Mi villano favorito, por Mauro Federico

Mi villano favorito, por Mauro Federico

El nom­bre de Ibar Es­te­ban Pé­rez Co­rra­di se hizo co­no­ci­do tras el tri­ple cri­men de Ge­ne­ral Ro­drí­guez y aque­lla si­nies­tra tra­ma que vin­cu­la­ba el trá­fi­co de efe­dri­na con el trá­gi­co des­tino de esos tres mu­cha­chos que apa­re­cie­ron muer­tos en un zan­jón en aque­lla fría ma­dru­ga­da de agos­to de 2008.

Sos­pe­cha­do de ha­ber es­ta­do tras es­tos de­li­tos y otros como la ven­ta de me­di­ca­men­tos adul­te­ra­dos y el trá­fi­co de opiá­ceos a los Es­ta­dos Uni­dos, el po­de­ro­so em­pre­sa­rio y pres­ta­mis­ta fue in­ves­ti­ga­do por la Jus­ti­cia fe­de­ral y por la Jus­ti­cia or­di­na­ria de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, pro­ce­sa­do y con­de­na­do en las cau­sas li­ga­das al con­tra­ban­do de sus­tan­cias.

Lue­go de ha­ber es­ta­do pre­so en el pe­nal de Ezei­za y re­co­bra­do la li­ber­tad, Pé­rez Co­rra­di de­ci­dió pro­fu­gar­se cuan­do el fis­cal de Mer­ce­des Juan Bi­do­ne in­sis­tió con su acu­sa­ción de “au­tor in­te­lec­tual” de los ase­si­na­tos de For­za, Fe­rron y Bina y pi­dió su cap­tu­ra.

Cua­tro años per­ma­ne­ció ocul­to y fue­ra del al­can­ce de las au­to­ri­da­des que de­cían bus­car­lo con in­sis­ten­cia. Has­ta que fi­nal­men­te fue “re­cap­tu­ra­do” en 2016 du­ran­te un ope­ra­ti­vo gran­di­lo­cuen­te rea­li­za­do en Pa­ra­guay, país don­de el su­pues­to pró­fu­go ha­bía vi­vi­do tran­qui­la­men­te, ha­cien­do los mis­mos ne­go­cios que en Ar­gen­ti­na y has­ta for­ma­do una nue­va fa­mi­lia.

Esta es la “his­to­ria ofi­cial”. Sin em­bar­go, hay otra ver­sión de los he­chos que vin­cu­la la fuga de Pé­rez Co­rra­di con la si­nies­tra or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da al es­pio­na­je y a la ex­tor­sión que in­ves­ti­ga hoy el juez Ale­jo Ra­mos Pa­di­lla, in­te­gra­da –en­tre otros– por el fal­so abo­ga­do Mar­ce­lo D´Ales­sio.

Por el em­pre­sa­rio de­te­ni­do ac­tual­men­te en la Uni­dad Pe­ni­ten­cia­ria de Mar­cos Paz so­li­ci­tó me­dian­te un es­cri­to pre­sen­ta­do por sus le­tra­dos pa­tro­ci­nan­tes “ser te­ni­do como que­re­llan­te par­ti­cu­lar” en el pro­ce­so que –de mo­men­to– con­ti­nua tra­mi­tan­do ante la Jus­ti­cia fe­de­ral do­lo­ren­se.

El víncu­lo no se­ría otro que el gru­po de agen­tes de la ex SIDE que to­ma­ron con­tac­to con Pé­rez Co­rra­di en el año 2012 y le fa­ci­li­ta­ron los me­dios para que pu­die­ra huir del país y así eva­dir el pe­di­do de de­ten­ción, lue­go de un bru­tal alla­na­mien­to su­fri­do en su do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar. Así lo re­la­ta el pro­pio Pé­rez Co­rra­di en su de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria ante la jue­za Ro­mil­da Ser­vi­ni:

“En la ma­dru­ga­da del mar­tes 20 de mar­zo de 2012 ven­go de Puer­to Igua­zú a Bue­nos Ai­res y 3 o 4 cua­dras an­tes de lle­gar a mi do­mi­ci­lio, veo que hay un mega ope­ra­ti­vo de fuer­zas de se­gu­ri­dad con pre­sen­cia de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, no lo pue­do creer y sigo ma­ne­jan­do has­ta pa­sar por la puer­ta de mi casa y le pre­gun­to a un gen­dar­me que es­ta­ba ahí y me dice que es­ta­ban bus­can­do a ´un nar­co, Pé­rez Co­rra­di´, sin más me re­ti­ré del lu­gar, fui a un lo­cu­to­rio que está fren­te a la es­ta­ción de tre­nes de Mar­tí­nez y lla­mé a mis abo­ga­dos, que me di­cen que ten­go un pe­di­do de cap­tu­ra del Juz­ga­do de Mer­ce­des. Al sa­lir del lo­cu­to­rio para un auto en for­ma abrup­ta, se baja el con­duc­tor, una per­so­na de 50 años, me­dia cal­va, con pelo ne­gro ca­no­so, y me pide que me que­de tran­qui­lo, me da 3 do­cu­men­tos en blan­co, de los de la li­bre­ta ver­de y me dice que me es­con­da por 2 o 3 me­ses y que me vaya a la mier­da, que no me preo­cu­pe, que mi si­tua­ción ju­di­cial es­ta­ba todo ma­ne­ja­do, que me que­de fue­ra del país, que mien­tras ellos es­tén en el Go­bierno na­die na­die me iba a jo­der”.

Al me­nos tres fuen­tes con­sul­ta­das por #Puen­teAe­reo con­fir­ma­ron que en­tre los in­te­gran­tes de ese gru­po de es­pías que co­la­bo­ra­ron con la fuga de Pé­rez Co­rra­di es­ta­ba Hugo Ro­lan­do Ba­rrei­ro, uno de los de­te­ni­dos por ha­ber for­ma­do par­te de la aso­cia­ción ilí­ci­ta que in­te­gra­ba D´Ales­sio.

“Está más que cla­ro que no lo que­rían de­te­ni­do, lo que­rían pró­fu­go, por­que esa si­tua­ción les per­mi­tía di­rec­cio­nar la cau­sa del tri­ple cri­men ha­cía don­de más les con­ve­nía”, con­fir­mó uno de sus abo­ga­dos, el doc­tor Car­los Broit­man.

“En di­ciem­bre de 2015 mi clien­te me con­tac­tó para que ini­cia­ra tra­ta­ti­vas con la Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na con el fin de ob­te­ner un sal­vo­con­duc­to que le per­mi­ta com­pa­re­cer en di­cho país y brin­dar in­for­ma­ción de in­te­rés para la DEA, para lo cual era me­nes­ter pre­sen­tar­se pri­me­ro en Ar­gen­ti­na”, am­plió Broit­man.

“Con el ave­ni­mien­to del nue­vo go­bierno, Pé­rez Co­rra­di me so­li­ci­ta que pre­pa­re una en­tre­ga con­tro­la­da con el fin de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia en el tema del tri­ple cri­men y es en­ton­ces que co­mien­zo tra­ta­ti­vas con el mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad a los efec­tos de lo­grar be­ne­fi­cios en las con­di­cio­nes de de­ten­ción y sal­va­guar­dar a su fa­mi­lia. Du­ran­te todo el tiem­po que lle­vó ese trá­mi­te, fui ob­je­to de se­gui­mien­tos y otras ta­reas de in­te­li­gen­cia como la in­ter­ven­ción de mis lí­neas te­le­fó­ni­cas, que, des­de mi pun­to de vis­ta, eran ile­ga­les, con el ob­je­ti­vo de ar­mar cau­sas en mi con­tra o te­ner ac­ce­so a in­for­ma­ción sen­si­ble y así di­la­tar la en­tre­ga de Es­te­ban y su de­cla­ra­ción ante el juz­ga­do de la doc­to­ra Ser­vi­ni”, agre­gó el le­tra­do a este cro­nis­ta.

Y allí nue­va­men­te apa­re­ció la mano ne­gra de la in­te­li­gen­cia crio­lla, al re­ci­bir la po­li­cía bo­nae­ren­se un in­for­me de agen­tes “or­gá­ni­cos” e “inor­gá­ni­cos” de la AFI que ase­gu­ra­ba que Pé­rez Co­rra­di se en­con­tra­ba ocul­to en la pro­pie­dad don­de vi­vía la pri­me­ra es­po­sa del pró­fu­go.

Sin dar­le in­ter­ven­ción a las jue­zas fe­de­ra­les com­pe­ten­tes, el juez de Ga­ran­tías y el fis­cal de Don Tor­cua­to dis­pu­sie­ron el alla­na­mien­to a la casa ha­bi­ta­da por Li­lia­na Au­reh­hu­liu, efec­tua­do por el Gru­po Hal­cón, opor­tu­ni­dad en la que des­tru­ye­ron la vi­vien­da, las­ti­ma­ron a los hi­jos del pró­fu­go y has­ta ma­ta­ron una mas­co­ta fa­mi­liar.

“No­so­tros pe­di­mos que se in­ves­ti­gue qué in­te­gran­tes de la AFI in­ter­vi­nie­ron en esta ope­ra­ción, ya que la cau­sal fue evi­den­te: frus­trar la en­tre­ga de Pé­rez Co­rra­di y de­mo­rar el di­rec­cio­na­mien­to de la in­ves­ti­ga­ción ha­cia los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles del tri­ple cri­men”, sos­tu­vo el abo­ga­do.

Tam­bién que­dan cla­ras las pre­sun­tas vin­cu­la­cio­nes de la aso­cia­ción ilí­ci­ta in­ves­ti­ga­da por Ra­mos Pa­di­lla con al­gu­nas di­ri­gen­tes po­lí­ti­cas de re­nom­bre, como las dipu­tadas Eli­sa Ca­rrió y Pau­la Oli­ve­to. “Ba­rrei­ro, Bi­do­ne y D´Ales­sio no pue­den des­co­no­cer este tipo de si­tua­cio­nes que bus­ca­ban cla­ra­men­te de­jar­me pe­ga­do con si­tua­cio­nes irre­gu­la­res con las que yo cla­ra­men­te no ten­go nin­gu­na re­la­ción, a ins­tan­cias de otros in­te­gran­tes del mi­nis­te­rio pú­bli­co fis­cal pro­te­gi­dos y pon­de­ra­dos en­tu­sias­ta­men­te por las le­gis­la­do­ras de la Coa­li­ción Cí­vi­ca”, fi­na­li­zó Broit­man.

Mauro Federico

Puente Aéreo

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: