30 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Necesidades extremas, por Iciar Recalde

Celebro, como miles de compatriotas, las sentencias dictadas en contra de los genocidas del pueblo y de la patria, a la que a sangre y fuego y comandados por civiles rifaron al extranjero, sumiendo al país en el neocolonialismo más atroz del que no nos recuperamos en términos económicos al día de hoy.

Es curioso, o mejor, es trágico, que dentro del campo de los peronistas que celebran estos juicios de reparación histórica, se continúe ahondando al día de hoy la leyenda negra contra Perón y contra Isabel, desconociendo que fue un invento pergeñado por los mismos militares genocidas a los que se pretende impugnar, refrendado luego, una y otra vez, por “izquierda.”

Lugares comunes: el General, viejo facho, traicionó a los montoneros y una vez usados para acceder al poder los tiró a la basura y ordenó matarlos masivamente.

Junto a Isabel fueron los responsables de los crímenes cometidos por la Triple A que ellos comandaban. Y bla bla bla, pero un bla bla bla con consecuencias nefastas para el país. Indudablemente, si dentro del campo propio seguimos repitiendo este tipo de cosas, la batalla por la historia la perdimos por goleada.

Está sobradamente probado que las tres A fueron creadas, dirigidas y operadas por los genocidas que darían el golpe del 24 de marzo.

Que López Rega les dio durante el gobierno de Isabel cobertura política también está probado. De hecho, cuando por esta responsabilidad, Isabel lo separa de su cargo en el Ministerio, en julio de 1975, la Triple A continúa actuando con más virulencia y frecuencia que antes como Comando Libertadores de América.

A los que endilgan responsabilidades al tercer gobierno peronista en la matanza de los argentinos, les hace falta además de refrescar el criterio de Perón de que la guerrilla era un problema policial que debía combatirse con la policía sin la actuación de las FFAA, muerto el General, traer a la memoria los dos decretos dictados por Isabel que mandaban a combatir legalmente a la subversión con intervención de la justicia federal: el Decreto 261 de febrero de 1975 de aniquilación del accionar de la guerrilla (no de los guerrilleros), y el Decreto 1800 del 7 de julio 1975 que ordenaba a las FFAA a entregar al juez federal competente a los guerrilleros tomados prisioneros junto a documentación que probase los motivos legítimos de tal detención.

Demás está decir, que quizá deberíamos ponernos de acuerdo previamente, acerca del rol que la guerrilla tuvo a partir de la asunción de un gobierno democrático, el de Cámpora primero, y el de Perón/Isabel después, gobiernos constitucionales libremente elegidos por el pueblo.

Los que continúan legitimando el uso de las armas contra Perón e Isabel para defender al pueblo, cuanto menos cometen el dislate de no reconocer que ese pueblo había votado con un arrasador 63 porciento a ese gobierno un 23 de septiembre de 1973.

El 25 de septiembre asesinan a Rucci. Este es otro hecho político profundamente trágico que se legitima al día de hoy y tiene muchos puntos de contacto con la mirada anti sindical actual.

Pero este es otro tema. Perón volvía al país, traído por la pelea de 18 años de las organizaciones libres del pueblo (no sólo y únicamente por los jóvenes) a traer paz y unidad para concluir la obra truncada el 16 de septiembre de 1955.

Cuando se cita al “facho” que expulsó de la plaza a los que sostenían que el poder brotaba de la boca de un fusil, algunos recordamos además, que ese 1 de mayo de 1974, el “facho” anunciaba el Modelo Argentino para los millones de compatriotas convencidos de que el poder político legítimo surgía únicamente de las urnas. Y recordamos, al pasar que con Isabel, no teníamos deuda externa, YPF era nuestra y los argentinos comían todos los días.

El resto es especulación de los extremos que se necesitan y se ayudan: el tercer excluido es siempre el movimiento nacional, ayer y hoy.

Iciar Recalde

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.