Noticias falsas, paradigma de la desinformación, por Joselo Riedel

Noticias falsas, paradigma de la desinformación, por Joselo Riedel

Vivimos en un mundo cada vez más dependiente de la tecnología y más conectado, donde las noticias nos llegan de manera instantánea y cada vez más rápido, donde la libre información se considera una garantía constitucional en cualquier democracia real y donde, precisamente a como consecuencia de tal inmediatez, la información no siempre se viste con el carácter de veracidad que se desea.

Estos cambios en el paradigma de cómo nos informamos, provoca que los “consumidores” ya no seamos sujetos pasivos de la información, limitando nuestra actividad a la simple recepción de la noticia, sino que ahora, además, pasamos a ser sujetos activos, compartiendo y divulgando información, aún sin tener una constancia total de que la noticia pueda ser o no cierta.

Una de las características de las fake news, lo que encierra uno de sus mayores potenciales, es que nos llegan más a nuestro corazón que a nuestra razón.

Difundir una noticia que comparte nuestra ideología o pensamiento fortalece al grupo que mejor se adapta a ese ideal y refuerza nuestro papel en tal grupo.

La realidad no admite dudas: estas noticias, que apelan más a los sentimientos que al cerebro, se comparten hasta un 70% más. Lamentablemente estos eventos destruyen a la sociedad, alejándola de los hechos concretos.

Una cuestión muy clara a tener en cuenta si nos dejamos llevar por las emociones en el marco informativo es que, por más que una noticia falsa se comparta mil veces, no se convertirá en realidad; al contrario, nos hará presos de ideologías que harán crecer aún más la burbuja que consideramos «ser» la realidad.

Defender la información es defender la democracia.

Joselo Riedel

A %d blogueros les gusta esto: