José Luis Villavicencio, embajador "El mal ejemplo de la bien portada"

Entrevistamos al embajador de Nicaragua en Argentina, José Luis Villavicencio, para indagar sobre algunas cuestiones que giran en torno a la coyuntura actual que se presenta, a no tan simple vista, como un Golpe de Estado con injerencia de Estados Unidos.

“Nicaragua, Nicaragüita”, la hermosamente trovada por el ex sandinista Carlos Mejía Godoy, estuvo gobernada entre 1990 y 1996 por Violeta Barrios de Chamorro, al menos en los papeles, porque el 26 de junio de 1994 – tal como reseña el Diario El Tiempo de Bogotá- Nicaragua recibía un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), por una suma de 173 millones de dólares “para apoyar el programa gubernamental de reformas económicas 1994-1997”.

El pasado 18 de abril El Nuevo Diario publicaba una nota que cita un informe todo elogios del FMI respecto a Nicaragua, ubicándola como el segundo país con mayores perspectivas de crecimiento en Centroamérica. Ese mismo día, el gobierno sandinista liderado por Daniel Ortega, desoyó la receta del FMI, que pretendía la implementación de una suba de la edad jubilatoria a 65 años o de la cantidad de semanas trabajadas para optar a los beneficios del sistema de seguridad social nicaragüense, golpeado por un déficit de 80 millones de dólares.

El as bajo la manga del gobierno ante las exigencias del FMI para cubrir ese déficit en el fondo de pensiones, fue incrementar los aportes patronales de 19% a 22,5% (+3,5%) y los aportes de los trabajadores que se ubican en 6,25% al 7% (+0,75%). Esta propuesta, que evitaría aumentar la edad jubilatoria o las semanas trabajadas, al ser decretada fue rechazada de plano por la cúpula empresarial y detonó en protestas sociales dirigidas por la oposición nicaragüense con financiamiento externo, en cuya vanguardia figuraban estudiantes universitarios. De inmediato, el gobierno sandinista derogó el decreto y convocó a un diálogo, pero las protestas continuaron y se agudizaron dejando un saldo de fallecidos, heridos e incontables pérdidas materiales.

Pero ¿Por qué no cesaron las protestas con la derogación del decreto? ¿Quién financia estas movilizaciones y acciones que a tres meses de iniciadas toman tintes terroristas al estilo de las llamadas “guarimbas” en Venezuela? ¿Quiénes son los actores que intervienen en estas acciones? ¿Cuál es el rol de Estados Unidos en este conflicto? ¿Por qué si Nicaragua viene avanzando positivamente en desarrollo económico y social, se convierte en un “mal ejemplo” para la región.

Algunas de estas cuestiones nos las aclara José Luis Villavicencio, embajador Nicaragua en Argentina, hombre llano, humilde, que a pesar de su investidura, asegura que viaja en colectivo y  accedió a darnos una entrevista en su despacho, ubicado en el ajetreado microcentro porteño.
 
- ¿Qué está ocurriendo hoy en Nicaragua?
- Fijate, para América se están aplicando dos métodos: un método que ya lo aplicaron en los países árabes, en lo que llamaron la primavera árabe y que en América Latina llaman el golpe suave o el golpe blando. La última vez que lo aplicaron fue en Ucrania en el año 2014 y este plan tiene como objetivo principal buscar como destruir la situación física, moral, ética, destruir la organización social, en fin, destruir todo en función de dejar una tierra arrasada. En América lo aplicaron de una forma muy violenta en Honduras, en ese caso no fue un golpe blando, fue un golpe duro, un golpe político militar con la aprobación de Estados Unidos, cuando derrocaron al presidente (Manuel) Zelaya y luego lo hicieron en Paraguay también con el presidente (Fernando) Lugo, de una forma violenta.

En el caso de Nicaragua lo están haciendo al estilo árabe. Comenzaron a agarrarse del pretexto de una reforma del Seguro Social y a las 48 horas la bandera inicial del Seguro Social la tiraron al suelo y la cambiaron por la bandera de que había que derrocar la dictadura, sacar al presidente (Daniel) Ortega y comenzaron a activar planes de organizaciones paramilitares. Es decir, a las 48 horas comenzaron a surgir simultáneamente en cinco lugares en las costas del Pacífico del país, grupos paramilitares en camionetas de alta gama a tirar bombas incendiarias contra las Casas Sandinistas, las casas del FSLN. Luego se fueron a quemar las casas de las Alcaldías  sandinistas y comenzaron después a atacar a los comerciantes sandinistas, a los mercados.

Del 2007 al 2017 Nicaragua había desarrollado tanto su proyecto político económico de concertación y unidad nacional, de reconciliación Nacional, que en 2017 había sido catalogado como un ejemplo para América, porque implicaba un trabajo de Estado en función de desarrollar el país desde la concertación entre las fuerzas sindicales, las fuerzas del gobierno y la empresa privada. El objetivo era producir riqueza, porque cuando nosotros ganamos el gobierno en el 2006 y asumimos en el 2007, nosotros planteamos en primer lugar que somos un partido socialmente popular, que estamos por la opción por los pobres, pero como partido no producimos riqueza. Para producir riquezas tenés que tener alianzas con las pequeñas, medianas empresas que son los que te generan riquezas para la alimentación. Necesitábamos generar riquezas para combatir el desempleo, el hambre, el analfabetismo.

Recordá que nosotros llegamos al poder en el 79, derrocamos la dictadura de 50 años y luego entregamos el poder en los 90 por la vía electoral. Hemos sido el único movimiento guerrillero en el mundo que tras derrocar una dictadura entrega el poder por la vía electoral. A partir de entonces, pasamos 15 años en oposición. En esos 15 años estuvimos trabajando en la reconciliación nacional y como los tres gobiernos que hubo en ese período fueron gobiernos neoliberales, se olvidaron de los pobres y los que habían sido jefes de la contrarevolución en los 80 fueron abandonados por esos gobiernos neoliberales y se aliaron con nosotros. Cuando nosotros ganamos las elecciones en el 2006, en Nicaragua había una crisis económica.

- ¿Qué indicadores de esa crisis me puede comentar?
- Había 10 horas de racionamiento de energía eléctrica al día, para que tengas una idea. Teníamos un indicador de 48% de pobreza, el desempleo también disparado a un 55%, no había desarrollo productivo porque estaba paralizado, el índice de analfabetismo se había incrementado a un 42%. Entonces la tarea que empezamos a partir de 2007 fue planificar el desarrollo del país en paz, en alianza y en reconciliación. A partir de 2010 comenzamos a tener ya un crecimiento del producto interno bruto. En 2014 teníamos un crecimiento de 4% del PIB, en 2017 un 5% de crecimiento del PIB; y habíamos logrado motivar a la empresa privada de Nicaragua se metiera a participar en los programas de acción social, no toda la empresa privada, pero si un sector. Por ejemplo si una empresa iba a hacer  5000 viviendas, un 10 o un 20 % de esas viviendas debían dirigirlas al sector social. Viviendas de 10 mil dólares, 15 mil dólares, 20 mil dólares a pagar en 20 años.

En ese período nosotros desarrollamos un plan estratégico de turismo, infraestructura, producción, ampliamos el comercio internacional. Antes dependíamos netamente de nuestra relación comercial con Estados Unidos y comenzamos a diversificar nuestras relaciones comerciales con Asia, Europa trayendo inversiones extranjeras a Nicaragua. Total que en 10 años habíamos generado más de 250 mil nuevos empleos, habíamos bajado la tasa de analfabetismo a un 12%, habíamos logrado combatir la pobreza y, sobre todo, corregir errores que cometimos en los 80.

Nicaragua se había convertido en el eje central de operaciones de la economía centroamericana. La empresa privada nicaragüense aglutinó a la empresa privada de Centroamérica, porque había mucho interés en conocer la experiencia nicaragüense y se estableció una Cámara de Comercio Federal Centroamericana, donde empresarios de Guatemala, Honduras, El Salvador, incluso Costa Rica, tenían acceso a ciertas prerrogativas del desarrollo económico que Nicaragua estaba teniendo. Un ejemplo, en Costa Rica todas las empresas turoperadoras de turismo, a partir de 2015 empezaron a promover a Nicaragua desde Costa Rica. Los Turistas llegan a Costa Rica y ellos los traen a Nicaragua. Nosotros con eso no tenemos ninguna envidia, porque estamos hablando de integración latinoamericana.

Nosotros estamos desarrollando un país modelo no sólo para Centroamérica, sino para toda la región y comenzamos a ser un mal ejemplo para los señores de Estados Unidos, más que de Estados Unidos, estamos hablando del bloque de senadores de origen cubano y del Departamento de Estado. Ya en el 2015 a nosotros nos alertan, cuando ellos, en contubernio con un grupo de partidos políticos de la derecha y un grupo de ex-sandinistas que se retiraron en 1993, hacen un proyecto de Ley conocido como Nica-Acts que establecía que Estados Unidos se convertía en juez contra Nicaragua y que todo lo que Nicaragua hiciese sin el consentimiento del Departamento de Estado y los senadores, inmediatamente iban a pedir que se nos sancionara. Una especie de super juez, super policía.

Sin embargo, ese proyecto Nica-Acts, aunque fue aprobado en 2015 lo en la Cámara Baja de los Estados Unidos, sin ni siquiera leerlo, al subir al Senado, se paró. En el 2016 se paró y en el 2017, de igual forma, se paró. En el 2018 ante la desesperación de que no pasaba el proyecto Nica-Acts fue que estos diputados, Ross Lehtinenn y Marcos Rubio, se aliaron con un grupo de periodistas que fueron del Frente Sandinista, te estoy hablando de Carlos Fernando Chamorro, del periódico La Prensa en Nicaragua, que hablan de “la dictadura sandinista”… ¿Pero cómo va a haber dictadura si hay libertad de expresión? ¿Cómo va a haber dictadura si hay libertad de inversión? ¿Cómo va a haber dictadura si el Gobierno no tiene bancos nacionales? Toda la banca está en manos de la empresa privada. Hablan cosas así que contradicen totalmente a lo que sería una dictadura.

Ellos organizan sus grupos bajo la bandera azul y blanca de la patria, porque supuestamente están luchando contra una dictadura. Se meten en las estaciones gasolineras, por ejemplo, encapuchados, encañonan a todo el mundo, roban las carteras, otras pertenencias, todo el licor que tienen y salen motorizados. Hay muchos motorizados últimamente porque se pueden desplazar más rápido. Y ese es el modus operandi: matan, saquean, prenden fuego y al día siguiente los medios de comunicación que ellos tienen, como CNN, Univisión, etc, empiezan a decir que todos esos desastres los está causando la dictadura de Daniel Ortega y que son los paramilitares del gobierno los que están matando a la gente y pegándole fuego al país.

- Hay una versión según la cual uno de los motivos que tiene Estados Unidos para avanzar sobre Nicaragua y financiar a estos grupos terroristas, es que hay un proyecto de construcción de un canal alternativo al Canal de Panamá y que una empresa china tendría la concesión para construir y operar el canal.
- Lo del Canal de Nicaragua no es la preocupación principal, aunque si hubo ya desde el siglo XV, XVI, XVII, cuando Estados Unidos empezó a ver que en el estado de California había petróleo y comenzaron a robarle ese territorio al estado de México, ahí los Estados Unidos descubrieron que existe un canal interoceánico en Nicaragua de manera natural. Ya existe un canal interoceánico natural en Nicaragua.

Panamá se emancipa de Colombia en el año 1903-1904, una emancipación producto de una negociación entre el gobierno  colombiano con el gobierno estadounidense. A cambio de esa negociación para emancipar el estado de Panamá lo que hace el gobierno de Estados Unidos es que le ordena a los títeres del gobierno de Nicaragua en esa época que le entreguen a Colombia, a cambio de la emancipación del estado de Panamá,  más de 5000 millas náuticas del Mar Caribe nicaragüense entre ellas las Islas de San Andrés, Roncador, Quitasueño,  Seranilla y toda una plataforma continental. El títere entrega eso y a cambio Colombia emancipa al estado de Panamá.
Además de eso Estados Unidos le impone a un presidente títere de apellido Chamorro en esa época, la suscripción de un acuerdo donde Nicaragua jamás podrá construir un canal sin la autorización y el permiso de los Estados Unidos.

Nosotros logramos establecer una demanda en la Corte Internacional de Justicia de La Haya y logramos que La Haya nos devuelva nuestra plataforma continental. Nos devolvió todas las islas menos la Isla de San Andrés. En el caso del canal, nosotros aprobamos una ley para hacer un estudio de un canal interoceánico y se designó a un empresario chino, no al gobierno chino, para que coordinara el trabajo mediante la expresión de una ley; la Ley establece que ningún país que intervenga como socio de un canal puede tener un porcentaje determinado y que Nicaragua debe tener el mayor porcentaje por ser el lugar sede. Se evaluaron varios lugares, varias rutas hasta que se estableció una, pero se han hecho estudios y se ha involucrado a la empresa privada de Centroamérica, por ejemplo,  y se determinó que, calculando la cantidad de hierro que se va a requerir para la construcción del canal de Nicaragua, no tiene Centroamérica la capacidad para producir el hierro que va a requerir la construcción del Canal, porque con este plan del Canal de Nicaragua se está involucrando a todo Centroamérica, ya que no solamente se lograría desarrollo económico a nuestro país, sino un despegue económico grandísimo para todo Centroamérica.

