26 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

No Mauri, estás equivocado… por Silvia Risko

Ma­cri y su fe­mi­nis­mo de ca­len­da­rio elec­to­ral, por Silvia Risko

A medida que avanza el debate en el Senado y en la sociedad sobre el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo -IVE- se va visualizando por un lado la fuerte presión de sectores de los cultos religiosos,

sobre todo el de la iglesia católica, como así también la torpeza política de algunos dirigentes hoy sentados en una banca del Congreso.

No caben dudas que la puesta en discusión en el ámbito legislativo fue un oportunismo de parte del gobierno nacional, ¿importa? NO.

¿Se puede tapar o distraer a la sociedad de la realidad económica por haberlo hecho? NO.

¿Hay dudas de la fuerte y dura reacción de la iglesia católica sobre el Senado para que no se apruebe la ley? TAMPOCO.

Todos sabemos y sabíamos que esto pasaría, y por qué? porque la iglesia siempre ha interferido en cuestiones de Estado, o para mirar al costado de manera cómplice, o para emitir juicios de valores morales sobre decisiones que tienen que ver con el avance de una sociedad en evolución permanente, como cuando se debatió el divorcio, la muerte digna, la fertilización asistida, el matrimonio igualitario y ahora, ante el IVE no se esperaba nada diferente.

Lo verdaderamente distinto, es como este tema ha ido descascarando a pedazos discursos inclusivos y populares hasta dejar expuesto el verdadero pensamiento sobre el valor que tiene la mujer para algunos referentes políticos.  Está mas que claro que la vida de una mujer, la humilde, la hija de una empleada doméstica, la de un tarefero, la desocupada y excluida, la que no tiene trabajo o el que tiene solo alcanza para garantizar lo mínimo, esa mujer sólo significa un gasto para el erario público cuando se habla de atención médica segura y gratuita. Lo que molesta es la gratuidad, ahí está el dilema. No es el aborto en sí, sino quien lo paga.

No sé que lleva a dirigentes provinciales a buscar salir en medios nacionales como Clarín opinando sobre esto cuando no dan o provocan el debate en su tierra ni en los medios de comunicación locales, que son muchos.

En estos meses se han expuesto posturas contrarias al tratamiento del IVE de todo tipo, algunas muy chabacanas, otras sumamente agresivas, algunas cargadas de ignorancia, fanatismo, misogismo.  Otras, exponiendo su punto de vista y opinión con fundamentación política, las cuales no comparto pero respeto.

Pero cuando se define un voto en contra del IVE en representación de Misiones argumentando “…en este proyecto no solo se despenaliza, sino que legaliza y se crea un derecho que tiene la madre que casi no tiene límites y como si fuera poco le ponemos una carga económica al Estado que se tiene que hacer cargo de la gratuidad de esto…”  y  además “..En Misiones, lo mismo que en la mayoría de las provincias, hay muy pocos registros de muertes por abortos. Muy pocos. Sí hay muchísimas muertes por enfermedades cardiovasculares, tumorales, accidentes de tránsito. Son de infinita más prioridad a la hora de defender la vida. La gratuidad es uno de los peores errores de esta legislación…”, esto sólo deja traslucir que la vida de una mujer no vale lo suficiente como para que el Estado le garantice inclusión en políticas de salud pública porque es gratuita, de no ser así entonces la cosa cambiaría; pero lo más grave es que un senador, que fue 8 años gobernador de nuestra provincia, desconozca que en Misiones como en el resto del país no se tienen registros de muertes por abortos porque SON CLANDESTINOS, si no es ignorancia, es indiferencia.

Relación económico-financiera a full, costo-beneficio. Visión empresaria y no social. Clink-caja. No estamos hablando del rédito económico de la afluencia del turismo, ni de la especulación cambiaria del dólar, estamos debatiendo la exclusión y maltrato del Estado hacia los derechos de la mujer.

Pero la verdadera torpeza es haber comparado una problemática social profunda, de siglos, que se practica y practicará a pesar de las posturas necias y demagógicas, que tienen como resultado la muerte de una mujer por un embarazo no deseado con la compra de un celular.

“..Cuando se despenalice, es posible que deje de ser clandestino. Ahora, cuando usted compra un celular, usted tiene que hacerse cargo. El Estado argentino no puede hacerse cargo de todo. Alguien se tiene que hacer cargo y eso termina en la deuda pública…”

No Mauri, estás equivocado. La deuda pública no se genera por respetar los derechos de la mujer a decidir, tampoco es una decisión tan liviana y naif como la compra de un celular.

La deuda pública se genera por gastos excesivos, por corrupción, por mala administración, por falta de previsión y de derroche, entre otras cosas, pero no por la vida de una mujer misionera.  En nuestros hospitales se atienden a diario a cientos de extranjeros, cosa que comparto plenamente, porque la salud, o mejor dicho la enfermedad no entiende de fronteras, y a pesar que esta realidad genera un gasto público que lo absorbemos en su totalidad los misioneros, la decisión de nuestro gobierno y de nuestro partido, Frente Renovador de la Concordia Social, siempre ha sido responsable, solidaria e inclusiva, con políticas que nos garantizan lo más preciado para un pueblo trabajador, la estabilidad, el progreso y el respeto.

Silvia Risko

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.