1 de octubre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

La teoría de Hood Robin, por Silvia Torres

¡Cuatro años!, por Silvia Torres

Robin Hood fue un héroe legendario, prototipo del luchador

por la causa de los pobres, que llega al límite de convertirse en un forajido que huye de la ley porque toma bienes de los ricos señores feudales, para distribuirlos entre hambrientos pueblos de Nottingham, región de la Gran Bretaña. En la Argentina, también hubo figuras similares, como el famoso Mate Cosido*, aunque abundaron, en mayor medida, los Hood Robin.

Así como Robin Hood, o su versión argentina Mate Cosido* cuyo nombre verdadero era David Segundo Peralta, fueron personajes legendarios que quitaban bienes a los ricos señores feudales y a las empresas extranjeras que expoliaban la riqueza del noreste argentino –incluida la sobreexplotación de los obreros-, para distribuirlos entre los miserables que poblaban las regiones de su influencia, se dan con mayor frecuencia -en la Argentina, sin dudas-, los casos contrarios: Hombres que llegan al poder político y, en vez de ejercer guiados por las normas esenciales de la política –esas que recitan impúdica y cínicamente en las campañas, sintetizadas en frases como la “revolución de la alegría” o, en términos más serios y respetables, lograr el bienestar general-, hacen exactamente lo contrario. No es teoría política, sino teoría de Hood Robi: Es decir, quitar a los que menos tienen, para dársela a los que más tienen.

Es lo que vemos que ocurre a diario en nuestro país desde la asunción de Mauricio Macri, cuando se toman decisiones que afectan la justa distribución de la riqueza; cuando se violan las normas que rigen a la República; cuando se despide a miles de trabajadores del Estado y se desencadena el mismo efecto en el sector privado, ante el inminente achicamiento del mercado interno; cuando no se protege el trabajo de los argentinos, ni las industrias de los argentinos, ni la ciencia de los argentinos, ni el bienestar general de los argentinos. O sea, la teoría de Hood Robin, desatada en toda su escandalosa y miserable puesta en práctica política.

Algunos datos provistos por las cámaras empresarias dan cuenta del efecto producido por las medidas del macrismo: Caída de las ventas minoristas, según la CAME; caída del 12 % de las ventas de materiales de construcción y 45 mil trabajadores del ramo suspendidos, por el atraso en el envío de fondos para la continuidad de la obra pública; 6,5 % de caída en el patentamiento de motos; pésima temporada veraniega en los tradicionales centros turísticos del país, con retracción de servicios gastronómicos, teatro, cine, etc.; espectacular fuga de divisas: 50 millones de dólares diarios.

Conforme los aumentos de la canasta básica, la familia tipo deberá tener ingresos mínimos de 17 mil pesos para ser de clase media. De allí que, conforme los registros oficiales, en el país ya se han “fabricado” un millón de nuevos pobres, en lo que va de la asunción de Macri, (exactamente dos meses), en tanto que se estima que una misma cantidad de personas, pasaron de la pobreza a la indigencia.

La teoría de Hood Robin está alimentada también por la fabulosa transferencia que los argentinos hicieron –y hacen y harán- a los grandes productores y a los exportadores de granos: 87 mil millones de pesos, debido a la eliminación de las retenciones que dictaminó el gobierno nacional. Una transferencia que se continúa con el gigantesco aumento en los precios de algunas tarifas de servicios públicos.

Se estima que con el incremento de éstas, sumado a la suba, también salvaje de los alimentos, la inflación será por lo menos de 65 % en el transcurso del año, conforme las estimaciones de las consultoras próximas al macrismo. Si el gobierno habla de un techo de paritarias de 25 % -porque afirma que así será la inflación-, el resultado no será otro que la pérdida de 40 % del poder adquisitivo del sector del trabajo, que será la transferencia más gigantesca de la riqueza que se haya producido en tan corto lapso, en los últimos años, en el país. ¡Teoría de Hood Robin a full!

Mientras miles de argentinos perdieron sus trabajos y sus ingresos y otros millones temen perderlos, los mentimedios porteños de alcance nacional dan cuenta de que la Primera Dama salió de compras por el Barrio Chino de la CABA, al igual que algún otro funcionario macrista, para dar imagen de compromiso con los precios. El propio presidente reclama a la población “no gastar más de lo que se gana en el mes” (¿?), anuncia un “plan de control de precios” (sic) y se divierte en los carnavales jujeños, su último lugar preferido para dar apoyo incondicional a su socio, Gerardo Morales, el gobernador radical de Jujuy, quien ya pasó a la historia por haber encarcelado a Milagro Sala, la mujer creadora de la organización Túpac Amaru, que originó miles de puestos de trabajo en fábricas textiles, metalúrgica, de bloques para la construcción y que posee el récord de construcción de viviendas, además de escuelas de todos los niveles, dispensarios de salud, sanatorio, piscinas y playones deportivos, museo, etc. en la ciudad de San Salvador de Jujuy y en otras localidades, a cargo de la mano de obra de sus propios usuarios, capacitados debidamente por la organización.

¡Teoría de Hood Robin en toda su vasta magnitud!

Silvia Torres

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.