21 de September de 2021

La luz mala de Macri y de los amigos de Cristina, por Mauro Federico

El com­ple­jo en­tra­ma­do de em­pre­sas con­ce­sio­na­rias de los ser­vi­cios de dis­tri­bu­ción ener­gé­ti­ca, apa­re­ce como res­pon­sa­ble di­rec­to del apa­gón del Día del Pa­dre.

Na­die se ani­ma a des­car­tar la hi­pó­te­sis de un sa­bo­ta­je, aun cuan­do esté sos­te­ni­da en una te­me­ra­ria elu­cu­bra­ción po­lí­ti­ca don­de apa­re­cen em­pre­sa­rios ami­gos del pre­si­den­te y de su an­te­ce­so­ra.

A tres días (há­bi­les) del cie­rre de lis­tas, re­ve­la­mos la cau­sa por la que Vidal es­tu­vo a pun­to de ba­jar­se de la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­do­ra. Y las con­di­cio­nes que puso Lous­teau para acep­tar la can­di­da­tu­ra a se­na­dor por el ofi­cia­lis­mo.

El pri­mer día del Pa­dre en el que Mau­ri­cio Ma­cri no tuvo a quien sa­lu­dar, ama­ne­ció con un cie­lo en­ca­po­ta­do y una llu­via to­rren­cial so­bre bue­na par­te del te­rri­to­rio ar­gen­tino. El Pre­si­den­te des­can­sa­ba plá­ci­da­men­te jun­to a su es­po­sa y su hija An­to­nia en Los Abro­jos, cuan­do el so­ni­do de su te­lé­fono lo des­per­tó abrup­ta­men­te.

Eran las 7:25 de la ma­ña­na, ho­ra­rio in­fre­cuen­te para una lla­ma­da do­min­gue­ra de su ami­go Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, ac­tual se­cre­ta­rio de Ener­gía. El ob­je­ti­vo era co­mu­ni­car­le que más del 90 por cien­to de los usua­rios de ser­vi­cios eléc­tri­cos se ha­bían que­da­do sin su­mi­nis­tro por un gra­ve pro­ble­ma en la red de dis­tri­bu­ción del li­to­ral.

Ni bien cor­tó, Ma­cri pen­só en su papá y no sólo por­que ex­tra­ña­ra no te­ner que lla­mar­lo para desear­le un fe­liz día. El gru­po que su pro­ge­ni­tor creo a prin­ci­pios de los se­ten­ta y del que él mis­mo for­mó par­te has­ta que se vol­có a la po­lí­ti­ca, tie­ne par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria en una de las em­pre­sas res­pon­sa­bles del trans­por­te ener­gé­ti­co jus­to en el área don­de se pro­du­jo la fa­lla que ori­gi­nó el cor­te.

Se tra­ta de la em­pre­sa Yacy­lec, com­pa­ñía que se de­di­ca a tras­la­dar la ener­gía des­de la hi­dro­eléc­tri­ca de Yacy­re­tá (ubi­ca­da en el nor­te de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes), has­ta la re­pre­sa de Sal­to Gran­de, en la pro­vin­cia de En­tre Ríos.

Has­ta los pri­me­ros días de mar­zo de 2016 (tres me­ses des­pués de ha­ber asu­mi­do como ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo) Ma­cri con­tro­la­ba el 5,33 % de las ac­cio­nes A y B de la fir­ma a tí­tu­lo per­so­nal de la fir­ma, los que ce­dió a SI­DE­CO, el hol­ding que en­glo­ba to­dos los ne­go­cios de su fa­mi­lia para “trans­pa­ren­tar” la re­la­ción en­tre su uni­ver­so em­pre­sa­rial y su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. SI­DE­CO par­ti­ci­pa del ca­pi­tal ac­cio­na­rio de Yacy­lec des­de 1993, cuan­do Car­los Me­nem le otor­gó a una UTE en­ca­be­za­da por su ami­go Fran­co Ma­cri “la cons­truc­ción, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to del Pri­mer Tra­mo del Sis­te­ma de Trans­mi­sión aso­cia­do a Yacy­re­tá”.

Ha­blan­do en crio­llo, Yacy­lec –pro­pie­dad de la fa­mi­lia del Pre­si­den­te- es la res­pon­sa­ble de unir la ener­gía que se ge­ne­ra en Yacy­re­tá con el Sis­te­ma Ar­gen­tino de In­ter­co­ne­xión, con­tro­la­do por Tran­se­ner, pro­pie­dad de Mar­ce­lo Mind­lin, uno de los ami­gos de Mau­ri­cio Ma­cri que más se ha be­ne­fi­cia­do des­de di­ciem­bre de 2015 con los reaco­mo­da­mien­tos ta­ri­fa­rias (ya que ade­más es pro­pie­ta­rio de EDE­NOR).

