A 3 años de gestión de la Alianza Cambiemos estamos en condiciones de evaluar el verdadero proyecto  “agroindustrial” que se está llevando adelante y considerar el perjuicio que las políticas agrarias han tenido sobre las economías regionales y sobre miles de pequeños y medianos productores de todo el país.

El Gobierno Nacional de Cambiemos ha impuesto políticas agroexportadoras que profundizan el desarrollo de una agricultura dependiente de los paquetes tecnológicos de empresas trasnacionales y que consolidan una matriz productiva homogeneizante, no diversificada, excluyente y primarizada.

La ganancia es para unos pocos y ESTE MODELO VIENE POR MISIONES.

Una breve descripción de la situación nacional a 3 años de gestión Macrista:

1. Aumentó el precio de los alimentos como nunca antes en la historia nacional, perjudicando a las familias de  trabajadores y a la producción nacional en todas sus ramas, con un aumento directo en los costos laborales (a los que se deben sumar los tarifazos en los precios de energía y transporte).

2. Se desfinanciaron los organismos públicos de extensión e investigación que apoyaban la producción minifundista y diversificada de alimentos, despidiendo a miles de trabajadores que garantizaban el asesoramiento productivo y la fortaleza organizativa de los pequeños y medianos productores.

3. Llevaron a las economías regionales hacia crisis profundas y a la primarización de las exportaciones  “agroindustriales”, con la consecuente pérdida del valor agregado y miles puestos de trabajo en los pueblos del interior del país.

4. Abrieron indiscriminadamente la importación de maquinaria agropecuaria agravando la situación de  desocupación y crisis en las regiones especializadas como la Provincia de Buenos Aires, la zona sur de Santa Fe y Cordoba.

¿Cuál es la amenaza para Misiones?

En Misiones se está dando un importante debate respecto al plan agropecuario que Cambiemos impulsa para nuestra Provincia y que ha sido firmado entre la Secretaria de Agricultura Familiar y Desarrollo Territorial de la Nación (SAFyDT) y el lobby agroexportador “MAIZAR”.

Este plan pretende incorporar 250 mil has de maíz transgénico que tienen como destino la exportación de materia prima a países como Brasil.

La política agraria que Cambiemos quiere imponer en nuestra Provincia amenaza de manera directa lo que hemos defendido durante muchos años: la soberanía agroalimentaria, la biodiversidad y el arraigo rural de nuestros colonos.

Cabe destacar que el negocio de la exportación de materia prima, será controlado y concentrado por dos o tres empresas que terminarán imponiendo el precio a los productores que se incorporen a tan “beneficioso” plan y que verán cómo el negocio millonario se convierte en migajas en unos pocos años.

El comunicado firmado por los funcionarios nacionales Jerónimo Lagier y Walter Kunz, expresa la falta de conocimiento y la soberbia de quienes no están dispuestos a dialogar cuando defienden millonarios negocios, extraños a estas tierras y que beneficiarán a unos pocos.

Es por ello que debemos decidir:

a) “Soberanía Alimentaria” o Agricultura Dependiente:
Este plan de agricultura de “alta productividad” apunta a que más de 250 mil hectáreas se dediquen al cultivo de  maíz transgénico por lo cual quedarán bajo el control de 4 empresas trasnacionales que son las fabricantes de semillas transgénicas, y son quienes venden el paquete tecnológico y poseen los derechos de propiedad intelectual de las mismas.

La pérdida de las variedades criollas y la pérdida de diversificación productiva es lo opuesto a los esfuerzos que se están realizando para alcanzar la soberanía alimentaria en nuestra Provincia.

b) “Agricultura con colonos” o campos sin gente:
Como justificación de la plantación de maíz transgénico a gran escala, Jeronimo Lagier – Coordinador Provincial de la SAFyDT- ha reivindicado el modelo brasilero: “podes hacer 200 km sin ver un rancho!” declaró.

Esta  manifestación no muestra su desprecio hacia nuestros pequeños productores, sino que devela el objetivo último de Cambiemos: un modelo productivo excluyente. Enormes maizales con familias cada 200 km es su inteligente proyecto, para una Provincia que se forjó con el esfuerzo de miles de colonos y que es una de las mas
densamente pobladas de nuestro país. Un delirio de alguien que no conoce la realidad.

c) “Ruralidad con valor agregado” o modelo agroexportador primarizado:
Otro de los puntos del “plan de alta productividad” apunta a exportar maíz como materia prima (sin generar valor agregado), para alimentar pollos y cerdos del sur de Brasil (que luego serán importados a la Argentina).

Ese proyecto del Lobby MAIZAR solo beneficia a las empresas concentradas que serán propietarias de los paquetes tecnológicos y a las exportadoras que financian MAIZAR.

Nuestros colonos deberían dejar de producir mediante sistemas de rotación diversificados (incluyendo zonas de “capueras”) porque la agroindustria del sur de Brasil necesita de materia prima y eso representa un gran negocio para unos pocos.

d) “Biodiversidad como recurso estratégico” o paisajes rurales degradados.
En Diciembre pasado, el Congreso de la Nación sancionó la declaración de “Misiones como Capital Nacional de la Biodiversidad”.

Esto nos da la responsabilidad de proteger biodiversidad, como recurso estratégico en el último remanente de Selva Altoparanaense que queda en la región. Las acciones que se han llevado adelante por parte de la Provincia con
ese objetivo han costado mucho esfuerzo y todo el pueblo de Misiones las apoya.

Incorporar irresponsablemente 250 mil has de maíz en Misiones haría cambiar la sustentabilidad a una escala regional sin precedentes, resignando la soberanía biotecnológica, homogeneizando el uso de las tierras, expulsando a los colonos y afectando la rentabilidad de su trabajo.

Por todo ello decimos… CON MISIONES, NO!

Frente Productivo Misiones

Deja una respuesta