29 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

La economía le está ganando la pulseada a la salud, por Jorge Mielniczuk

No quedar cortos de votos, con la boleta corta, por Jorge Mielniczuk

En medio de la pandemia mundial, la cantidad de infectados, muertos y en terapia intensiva, todos se imaginaban que la preocupación sería el cuidado de la salud y no la economía.

En ese contexto, muchos se preguntaban si la presión económica y el mercado de consumo le pondrían fin a la cuarentena y el aislamiento social, y así fue, la economía se impuso y es la que gobierna y manda en el mundo y domina al ser humano. En medio de ello, una jugada política esclarecedora del presidente Alberto Fernández.

En el principio de la pandemia la gran mayoría señalaba como prioridad la salud, otros que se debería cuidar la economía y la salud; y los que están en contra de todas las medidas sanitarias y de la cuarentena, entendiendo que se debían morir todos los que tengan que morir, pero no dejar caer la economía.

Y así de mal les fue a los países que priorizaron la economía por sobre la salud, como el caso del Brasil, que su actividad económica cayó en un 9,7. Y en los EE.UU. la caída fue superior al 10 por ciento anual.

El reclamo de la Policía y Servicio Penitenciario, de recomposición salarial, que se inició en la provincia de Misiones y se extendió a otras provincias, en particular, en la provincia de Buenos Aires, en donde la situación fue mucho más compleja porque no existía un único canal de diálogo, y también se entremezclan las cuestiones políticas, que quedaron claramente especificadas en las actitudes y comportamientos, como las de llevar la protesta a la residencia presidencial de Olivos, cuando el problema es de índole provincial.

Y al tener un condimento político, la determinación política del presidente Alberto Fernández, de solucionar el problema en base a una justa retribución de los tributos públicos, que fue la de restarle el uno por ciento al gobierno de la ciudad Autónoma de Buenos Aires, unos 35 mil millones de pesos, para afectarlos al aumento salarial de los policías, que hizo traer al presente decisiones del ex presidente Mauricio Macri, quien por decreto aumentó en dos puntos la coparticipación del gobierno de la ciudad, y hoy, a través del mismo mecanismo, le resta un punto.

Además, provocó la reacción de los dirigentes del PRO, que salieron a reclamar que la reducción en un punto de los ingresos afectará a la salud, educación, seguridad, entre otras áreas de gobierno, para que se logre interpretar que la asignación de recursos debe guardar cierto equilibrio.

En el caso del sector docente a nivel nacional, volvieron a recuperar las paritarias docentes, que, por decreto, el ex presidente Mauricio Macri decidió dejarlo sin efecto, lo que en la práctica llevó a que el sueldo del sector docente se fuera deteriorando, como así también el de todos los sectores asalariados, tanto públicos como privados.

Lejos quedó el concepto de solidaridad y saltó el individualismo, los personalismos, egoísmos y el sálvese quien pueda, autodeterminándose quienes son más o menos importantes en la pandemia, cuando todos los actores sociales son importantes y tanto gobierno como empresarios deben de atender la demanda salarial que es sumamente necesaria, pero sin la necesidad de cuestionar, como viene ocurriendo a los sectores que perciben subsidios del Estado, subsidios que también fueron a los sectores privados para salvar empresas y pagar sueldos de los empleados.

En el actual contexto mundial todo es importante, la salud, la economía, la gente que tiene y también la gente que no tiene. No se debe olvidar que en el inicio de la pandemia se pedía un mundo más humanizado y más solidario, porque la pandemia no pasó y el virus va a seguir matando.

Estatus salarial, social y sobrevida

El estatus social también está compuesto por el tipo de profesión, a lo que se dedica cada cual, y va en función a los años y esfuerzos de estudio. En la escala social no son lo mismo un médico que un docente, un policía, un mecánico, un electricista o un albañil, una cajera de supermercado, un empleado bancario, del ANSeS o un trabajador de EMSA.

Todos tienen diferentes ocupaciones u oficios, y todos tienen diferentes remuneraciones. Desde esta perspectiva, algunos concluyen diciendo: ¿De qué sirve ser contador público si el sueldo en una empresa es de 45 mil pesos y sin relación de dependencia? mientras un Policía recién ingresado cobra igual que el contador, más que un docente.

El ingreso salarial también determina el estatus en la escala social, que tiene que ver con niveles de exposición, poder adquisitivo y diferentes tipos de consumo, que, por lo general, se piensa que también determinan jerarquías sociales.

En el caso del sector docente en Misiones, si bien son los sectores minoritarios pero diversos, hay algunas evidencias de que el nivel conflictivo en una gran parte tiene un trasfondo de intentar copar el liderazgo gremial del sector docente, que interpretan que se ha debilitado, luego del trágico fallecimiento de Stella Maris Leverberg que desarrolló durante años una fuerte conducción gremial, y son varios sectores gremiales que entienden que es una oportunidad para intentar ocupar la conducción de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM).

Todos los sectores de la administración pública son importantes, al igual que los sectores de privados, como, por ejemplo, los empleados de comercio, de los supermercados, las cajeras; debemos estar de acuerdo en que se deben mejorar los salarios de todos los trabajadores sin distinciones gremiales, mucha gente no se juega ninguna cuestión de estatus o escala social, sino que no le alcanza para cubrir sus necesidades básicas, no llega a fin de mes.

El acuerdo salarial logrado por la Policía y el Servicio Penitenciario se estableció en la base sobre la que reclaman ahora los demás gremios, algunos entienden que socialmente les corresponde más dinero y están muy ofendidos con lo que les ofreció -en concepto de recomposición salarial- el gobierno provincial, en particular, algunos sectores docentes, que pretenden que la recomposición salarial, que se vino deteriorando desde hace varios años, se recupere en un solo aumento, que ronda el 70 por ciento, mientras que desde el gobierno pretenden que la recuperación del poder adquisitivo salarial se recupere en forma gradual, progresiva y equilibrada con los demás sectores de la administración pública provincial y nacional.

No solo las fuerzas de seguridad provincial lograron un buen acuerdo salarial, también el sector de la Salud, de un 45 por ciento al básico, unos quedaron conformes y otros no, al igual que el sector docente. En el caso de los porteros reclaman un aumento del 76 por ciento, que sumado al aumento del 20 por ciento en febrero de este año, el incremento salarial total para este año que estarían pretendiendo los porteros es del 96 por ciento, según lo señalado por Cecilio Vázquez, en verdad, algo difícil de poder acordar con cualquier gobierno.

En el caso docente, si bien la mayoría de la sociedad apoya todos los reclamos salariales, mientras no le afecten sus derechos de poder circular libremente por las rutas, y observan críticamente que antes cortaban la ruta porque pedían dialogar, las autoridades gubernamentales los recibieron, no aceptan la propuesta salarial y siguen cortando la ruta, en una primera mirada parece contradictoria la postura de los sectores docentes autoconvocados, porque desde el gobierno entienden que son los docentes lo que con su postura cortan el diálogo, y recaen las sospechas de que en realidad querían hablar pero no acordar y así poder justificar la continuidad de la protesta, para pelear la conducción del gremio, el negocio político gremial no es lograr un acuerdo pacificador, sino seguir con el conflicto manteniéndole caliente la cabeza al docente y también a los misioneros afectados por los cortes de ruta.

En estas condiciones y con los docentes cortando las rutas en muy difícil que el gobierno vuelva a convocarlos a una mesa de negociación, porque les queda en claro que la intención va mucho más allá de lograr un acuerdo salarial docente.

Jorge Mielniczuk

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.