“Que exis­ta re­la­ción en­tre los cons­truc­to­res de las obras, los ge­ne­ra­do­res y los tras­por­ta­do­res de la ener­gía y la po­lí­ti­ca no es sa­lu­da­ble para la trans­pa­ren­cia del sis­te­ma eléc­tri­co por­que pro­vo­ca una dis­tor­sión gro­se­ra en­tre quie­nes par­ti­ci­pan del ne­go­cio en sus di­fe­ren­tes eta­pas y quie­nes de­be­rían con­tro­lar­los”, ase­gu­ra el in­ge­nie­ro An­drés Re­tar, uno de los es­pe­cia­lis­tas más con­sul­ta­dos du­ran­te las acia­gas ho­ras del do­min­go.

Si fal­ta­ra al­gún ele­men­to para vi­go­ri­zar el con­cep­to del ex­per­to, lo apor­ta otro dato de la reali­dad que no sor­pren­de a los que co­no­cen del ne­go­cio ener­gé­ti­co, pero sí ge­ne­ra im­pac­to po­lí­ti­co en el año elec­to­ral.

Otro de los so­cios de Yacy­lec es la em­pre­sa Elec­tro­in­ge­nie­ría, cuyo ti­tu­lar es el ul­tra­kir­ch­ne­ris­ta Ge­rar­do Fe­rrey­ra, quien aca­ba de ser be­ne­fi­cia­do por la Cá­ma­ra fe­de­ral por­te­ña con una li­ber­tad vi­gi­la­da, lue­go de ha­ber per­ma­ne­ci­do pre­so des­de el 1 de agos­to de 2018 en el mar­co de la cau­sa Cua­der­nos, por or­den del juez Clau­dio Bo­na­dío.

“Es la pa­ra­do­ja en la cual se co­nec­tan Ma­cri y Cris­ti­na”, ex­pli­ca un ana­lis­ta del mer­ca­do ener­gé­ti­co. “De he­cho, quien asu­me la pre­si­den­cia in­te­ri­na de Elec­tro­in­ge­nie­ría cuan­do Fe­rrey­ra y su se­gun­do Os­val­do Acos­ta fue­ron pre­sos, es el li­cen­cia­do Juan Ma­nuel Pe­rey­ra, que en su cu­rri­cu­lum os­ten­ta ha­ber sido vi­ce­pre­si­den­te y di­rec­tor ti­tu­lar de Yacy­lec”, com­ple­ta el ex­per­to.

Y agre­ga una hi­pó­te­sis acer­ca de cómo y por qué se pro­du­je­ron los reaco­mo­da­mien­tos ac­cio­na­rios: “cuan­do asu­mió el ma­cris­mo, la com­pa­ñía es­ta­tal Enar­sa pre­sio­nó a Elec­tro­in­ge­nie­ría para que le ven­die­ra las ac­cio­nes que te­nía en Tran­se­ner; como Enar­sa ya te­nía el 25% del pa­que­te ac­cio­na­rio a tra­vés de la AN­SES, se que­dó con el 50 %. El otro 50 % per­te­ne­ce a Tran­se­lec, cuyo due­ño es Mind­lin”.

Pa­san­do en lim­pio: sea quien fue­ra el res­pon­sa­ble del desas­tre ocu­rri­do ayer, es­car­bar de­ma­sia­do en la dis­tri­bu­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des den­tro del ne­go­cio ener­gé­ti­co pue­de de­jar en evi­den­cia que la em­pre­sa de la fa­mi­lia del pre­si­den­te es so­cia de una fir­ma cu­yos due­ños es­tán pre­sos por la cau­sa de co­rrup­ción más gran­de de la his­to­ria ju­di­cial ar­gen­ti­na. Y eso se tra­du­ce en un cos­to po­lí­ti­co que el Go­bierno no está dis­pues­to a pa­gar a cua­tro me­ses de una elec­ción cla­ve.

Como si esto fue­ra poco, un dato más: Yacy­lec adeu­da cer­ca de cin­cuen­ta mi­llo­nes de pe­sos en im­pues­tos im­pa­gos a la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (AFIP), más mul­tas e in­tere­ses acu­mu­la­dos, y las cos­tas de­ri­va­das del pro­ce­di­mien­to. Así lo re­sol­vió en di­ciem­bre pa­sa­do la Sala D del Tri­bu­nal Fis­cal tras re­cha­zar la ape­la­ción de la em­pre­sa.

La de­sig­na­ción de Mi­guel Ángel Pi­chet­to como com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Mau­ri­cio Ma­cri evi­den­ció la osa­día con la que los fun­da­do­res de Cam­bie­mos –hoy Jun­tos por el Cam­bio– es­tán dis­pues­tos a ju­gar para ob­te­ner un triun­fo elec­to­ral que los ca­ta­pul­te a un se­gun­do man­da­to.