Nosotros hemos tomado muy en cuenta a toda Centroamérica para este proyecto, pero es tan lento. Es complejo lograr la consecución de los fondos. Para arrancar una inversión ahí tenes que contar con un 50% o un 70% de los fondos; no podes arrancar con un 20% de los fondos porque después te vas a quedar a medio camino. Entonces, prácticamente la razón no ha sido el canal, ese proyecto ha llevado su ritmo, su tiempo. Además Estados Unidos ha creado un movimiento anticanal con supuestos grupos de campesinos financiados, al menos sus dirigentes, a través de este Movimiento Renovador Sandinista.

- ¿Y qué balance hace en este momento de la coyuntura?
- A estas alturas consideramos que el plan de la oposición en vez de mejorar, se les ha complicado porque ellos tenían a un sector de la iglesia católica ya trabajado, entonces el Papa Francisco orientó a la Curia de Nicaragua a que sean mediadores y testigos de un diálogo nacional. Pero qué ocurrió: quien preside el diálogo no es el Cardenal sino que ponen a unos de los obispos que está totalmente parcializado. Y a la hora que se presenta una agenda, el gobierno le plantea a los obispos que todo diálogo tiene que ser un intercambio de agenda. Un diálogo es un diálogo, no una imposición. En un diálogo nos ponemos de acuerdo entre las partes los temas que vamos a tratar. Entonces los obispos presentaron una propuesta de agenda y nuestro Canciller les dijo: Señores obispos, esta agenda no la podemos aceptar. Primero, porque es la primera vez que la conocemos; segundo, porque es como ponerle un revolver en la cabeza al gobierno para que se suicide; y tercero, si ustedes van a ser mediadores tienen que ser imparciales.

- ¿El tema del Seguro Social, que dio el puntapié a estas acciones sigue en agenda?
- No, lo del Seguro Social ya lo eliminaron, ni se acuerdan. Eso fue un pretexto.

- ¿Cuál es la agenda que propone la oposición entonces?
- La agenda que quieren imponer ellos, a través de los obispos que están parcializados con ellos, implica, en primer lugar, la renuncia del Presidente; segundo, la instalación de un gobierno provisional; tercero, adelanto de las elecciones.

- Es decir, la agenda es un solo punto: derrocar al gobierno sandinista por una u otra vía.
- Así es. Sacarlo, que se instale una junta de gobierno y que después se convoque a un adelanto de elecciones, para elegir un gobierno legítimamente democrático, porque el que está actualmente no es democrático, según ellos. Entonces, este gobierno no iba a aceptar nunca una agenda así.

Esta entrevista fue realizada a dos meses de acciones terroristas por parte del antisandinismo en Nicaragua. Al despedirnos, Villavicencio salió a la vereda, sacó su tarjeta SUBE y abordó un colectivo, actitud totalmente opuesta a lo que algunos opinadores señalan como una supuesta “burocracia sandinista opulenta y corrupta”.

Nuestra hipótesis es que dos más dos siguen siendo cuatro: la fórmula aplicada en Nicaragua fue la misma que se implementó en Venezuela en distintos períodos (2006, 2014, 2015, 2017), cada vez con estrategias más afinadas. Los actores son los mismos: estudiantes universitarios, líderes de oposición, medios hegemónicos, iglesia católica, Ross Lehtinenn, Marco Rubio y el Departamento de Estado Norteamericano. Las estrategias de guerra son las mismas: Tranques de calles, ataques a infraestructura pública y privada, asesinatos selectivos, ataques a bienes del partido de gobierno, saqueos, cobro de dinero para poder circular libremente, extorsión.

La suma de estos actores más sus estrategias dan como resultado un Golpe de Estado, que sólo ha podido ser frustrado con el poder popular nicaragüense en la calle y la solidaridad internacional.

Dayana Lopez Vilalobos

RPD Noticias