29 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Jorge Romero “Movilizar a la docencia para que arrebate las conquistas que genuinamente le corresponden”

Jorge Romero “Movilizar a la docencia para que arrebate las conquistas que genuinamente le corresponden”

Jorge Romero es docente y uno de los referentes del proceso de lucha que empezó en febrero de este año con el rechazo de los sectores no oficialistas a la pauta salarial dictada por el Gobierno provincial. A horas de una nueva negociación con las autoridades, hizo un balance de la lucha y la organización de la docencia en toda la provincia.

El 2020 será recordado por ser el año de la pandemia y de las medidas de aislamiento social obligatorio, de la extensión del teletrabajo y de la educación por medios virtuales.

Pero también será recordado en Misiones como el año en que – a pesar del aislamiento-  la docencia misionera dio lugar un nuevo proceso de lucha por la recuperación salarial que desde entonces no ha parado de crecer y extenderse en toda la geografía provincial.

La Asamblea Provincial de Docentes en Lucha aglutina a gremios y agrupaciones docentes opositoras: UDNaM, Marea Blanca, UTEM- CTA A, ATE CTA A, Tribuna Docente, MPL, Corriente Nacional Docente Conti Dsntoro, Trabajadores de la Educación de Misiones en Lucha y Docentes Autoconvocadxs. Lo más notable del proceso iniciado en febrero es la creciente participación de docentes no pertenecientes a agrupaciones o gremios que confluyen en los espacios asamblearios tanto locales como en la Asamblea Provincial.

“Este proceso de lucha lo que vino plantear es un proceso de unidad muy interesante por parte de las organizaciones sindicales que no se habían arrodillado ante la patronal y algunos sectores autoconvocados” – valora Jorge Romero, de Trabajadores de la Educación de Misiones en Lucha. “Hoy no hay punto en la provincia donde no exista movilización”– asegura y avalúa que la participación de los docentes en las medidas de lucha “se fue multiplicando de manera exponencial”.

Un proceso de deterioro salarial  provocado por el ajuste estatal

Romero describe un proceso de deterioro salarial que data por lo menos del último lustro y que además de la pérdida del poder adquisitivo está signado por la introducción de ítems no remunerativos en el salario.

La pauta salarial fijada en febrero pasado por el gobierno provincial desató la indignación de amplios sectores de la docencia, pero contó con el aval de los “gremios amigos”, que el pasado lunes 7 de septiembre volvieron a acompañar la propuesta de las autoridades para el segundo semestre, y que ya fuera rechazada por la Asamblea Provincial de Docentes en Lucha.

“La patronal se recuesta en expresiones sindicales que están muy acorraladas en su lógica participacionista, en su lógica antidemocrática. Están permanentemente preocupados en ser los voceros del poder, en comunicar – como si fueran funcionarios de la cartera educativa -cuánto es lo que debemos pedir para no complicar al Gobierno, cuando este es un Gobierno que se ha encargado sistemáticamente de ajustar al conjunto de los trabajadores de la provincia y en particular a los docentes” – critica Jorge Romero, quien rechaza el argumento de falta de presupuesto en base al análisis que desde la Asamblea de Docentes en Lucha  fueron realizando en talleres acerca de los números del erario público, que desmienten que no se pueda pagar la recomposición salarial que se reclama.

Ese papel de los “gremios amigos” explica en parte el vuelco de las y los docentes hacia la participación en las asambleas y espacios gremiales no oficialistas que se han vuelto notoriamente más masivos que en años anteriores.

Asi fue que el espacio no oficialista logró ser convocado en marzo a una instancia de diálogo con el Gobierno, de lo cual no hay antecedentes en una provincia que no tiene espacios paritarios. Esa convocatoria fue un logro de la lucha docente, si bien fue suspendida luego unilateralmente por las autoridades con el pretexto de la pandemia.

“Nosotros sabemos muy bien que el proceso que permite a los trabajadores poner a discutir al patrón es la lucha, el proceso de lucha” – define Jorge Romero, a pocas horas de la realización de una nueva Mesa de Negociación, a la cual la Asamblea Docente llega con sus propuestas analizadas y decididas en la última y multitudinaria reunión en 2 de Mayo el pasado 8 de septiembre.

Alli se votó el plan de lucha que los docentes estuvieron llevando adelante en esta semana, que incluyó movilizaciones en Posadas y cortes de ruta en distintos puntos del interior. Pero además de los cortes y marchas, hay un proceso sumamente interesante de debate e intercambio en esos espacios:

“Este proceso ha tenido un crecimiento importantísimo: asambleas multitudinarias, discusiones horizontales, (…) logramos acordar entre todos una propuesta salarial unificada después de mucho discutir y tratar de entender dónde estábamos y a dónde teníamos que ir, y cuáles serían los objetivos inmediatos y los objetivos más a largo plazo, que eso nos impone el desafío de pensar cómo continuar este proceso de lucha para lograr una justicia redistributiva para todos los trabajadores de la educación”– pondera Jorge Romero.

El próximo objetivo que se propusieron las y los docentes tiene que ver con derribar la propuesta del Gobierno que ya fue avalada por los gremios oficialistas y que será discutida en la Mesa Salarial del 11 de septiembre, cuya apertura Romero atribuye a la importancia de “una lucha que en todo este tiempo se mantuvo a pesar del aislamiento, a pesar de la cuarentena…” , para lo cual considera imprescindible “movilizar a la docencia para que arrebate las conquistas que genuinamente le corresponden, a un poder que se cree omnímodo, a un poder autoritario, a un poder que no dialoga y que ha vaciado la escuela pública.”

En cuanto a la posibilidad de un fracaso en la Mesa de Negociación, Romero advierte que “hay una férrea decisión del conjunto de que tenemos que buscar una respuesta, la gente no está dispuesta a volverse con las manos vacías de Posadas.”

De todas maneras, queda el balance positivo no solo de la lucha docente, sino también de que otros sectores de trabajadores estatales hayan comenzado a plantear sus propios reclamos a partir de la experiencia de las asambleas docentes, a las cuales muchas veces se sumaron y de las cuales toman su inspiración.

“Este proceso es verdaderamente un proceso histórico el que estamos transitando, que además se inscribe en un conjunto de luchas, en un conjunto de reclamos que involucran a estatales, a judiciales, a personal de salud, que entienden el ajuste que se está cometiendo sobre el lomo de los trabajadores ya no tiene más margen y que el camino que nos queda es el camino de la lucha.” – reivindica Jorge Romero y señala la necesidad de transitar “el camino de la unidad, con paciencia, con templanza, con fortaleza. Valorar los espacios de coincidencia y seguir trabajando en aquéllos aspectos donde no se coincide.  Lograr caminar en la heterogeneidad con el objetivo común de dignificar al conjunto de la clase trabajadora.”

foto Marcos Otaño

Reporterxs

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.