La obsesión de los golpistas, por Juan Salinas

No conozco a Juan Ramón Quintana. Recuerdo que una vez dio una charla en la CTA de la calle Piedras, pero por alguna razón no pude ir. Igual, si hubiera ido, no hubiera podido conversar con él porque había muchos periodistas y militantes rondándolo.