerías. Por favor.

Mauricio: Era necesario, dejar de ahorcar al campo con medidas realmente incongruentes para un país como el nuestro donde los recursos abundan. Necesitamos volver a recomponer nuestras relaciones con el mundo además.

Guillermo: Sí, por eso convoca a Obama para que venga el día de la memoria. Para reírse de los argentinos. Los yanquis fueron cómplices del genocidio más grande del estado y ustedes le festean.

Mauricio: Olvidate ya de eso. Además, si no fuera por los montoneros…

El mozo de la pizzería teme por interrumpirlos, se pone a su lado pero la conversación viene acalorada y prefiere no molestar. Me hace una mueca y voltea.

Mauricio: A la gente no le importa más eso de la dictadura, además que te quejás si Macri recibió a la Carlotto y se fue contenta la señora.

Guillermo: Sí, la recibió como el Papa a él, fugaz.

Mauricio: Ni me hables del Papa, un tipo de la fé que le manda regalos a una delincuente como Milagro Sala. Tendría que quedarse encerrada por varios años.

Guillermo: ¿Qué decís? ¿Vos conocés todo lo que hizo Milagro por Jujuy? Hizo más que todos los gobernadores juntos. Es una mina que labura por los pobres, como el gobierno de Cristina, por eso el Papa la banca.

Mauricio: ¿A costa de qué? De lavado de dinero, de corrupción y violencia.

Guillermo: ¿Y Macri? ¿No es violento, acaso no les cagó a tiros a los pibes de la murga? ¿No inventó eso del protocolo para golpear al que se manifiesta?

Mauricio: No es tan así, el tema es que el kircherismo dejó el país en llamas y nunca pudo controlar a los piqueteros de m… Ahora tiene que venir el presidente a poner orden. Quiero que se respeten mis derechos y estos tipos te cortan la ruta por cualquier boludez.

Guillermo: No es boludez que te dejen sin laburo, hermano.

Ahora si interrumpe el mozo. ¿Van a pedir algo?- Sí, una cerveza por ahora. – dice Guillermo. El trabajador de la pizzería se me acerca y me dice en chiste, le voy a traer vasos de plástico a estos dos porque sino salimos mañana en policiales.

La conversación sigue con un tono incómodo y a la temperatura se elevaba un poco más en la mesa 10.

Guillermo: Dejaron a mi amigo sin laburo, el chavón era un tipo súper responsable y hacía bien su laburo. Pusieron un marmota en su lugar y el loco ahora no tiene con que darle de morfar a su pibe.

Mauricio: Y bueno loco, pero no me vas a decir que no era K. Era militante y entró con el gobierno anterior hubiese sido más  inteligente y se hubiese cuidado y no publicar tanta gilada en su Facebook.

Guillermo: ¿Pero no era que ustedes iban a respetar la capacidad e idoneidad? Son una mentira.

Mauricio: No Guillermo, son las reglas del juego. Otro gobierno, otra gente y punto. Estamos cansados de las formas de los Ks. Además quédate tranquilo que se van a crear las condiciones laborales para que se vuelvan a insertar hasta los ñoquis que se quedaron sin laburo.

El mozo, pide permiso coloca la cerveza fría en la mesa y comenta: “linda noche”. Silencio de cementerio fue la respuesta.

Se sirven los vasos brindan por la amistad y miran hacia adentro del local con llamativa  atención. Ven en el televisor prendido y empieza Intratables, inquietos coinciden para ir dentro de la pizzería.

Guillermo: Mozo nos vamos adentro.

Mauricio: ¿Qué pizza nos recomienda amigo?

Mozo: La especialidad de la casa, como siempre: La Pizza Crispada.

Se retira el mozo pasa por la tv, sube el volumen gritando “marche una crispada para la ex mesa 10”.

Los ví de lejos disfrutar de sus primeros tragos de cervezas,  pero solo por un momento. Todo volvió a suceder en cuestión de segundos. Pague mi cuenta y antes de irme pregunté al que llevaba la pizza crispada, omitió la respuesta se fue sonriendo. Hizo cuatro pasos y  me dijo: “No es para usted señor”.

Guido Encina

Misiones Opina

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.