De­fi­ni­da la fór­mu­la pre­si­den­cial y tam­bién los bi­no­mios que se pre­sen­ta­rán en los dos dis­tri­tos elec­to­ra­les más im­por­tan­tes en los que se vota jun­to al co­mi­cio na­cio­nal (Ca­pi­tal Fe­de­ral y Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res), lo que res­ta ce­rrar de acá has­ta el sá­ba­do cuan­do cie­rre la pre­sen­ta­ción de las lis­tas ante la jus­ti­cia elec­to­ral es quié­nes y en qué or­den con­for­ma­rán las lis­tas de le­gis­la­do­res.

Un dato que no tras­cen­dió pú­bli­ca­men­te pero que ge­ne­ró mu­cha preo­cu­pa­ción en la Ro­sa­da, fue la ame­na­za que hizo lle­gar la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal has­ta los oí­dos del pre­si­den­te a me­dia­dos de la se­ma­na pa­sa­da, de de­cli­nar su can­di­da­tu­ra a go­ber­na­do­ra.

“Ella ha­bía pe­di­do como con­di­ción sine qua non que (Cris­tian) Ri­ton­do –quien ocu­pa­rá el pri­mer lu­gar en la lis­ta de dipu­tados na­cio­na­les en re­pre­sen­ta­ción de los bo­nae­ren­ses– sea el pre­si­den­te de la cá­ma­ra Baja a par­tir de di­ciem­bre y como hubo una fuer­te pre­sión de nues­tros so­cios ra­di­ca­les para que ese lu­gar lo ocu­pe (Al­fre­do) Cor­ne­jo, Ma­riu sa­lió a ju­gar fuer­te para que lo ra­ti­fi­quen”, ase­gu­ró una fuen­te par­la­men­ta­ria del ofi­cia­lis­mo con­sul­ta­da por #Puen­teAe­reo. “Si no hay acuer­do para que Cris­tian sea el re­em­pla­zan­te de Emi­lio (Mon­zó) yo me bajo de la cam­pa­ña”, le ha­bría di­cho Vidal a Ma­cri.

El re­cla­mo de la dama se hizo sen­tir, por­que au­to­má­ti­ca­men­te el pre­si­den­te se co­mu­ni­có con el go­ber­na­dor men­do­cino para con­ven­cer­lo de no fi­su­rar el fren­te in­terno con esa de­man­da y para acom­pa­ñar su es­tra­te­gia di­sua­si­va con algo más que pa­la­bras, le ha­bría ofre­ci­do otro es­tra­té­gi­co car­go den­tro del par­la­men­to na­cio­nal.

Otro que re­co­bró vi­gor po­lí­ti­co tras sus reite­ra­das in­de­fi­ni­cio­nes res­pec­to al lu­gar en don­de te­nía in­ten­cio­nes de ju­gar es el ex em­ba­ja­dor ar­gen­tino en Es­ta­dos Uni­dos, Mar­tín Lous­teau. El eco­no­mis­ta, quien no tie­ne una gran re­la­ción con va­rios his­tó­ri­cos del PRO, fue ten­ta­do con en­ca­be­zar la lis­ta de se­na­do­res na­cio­na­les en el dis­tri­to don­de al­gu­na vez le dispu­tara vo­tos al ac­tual jefe de go­bierno.

El ofre­ci­mien­to ten­dría como prin­ci­pal ob­je­ti­vo des­alen­tar cual­quier in­ten­to del en­ru­la­do eco­no­mis­ta por dispu­tar una PASO con­tra Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta.

Cla­ro que el fun­da­dor del par­ti­do ECO, apro­ve­chan­do la su­pues­ta de­bi­li­dad de sus ofe­ren­tes, apro­ve­chó para po­ner con­di­cio­nes. Una de ellas fue de­ci­dir quién lo acom­pa­ña­rá en la pos­tu­la­ción para ocu­par un lu­gar en la Cá­ma­ra alta. “Us­te­des pro­pon­gan nom­bres, que yo eli­jo”, le ha­bría di­cho Lous­teau a Mar­cos Peña.

“Mar­tín pre­ten­día que fue­ra Ca­ro­li­na Stan­ley, pero como le di­je­ron que no, que­dó a la es­pe­ra de otras al­ter­na­ti­vas, fue cuan­do le ofre­cie­ron a dos di­ri­gen­tes mu­je­res, pero no con­for­ma­ron”, con­fió un re­fe­ren­te de ECO.

Se­gún pudo sa­ber este si­tio, las dos pos­tu­la­das por el ofi­cia­lis­mo fue­ron la em­ba­ja­do­ra ar­gen­ti­na ante la OEA Pau­la Ber­tol y Vic­to­ria Mo­ra­les Gor­le­ri, una fer­vien­te mi­li­tan­te anti-abor­tis­ta, de lle­ga­da di­rec­ta al Papa Fran­cis­co.

Mauro Federico
Puente Aéreo