La grie­ta de la Ge­ne­ral Paz, por Silvia Risko

La Ave­ni­da Ge­ne­ral Paz –lí­mi­te de Ca­pi­tal Fe­de­ral– es todo un sím­bo­lo. Los que na­ci­mos y vi­vi­mos del “otro lado”, o sea, que per­te­ne­ce­mos al “in­te­rior pro­fun­do” de nues­tro país, so­mos, en la gran ma­yo­ría de los ca­sos y no por de­ci­sión pro­pia, sim­ples es­pec­ta­do­res.