24 de enero de 2021

La Garganta repudió la visita de Bullrich a la villa 21-24

La Garganta Poderosa repudió la visita de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a la villa 21-24 a un mes de las torturas perpetradas por seis prefectos contra los jóvenes Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Mayo.

La Garganta lamentó «la provocación» de Bullrich, a la que calificó de «ministra de Impunidad», y denunció que en su visita al barrio se montó «set de grabación» de la «prensa amarilla», en referencia al gobierno PRO.

Los integrantes de la revista, que es parte de la organización La Poderosa, subrayaron que Bullrich no se acercó a la villa «para apoyar a Zavaleta en persona, ni para denunciar a sus represores, sino para lavarse la jeta como patrona de los torturadores».

«Sin haberse comunicado mediante ningún funcionario y sin haberse pronunciado ni una sola vez, la ministra llega al barrio un mes después, haciendo ficción con su propia impunidad, en busca de una reacción que nuestra comunidad no tendrá jamás, porque nosotros sí creemos en la paz», sentenciaron desde La Garganta.

La semana pasada, la jueza Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 6, María Gabriela Lanz, procesó a los seis prefectos que participaron de las torturas contra Iván y Ezequiel como coautores de los delitos de imposición de torturas y robo, agravado por su comisión con arma de fuego.

En el fallo, Lanz sostuvo que los prefectos Leandro Adolfo Antúnez, Orlando Ariel Benítez, Osvaldo Alberto Ertel, Ramón Fernando Falcón, Eduardo Sandoval y Yamil Alejandro Marsilli sometieron a Iván y Ezequiel a «reiteradas agresiones físicas –golpes de puño, puntapiés y bastonazos-, les profirieron reiteradas amenazas de muerte, con un cuchillo y con sus armas de fuego, los atemorizaron al hacerlos protagonistas de simulacros de fusilamiento, práctica que incluyó disparar efectivamente una de las armas reglamentarias cerca del rostro del segundo».

Además, la jueza detalló que la tipificación de la causa como tortura se debió a «la extrema juventud y minoridad de Navarro y Moya, respectivamente, las notas de nocturnidad y desamparo en que los colocaron deliberada y abusivamente, y el tenor de las amenazas psicológicas y agresiones físicas que les propinaron en el prolongado lapso que excedió una hora, importa una intensificación del sometimiento, con las notas de una ilegal detención, que tipifica en la figura de la tortura ya que actuaron grupalmente tormentos físicos y sufrimientos psíquicos».

Tras el procesamiento, La Garganta describió que Bullrich visitó esta tarde la villa 21-24 «respaldada por sus vigilantes uniformados y otro par de acompañantes rentados» y «respondió con silencio a todas las interpelaciones, para no entorpecer esas ediciones que repetirán a granel».

Además, el comunicado de la organización insiste en que la ministra «ni siquiera llamó por teléfono a las familias de Iván y Ezequiel» y se pregunta: «¿Que vino a buscarlos? Dura y brutal ironía, pues cayó custodiada por Prefectura, más la Federal, más Gendarmería».

En el comunicado, La Garganta denunció también que los jóvenes «están refugiados afuera de la ciudad gracias a la solidaridad de los gremios que nos asistieron, por las amenazas que recibieron de sus valientes empleados, esos subordinados que a toda hora padecemos». «Señora, acá no la queremos, acá le tenemos miedo», gritaron desde La Garganta.

Página12

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: