20 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Periodistas descubren que la revolución comunicacional del macrismo era una farsa

La legendaria periodista Liliana Franco, conocida por su participación como panelista en Intratables, lanzó una carta abierta en la que se queja por las políticas comunicacionales del gobierno.

Liliana Franco, veterana periodista de Ambito Financiero acreditada en Casa Rosada, panelista del programa televisivo Intratables y muy crítica con las políticas de comunicación y trato con la prensa del gobierno kirchnerista, no aguantó más y le corrió el velo al destrato de la gestión Cambiemos para con la prensa.

En una carta abierta difundida en las redes sociales, Franco admitió que las políticas de comunicación del macrismo no son lo amigables que prometían ser. La gota que rebasó el vaso fue el primer Encuentro Nacional de Intendentes, evento llevado a cabo en Tecnópolis y que la prensa debió observar desde lejos, ante la prohibición de los organizadores del ingreso de fotógrafos o periodistas.

Ante esa situación, el reclamo no pudo esperar más. «Apenas desembarcó el nuevo gobierno en la Casa Rosada, abrieron puertas, ventanas y se mostraron dispuestos al dialogo. Sin embargo, poco a poco comenzaron las restricciones. Se pasó de encontrarnos con el presidente Mauricio Macri a instalar nuevamente las vallas. El personal de seguridad volvió a tener nuestras fotos en sus celulares para saber que somos periodistas» se lamenta Franco.

Luego enumeró una serie de puntos que incomodan a los acreditados.

Se dejó de dar a conocer la agenda presidencial, y siguen las restricciones, a saber:• No podemos cubrir actos del presidente Macri (aún dentro de la Rosada) – esto se está tornando una práctica habitual -.• Los voceros son selectivos en responder y se manejan con medios o periodistas amigos.• No permiten ingreso a la Casa Rosada de cámaras de TV o fotógrafos (salvo a los actos que el gobierno quiere).• La actividad del presidente y sus discursos los envían con hasta 3 ó 4 horas de demora (¿qué concepto de noticia tienen estos muchachos?).• Las versiones taquigráficas del presidente ya casi no se mandan.

«Se dejó de dar a conocer la agenda presidencial, y siguen las restricciones, a saber:

• No podemos cubrir actos del presidente Macri (aún dentro de la Rosada) – esto se está tornando una práctica habitual -.

• Los voceros son selectivos en responder y se manejan con medios o periodistas amigos.

• No permiten ingreso a la Casa Rosada de cámaras de TV o fotógrafos (salvo a los actos que el gobierno quiere).

• La actividad del presidente y sus discursos los envían con hasta 3 ó 4 horas de demora (¿qué concepto de noticia tienen estos muchachos?).

• Las versiones taquigráficas del presidente ya casi no se mandan.»

La misiva reflexiona sobre la mirada de la gestión macrista sobre la prensa. «El gobierno piensa que los medios en el fondo, no interpretan la agenda de la gente y por eso privilegian el contacto directo.

Sólo les interesa utilizar los medios para comunicar aquello que ellos consideran que deben comunicar (ya escuchamos esto alguna vez no?). Los políticos se llenan la boca hablando de libertad de prensa, pero de ahí a que les guste, hay una enorme distancia», se lamenta la legendaria cronista, antes de cerrar su comunicado denunciando «he notado que cualquier crítica que se le haga al actual gobierno sobre este tema es mal visto y retrucan “¿se quejan de nosotros?¿no se acuerdan cómo era antes?».

Así, Franco manifiesta la nostalgia aquellos tiempos de promesas incumplidas, aquel paraíso perdido que en realidad sólo fue un espejismo para quienes se embanderaban detrás de la búsqueda de la verdad y los valores republicanos.

En Orsai

A %d blogueros les gusta esto: