30 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

«Nadie nos va a sacar de la Plaza de Mayo»

Las Madres realizaron esta tarde su marcha número 1974 en la Plaza de Mayo, acompañadas por cientos de militantes, diputados nacionales y provinciales, periodistas y estudiantes de su Instituto. Unas horas antes de la habitual marcha,

cuando los compañeros fueron a armar el puesto de las Madres –un gazebo con algunos libros editados por ellas para vender– se encontraron con un vallado policial y con la decisión de la Policía Federal de no dejarlos ingresar a la Plaza, y mucho menos armar el puesto. Los compañeros fueron maltratados por los efectivos, que afirmaron que no permitirían la realización de la marcha. Los trabajadores de la Asociación dieron aviso a las Madres y éstas lo hicieron público, generando un apoyo tal que obligó a que la policía diera marcha atrás con la amenaza.

Así, la Plaza se fue llenando de personas que fueron a solidarizarse con las Madres, que habían prometido realizar la marcha fuera como fuera porque ése es el compromiso asumido con sus hijos.

A las 15:30, los pañuelos comenzaron a marchar alrededor de la Pirámide, con cientos de compañeros detrás. Luego, en el espacio de “La hormiguita colorada” hicieron uso de la palabra la periodista Mariana Moyano y la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini.

Moyano comenzó diciendo que quería hablar en una “primera persona colectiva”. “Cuando decimos que la Patria es el otro, tiene que serlo más que nunca en este momento”, sostuvo. Además, agregó: “Lo que intentaron hacer hoy, que las Madres no estén en la Plaza, es como que a nosotros no nos dejen entrar en nuestras casas. Nadie tiene más derecho sobre este espacio que ellas porque la convirtieron de un paisaje de la ciudad, en el símbolo político más importante del mundo. Antes de meterse con ellas, van a tener que pasar por varios de nosotros”.  La periodista recordó, en otro tramo, haber estado en la camioneta de Radio La Tribu cuando, el 20 de diciembre de 2001, la Policía reprimió a las Madres.

Posteriormente, afirmó: “Acá estamos varios de los despedidos de la Radio Pública. Han hecho eso porque quieren borrar nuestra historia. Hubiera sido facilísimo para nosotros convertirnos en macristas, pero con el amor y las convicciones no se puede. Tenemos que tener en cuenta que nos sacaron de ahí para desparecer nuestra historia colectiva. Quieren hacer creer que esa historia fue construida con un ejército de ñoquis y de oportunistas. Y eso es lo que no tenemos que permitir”. “Tengamos presente que si bien nosotros necesitamos la solidaridad de todos ustedes, somos apenas un grupito más de los tantos despedidos de este pueblo. Tengámoslo en cuenta; si no, nos dividen. La lucha es colectiva”, añadió entre aplausos.

Para terminar, expresó: “Este gobierno, atendido por sus propios dueños, ha reprimido a nenes de una murga a través de la Prefectura. ¿Alguien puede sacarse de su cabeza la imagen de chiquitos con balas de goma? Eso es criminal”.

Por su parte, la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, comenzó haciendo referencia al accionar policial en Bariloche y la frontera entre Buenos Aires y La Pampa: “Cada jueves pasa algo. Hace muchos años, casi cuarenta, que pasa algo distinto. Ningún jueves es parecido al otro. El de hoy estaba preparado para hablar de la represión Bariloche a los pibes, que fue terrible; para hablar de la represión de la policía de La Pampa en Buenos Aires, con gente herida e internada porque se les antojó que tenían que desviar el río. En Bariloche usaron a policías encapuchados que tiraron gas pimienta a los pibes de El Alto, los más pobres, esperaron que se vaciara el colectivo en el que volvían a sus casas y los golpearon porque sí, porque eran pobres. Todo esto es el odio de clases que tienen los que gobiernan”.

En otro tramo, Hebe se refirió a los despidos masivos: “Les pido a los compañeros que se comprometan con aquellos a los que les falta el trabajo. Porque los que no se comprometen están cuidando algo que no tienen, por más que les paguen bien. Compañeros, juéguense. Tengamos claro lo que está pasando es una dictadura por medio de los votos”.

Luego, expresó algunas palabras sobre el apriete de la policía: “Pensaron que las Madres éramos fáciles de domar y somos duras. Una vez De la Rúa valló la Plaza y compramos dos escaleras, una para subir y otra para bajar. Y subimos todas: gordas, pesadas, todas. Ahora estamos más viejas pero también somos capaces de hacerlo. Por los hijos, somos capaces de cualquier cosa. Nadie nos va a sacar de la Plaza. Y nuestros hijos son ustedes. No vamos a permitir la prepotencia de la policía que hoy trató tan mal a nuestros compañeros y después tiene el coraje de venir a pedir disculpas. Acá no hay perdón: ‘ni olvido ni perdón, cien años de prisión’”. “Muchas veces a los compañeros que vinieron, que llamaron, a los que se comprometieron. La gente se preocupa. Si nos quieren pegar, que nos peguen, pero la Plaza no se la dejamos a Macri el 10 de diciembre, no la vamos a dejar a ahora. La Plaza es del pueblo. Nuestros compañeros que arman el puesto van a empezar a venir acompañados por algunos diputados, para que nadie los increpe. Esta plaza es de nuestros hijos, de ustedes, del pueblo, del peronismo y de las Madres”, agregó.

Sobre el cierre, hizo referencia a la futura visita de Barack Obama: “Macri lo invitó el 24 de marzo para no dejar hacer la marcha, compañeros. No es cualquier día. Y viene a ver cómo cumple con lo que le pidieron. Macri es un sirviente de los yanquis. Nosotros tenemos que llenar la Plaza, como sea, cueste lo que cueste”.

Para finalizar, le deseó un “muy feliz cumpleaños” a Cristina, que mañana conmemora su natalicio.

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.