Fracasadas relaciones carnales, por Fernando Oz

Fracasadas relaciones carnales, por Fernando Oz

Algo no anda bien en la Tierra Sin Mal y para darse cuenta de eso sólo hace falta detenerse unos minutos para observar las fotos de la reunión que mantuvo esta semana el gobernador Hugo Passalacqua con el vicegobernador en campaña permanente, Oscar Herrera Ahuad, y otros catorce integrantes del Gabinete.

Son rostros de preocupación. En los últimos tres años han pasado cosas.

Ya es tiempo que alguien admita que las relaciones carnales que mantuvo la Renovación con el Gobierno de Mauricio Macri fracasaron. La diplomática política de la gobernabilidad sólo sirvió para que el aglomerado Cambiemos ganara tiempo. También sería el momento adecuado para que Passalacqua de a conocer los verdaderos números de la crisis social que hay en la provincia. Podría hacerlo como a él le gusta, a través de las redes sociales, como lo hizo con la foto del conclave que mantuvo con parte de su equipo de trabajo.

La buena fe de la Renovación ha sido traicionada por el Presidente y el Gobernador no se anima a decirlo. Muchos funcionarios de la Renovación cuentan en privado cómo juntan orina durante las horas de espera en algún ministerio del Gobierno nacional cuando van en busca de soluciones. Mastican bronca y no dicen nada en público para no quebrar las buenas relaciones, no sea cosa que los nervios del Poder amarillo se alteren. El ministro de Desarrollo Social de la Tierra Sin Mal, Lisandro Benmaor, tiene reflejos de ñandú cuando alguien le pide que de precisiones sobre cuál es el número de bocas que aumentaron en los comedores comunitarios.

Les propongo un ejercicio sencillo. Dividan una hoja por la mitad con un marcador negro, de un lado pongan los beneficios que recibió Misiones durante los tres años de la gestión de Macri en la Casa Rosada y del otro lado escriban lo que perdió. No es muy complejo. Al menos por ahora, no creo que ningún funcionario de la Renovación ni del aglomerado Cambiemos se anime a discutir públicamente sobre qué columna tendría más ítems.

No se trata de entablar la política del toma y daca, sino de reciprocidad. Hasta cuándo la Renovación va a seguir acompañando a un Gobierno del que sólo recibió indiferencia y ajuste. Desde la Nación únicamente llega inflación, desempleo y recortes.

Tampoco se trata de estar en alguno de los dos lados de la grieta, un juego perverso que inauguró el kirchnerismo y que el macrismo se encargó de profundizar. Misiones no jugó a la grieta.

Los renovadores ya vivieron traiciones en el pasado, sin embargo siempre mantuvieron el inapelable valor de la palabra empeñada. A caso no fue Néstor Kirchner quien traicionó a Carlo

Rovira cuando lo empujó a ir por la reelección indefinida en 2006. Aquello no fue más que un globo de ensayo creado por Néstor para luego replicarlo en el resto de las provincias, hasta llevarlo a la Nación. Y cuando el Gobierno de Kirchner observó que había un rechazó generalizado y que trascendía a las fronteras de la Tierra Sin Mal, abortaron la misión y dejaron que Rovira pague los platos rotos.

Si la Renovación no comunica la realidad a la sociedad, correrá el riesgo en las urnas. Será el electorado quien se encargue de recordarle el primer domingo de junio que apoyaron a un Gobierno cuyas acciones se observan en los índices de desocupación, de inflación y de pobreza. Passalacqua debe animarse, aunque sea por twitter, a decirle a su pueblo que fue traicionado y que las cosas no fueron como las hubiese deseado. ¿Quién puede darle la espalda a un buen gobernante que le dice la verdad a su gente? Sólo se trata de “estar cerca de la gente”.

El líder del Partido Agrario y Social (PAyS), Héctor Cacho Bárbaro, enganchó dos bueyes detrás de un carro y anunció en un video que el diputado provincial Isaac Lenguaza será el candidato a gobernador y que Martín Sereno buscará la reelección en la Cámara de Representantes. Lo hizo después de que el partido de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, Unidad Ciudadana, decidiera competir con lista propia en las elecciones provinciales del próximo dos de junio.

Lo extraño del caso es que Bárbaro salió con el disparatado anuncio en medio de las negociaciones que hay entre diferentes fuerzas políticas, entre las que se encuentra el PAyS, para armar un frente que dispute el poder con la Renovación y con el aglomerado Cambiemos. Podría pensar bien y decir que el exdiputado provincial busca ganar terreno dentro del potencial frente. Pero también podría pensar mal y suponer que salió a romper un armado que podría dejar a Cambiemos sin una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. No quiero ser un malpensado, Cacho es un amigo.

Es cierto que en la Tierra Sin Mal, el PAyS tiene sobrados pergaminos como para desear que sus cuadros tengan buenos lugares en las listas de un frente electoral netamente opositor al gobierno de Macri, sin zonas grises. Pero también es cierto que tanto a la Renovación como a Cambiemos les conviene que aquel frente se parta y que el PAyS y Unidad Ciudadana vaya cada uno por su lado. Separa para vivir, une para luchar, decía Napoleón. ¿Qué quiere el PAyS, separar para seguir sobreviviendo o unir para encarar una lucha?

La lectura no es muy complicada. Si el frente opositor se concreta, lleva a buenos candidatos, genera una interesante propuesta electoral y hace una campaña inteligente, tiene altas chances de convertirse en la segunda fuerza política de la provincia, de tener una aceptable cantidad de bancas en la Cámara de Representantes y de poner en las elecciones de octubre a un diputado nacional.

La oposición, por lo visto, carece de profundidad estratégica de pensamiento. Sus acciones son tan mecánicas como la manera de pensar de sus líderes. Es posible que si el PAyS decide jugar a la individual, las de éste año sean sus últimas elecciones. Los generales prudentes no fijan nada en piedra, siempre conservan la capacidad de reorganizar a sus fuerzas para adecuarlas a las épocas y a las variables de la marcha sobre el terreno. ¿Qué clase de líder es Cacho Bárbaro? ¿Tendrá la capacidad de recoger la piola y poner los bueyes delante del carro? Unidad Ciudadana necesita del PAyS, y lógicamente el PAyS necesita de Unidad Ciudadana. Y la Tierra Sin Mal necesita del democrático equilibrio de sus fuerzas políticas.

Fernando Oz

Puente Aéreo

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: