24 de enero de 2021

Llega la misión del FMI para negociar los números del programa fiscal y monetario

Llega la misión del FMI para negociar los números del programa fiscal y monetario

Una delegación encabezada por Kozack y Cubeddu e integrada por otros seis o siete técnicos de su staff arribará el martes y se quedará cerca de dos semanas. El Gobierno apunta a alcanzar antes de fin de año un acuerdo que cristalice las últimas señales al mercado 

Este martes desembarcará en Buenos Aires la misión del Fondo Monetario Internacional, que dará inicio formal a la negociación de la letra chica del programa que reemplazará el stand by firmado por Mauricio Macri en 2018. La intención del Gobierno es alcanzar un acuerdo lo antes posible, incluso apunta a que pueda darse antes de fin de año, para cristalizar las señales enviadas al mercado e intentar consolidar el veranito cambiario de las últimas semanas. El sedero de recorte del déficit fiscal y la reducción de la emisión monetaria estarán en el centro del debate.

La comitiva del FMI estará liderada una vez más por Julie Kozack, la número dos del organismo para la región, y Luis Cubeddu, el encargado del caso argentino. Ambos funcionarios fueron los enviados del Fondo a comienzos de octubre, durante la “visita exploratoria”, como la definieron, que duró cinco días. En esta oportunidad, no vendrán solos. Fuentes de la entidad con sede en Washington le dijeron a este diario que estarán acompañados por seis o siete técnicos del staff y que la estadía durará cerca de dos semanas.

El Ejecutivo busca refinanciar los vencimientos de capital por alrededor de USD45.000 millones que el acuerdo de Macri y Christine Lagarde dejó concentrados entre 2021 y 2023. El ministro Martín Guzmán busca estirar el inicio del repago hasta 2024. En las últimas semanas, el Gobierno -en la boca de Sergio Chodos, el representante en el directorio del FMI– dejó entreabierta la puerta a un eventual desembolso extra de divisas para fortalecer las escasas reservas del Banco Central. El programa resultante será enviado al Congreso para su aprobación, probablemente en sesiones extraordinarias, en busca de darle cariz de política de estado a sus lineamientos centrales.

Llega la misión del FMI para negociar los números del programa fiscal y monetario

Guzmán adelantó en AM 750 que, como parte de la discusión, se acordará un sendero de “estabilización macroeconómica plurianual donde se definirán cómo se van a poner en orden las cuentas fiscales, externas y la acumulación de reservas, al mismo tiempo que la economía se recupera”. En la misma sintonía, un vocero del Fondo señaló que “el diálogo se centrará en la agenda fiscal, monetaria y estructural de las autoridades para el mediano plazo con el objetivo de anclar la estabilidad macroeconómica y sentar las bases para un crecimiento inclusivo y sostenible”.

Más allá de que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, enfatizara en Radio 10 que “no hay espacio para ajustes”, el contenido de la agenda de negociación se refleja en las decisiones market friendly del Plan Guzmán para calmar el dólar. Por un lado, en la proyección de un déficit primario menor al 7% en 2020 (más de un punto menos de lo planteado en el presupuesto) apalancada en la suspensión del IFE 4 y la menor cobertura del programa ATP; y en un proyecto de ley de leyes que recorta 14% en términos reales el gasto social principalmente a raíz de la eliminación del gasto de emergencia ante la coronacrisis. Por otro, en la reducción de la asistencia monetaria del BCRA al Tesoro para financiar el rojo fiscal iniciada en octubre, que se apunta a reemplazar con mayores colocaciones de deuda en pesos y una ampliación del crédito para obra pública que el Gobierno negocia con bancos multilaterales, como adelantó BAE Negocios hace tres semanas.

El resultado de la negociación de esos aspectos se traducirá en metas concretas a varios años. Si con este escenario el Ejecutivo logra evitar una devaluación fuerte que agudizaría la crisis, espera que el rebote previsto de la actividad sea acompañado en 2021 con una leve recuperación del poder adquisitivo luego de tres años de retroceso.

Además del Presupuesto, que el Senado convertirá en ley esta semana, durante la estadía de la misión, el Gobierno y los enviados del Fondo también debatirán sobre la fórmula de movilidad jubilatoria y la reforma tributaria, dos iniciativas que el Ejecutivo buscará aprobar en el corto plazo.

El triunfo de Biden

Luego del acuerdo, el directorio del organismo deberá aprobar el programa previamente consensuado. Allí, el aval clave es el de Estados Unidos, que es el único país con poder de veto (cuenta con el 16% de los votos y la aprobación requiere del 85%).

Con Donald Trump en el sillón presidencial, el Tesoro estadounidense jugó un rol clave en el préstamo que financió la campaña de Macri. Una vez superadas las impugnaciones, Joe Biden asumiría en enero, con lo cual su Gobierno podría tener un papel central en la definición.

Un dato relevante es quién será su secretario del Tesoro. Si bien no se trata de un número puesto, uno de los principales candidatos es Larry Fink, el CEO de BlackRock, el mayor administrador de fondos de inversión del mundo, que estuvo a la cabeza de la negociación con Guzmán para la reestructuración de la deuda con acreedores privados.

Días atrás Fink se refinirió a Argentina. Dijo que el país tardará en recuperar la confianza de los mercados.

BAE Negocios

A %d blogueros les gusta esto: