20 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Microcefalia abre nueva batalla por aborto legal en Brasil

El momento es adverso, de avance de grupos conservadores y religiosos especialmente en el parlamento, pero la epidemia del virus de zika acompañada de un brote de microcefalia renueva la discusión sobre aborto en Brasil.

 

“Un llamado a la sociedad para debatir de forma racional y con generosidad” una revisión de la ley que penaliza la interrupción del embarazo, identificó a IPS la abogada Silvia Pimentel en esa dramática situación generada por el virus zika.

 

Pimentel, integrante del Comité de 23 expertos independientes que vigilan el cumplimiento de la Convención  de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), defiende el derecho al aborto en caso de “anomalía fetal grave e irreversible”, un paso adelante en la dura legislación brasileña.

En Brasil una ley de 1940 define como crimen contra la vida poner fin a la gestación, estableciendo dos excepciones, una cuando el aborto es “necesario” como la única forma de salvar la vida de la mujer embarazada y otra si el embarazo es resultado de una violación.

La anencefalia se incorporó como “tercer permiso legal”, por un fallo de 2012 del Supremo Tribunal Federal (STF), basado en el hecho de que, sin cerebro, el feto no sobrevive fuera del útero.

“Ahora es distinto, microcefalia no es como anencefalia, en términos de vida extrauterina, para el feto anencéfalo el útero actúa como una unidad de terapia intensiva, muchos mueren incluso antes de nacer”, destacó Clair Castilhos, secretaria ejecutiva de la Red Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Reproductivos.

La microcefalia, o cerebro pequeño, indica graves deficiencias neurológicas pero no necesariamente inviabiliza la vida.

“En ese caso se trata de discutir el derecho de la mujer elegir si mantiene o no el embarazo, con la gestante y su compañero conociendo que el hijo podrá sufrir graves problemas”, aclaró esta farmacéutica y bioquímica especializada en salud pública.

Si el SFT, instado a pronunciarse sobre el tema, acoge la demanda de las feministas, será “un cuarto permiso”, acotó. “No será aún lo que defendemos, el derecho de todas las mujeres a decidir sobre el embarazo en cualquier circunstancia”, no como “crimen permitido” en algunos casos, lamentó en entrevista con IPS.

Será difícil, sin embargo, aprobar esa excepción adicional. El aborto, en cualquier circunstancia viola “el primer derecho humano que es la vida”, arguyen los opositores, encabezados por los movimientos religiosos. Condenaron incluso su despanalización en el caso de fetos anencéfalos, sosteniendo que la vida empieza en la fecundación.

“Práctica eugenésica”, es la nueva acusación, diseminada por las redes sociales, a los que quieren impedir el nacimiento de microcéfalos, sugiriendo que tienen similitudes con los nazis.

La eugenesia sucede cuando el Estado, de forma autoritaria, interviene dictando decisiones, controlando úteros, y no cuando se quiere libertad para que las mujeres decidan como planificar su familia, contrarrestó Débora Diniz, investigadora del Instituto de Bioética Anis y de la Universidad de Brasilia, en entrevistas y artículos de opinión.

Diniz integra un grupo de juristas, feministas y otros activistas que pretende pedir al STF un fallo sobre el aborto en caso de microcefalia, repitiendo el proceso sobre la anencefalia, que comenzó en 2004 y solo se sentenció en 2012.

Hasta el 30 de enero, Brasil ya tenía 404 casos comprobados de recién nacidos con microcefalia, contando desde octubre, cuando se identificó el brote relacionado con la epidemia del zika. Siguen en investigación 3.670 casos.

Hubo 76 muertes asociadas al cerebro reducido o anomalías del sistema nervioso central, antes o después del parto, pero solo cinco tuvieron el virus zika identificado en el tejido fetal y otras 56 siguen bajo investigación.

Diecisiete de los niños nacieron con malformación cerebral comprobadamente vinculada a la infección de sus madres por el virus zika, transmitido por el mosquito Aedes aegypti , que también es vector del dengue y del chicungunya.

Las tres enfermedades provocan fiebre, más moderada e intermitente en el caso de zika, que también presenta dolores, erupciones e irritación en la piel, pero menos intensas que las otras dos. Por ello muchos infectados de zika no dan importancia a los síntomas y eso dificulta registrar la cantidad de enfermos.

El gobierno no tiene datos siquiera estimados de las víctimas de la epidemia y solo ahora decidió hacer obligatoria la notificación de los contagiados.

Por dengue hubo 1.649.008 enfermos registrados por el Ministerio de Salud en 2015, con 863 muertos, 82,5 por ciento más que en 2014. Este virus está más diseminado y es más letal, pero parece conmover menos a la población que el zika.

La microcefalia, una consecuencia restringida a las parejas en edad fértil, tiene un impacto más movilizador. Su asociación con el zika ha sido establecida por investigadores brasileños.

La Organización Mundial de la Salud precisa que aún no está comprobada plenamente una razón causal entre las dos enfermedades, pero el lunes 1 declaró una emergencia sanitaria de nivel mundial por la epidemia del zika y el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas.

Mario Osava

INTER PRESS SERVICE

A %d blogueros les gusta esto: