//La Ca­pi­ta­na, por Silvia Risko

La Ca­pi­ta­na, por Silvia Risko

En los equi­pos de fút­bol, des­de los que jue­gan en los po­tre­ros has­ta la se­lec­ción na­cio­nal, tie­nen la con­duc­ción den­tro de la can­cha del ca­pi­tán o ca­pi­ta­na que es quien pone la cara por el equi­po, con­tie­ne a los ju­ga­do­res, re­cla­ma ante la in­jus­ti­cia y cuen­ta con el res­pe­to de sus com­pa­ñe­ros.

Es el pun­tal para lle­var a de­lan­te la es­tra­te­gia que ga­ran­ti­ce la vic­to­ria. Es el lí­der na­tu­ral al ser­vi­cio del con­jun­to.

En un bu­que, es el ca­pi­tán el que con­du­ce, ma­nio­bra y go­bier­na la nave para lle­gar a des­tino sin po­ner en ries­go a la tri­pu­la­ción. Es quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger a las per­so­nas, las car­gas trans­por­ta­das y al pro­pio bar­co. Sin el ca­pi­tán el bar­co no zar­pa.

Trai­go es­tas com­pa­ra­cio­nes de dos ám­bi­tos que pa­re­cie­ran ser no-po­lí­ti­cos para di­men­sio­nar la ha­za­ña ti­tá­ni­ca de la jo­ven Evi­ta –la Ca­pi­ta­na– y so­bre todo, ver en real pers­pec­ti­va su le­ga­do.

La con­quis­ta de de­re­chos es el arma más po­de­ro­sa para ir ce­rran­do de raíz la ver­da­de­ra grie­ta so­cial que te­ne­mos en Ar­gen­ti­na, y que no es pre­ci­sa­men­te po­lí­ti­ca sino de cla­ses. Evi­ta sa­bía lo que sen­tía un ex­clui­do y mar­gi­na­do.

En­ten­día ra­cio­nal­men­te el po­der de la dis­cri­mi­na­ción tan­to del po­bre como de la mu­jer. Le do­lía el tra­ba­ja­dor ex­plo­ta­do y los ni­ños ham­brea­dos. Su em­pa­tía con el do­lor del pue­blo hizo que su fi­gu­ra tras­pa­se el pe­ro­nis­mo; hoy Evi­ta es pa­tri­mo­nio po­lí­ti­co de Ar­gen­ti­na. Con sus vir­tu­des, de­fec­tos y cor­ta edad hizo lo que mu­chos pro­me­ten pero no cum­plen.

Con ella se en­sa­ña­ron bes­tial­men­te, des­de ser la puta del ge­ne­ral, el fes­te­jo por su en­fer­me­dad, la ale­gría por su muer­te y las vio­la­cio­nes a su cuer­po. In­ten­tan por to­dos los me­dios des­truir­la, que su fuer­za se des­va­nez­ca y su le­ga­do se ex­tin­ga. De ha­ber te­ni­do hi­jos hu­bie­ran sido per­se­gui­dos para arro­di­llar­la. No lo con­si­guen, ella si­gue en­ca­be­zan­do las lu­chas so­cia­les.

Su fa­mo­sa fra­se “vol­ve­ré y seré mi­llo­nes” se con­vir­tió en un slo­gan elec­to­ral para los po­lí­ti­cos de café pero para otros –los con­ven­ci­dos– es el faro que guía a la hora de to­mar de­ci­sio­nes. Esas de­ci­sio­nes que son vi­ta­les para el cre­ci­mien­to equi­ta­ti­vo e igua­li­ta­rio de los ciu­da­da­nos, para que la úni­ca ex­clu­sión sea la vo­lun­ta­ria, no la im­pues­ta por puro ca­pri­cho del go­ber­nan­te de turno.

Pero en ese “vol­ve­ré…” hay mu­cho más. Está la épi­ca po­lí­ti­ca, el com­pro­mi­so más allá del bie­nes­tar in­di­vi­dual, ese que em­pu­ja al re­mo­lón, le­van­ta al caí­do y con­ven­ce al in­di­fe­ren­te. En su “vol­ve­ré” está su amor, fuer­za y con­vic­ción por la po­lí­ti­ca, la he­rra­mien­ta más no­ble para la trans­for­ma­ción so­cial que si la de­ja­mos en ma­nos de opor­tu­nis­tas y ven­ta­je­ros nos van a ha­cer tan­to daño como se lo hi­cie­ron a Eva.

Ella sa­bía que los de­re­chos se sos­tie­nen cuan­do la gran masa po­pu­lar se em­po­de­ra de ellos. Vol­vió con la AUH, con la de­fen­sa de la in­dus­tria na­cio­nal, con la es­ta­ti­za­ción de YPF, con el apo­yo a em­pre­sa­rios so­li­da­rios. Vi­bró con el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio.

La vi­mos cuan­do se im­ple­men­tó la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca a los ju­bi­la­dos sin apor­tes, las fa­mo­sas má­qui­nas de co­ser Sin­ger fue­ron re­em­pla­za­das por mi­les de net­books en­tre­ga­das a nues­tros gu­ri­ses. Sen­ti­mos su alien­to en la bús­que­da de unión la­ti­noa­me­ri­ca­na y en el res­pe­to a la li­bre de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. La ve­mos mar­char en­ca­be­zan­do los re­cla­mos de los tra­ba­ja­do­res y de las mu­je­res.

“…creo fir­me­men­te que el jus­ti­cia­lis­mo ven­ce­rá so­bre los hom­bres y so­bre los si­glos, pero con una con­di­ción: que no se lo deje con­ver­tir en una cosa fría, que lle­gue a la in­te­li­gen­cia sin pa­sar pri­me­ro por el co­ra­zón…”.

Re­bel­de, ague­rri­da y leal. Una ver­da­de­ra Ca­pi­ta­na…pero sola no pue­de.

Silvia Risko