24 de enero de 2021

Elaboran programa para empezar a pagar deuda con el FMI

Elaboran programa para empezar a pagar deuda con el FMI

Martín Guzmán dijo que tanto el Fondo como el Ejecutivo argentino «consideran que en las circunstancias actuales ese tipo de programa es la mejor alternativa». Se pedirá un préstamo para refinanciar los USD45.000 millones más intereses. El martes llega la misión

El Gobierno confirmó que buscará acordar con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) un programa de facilidades extendidas (EFF por su sigla en inglés). Esto implicaría un plazo de gracia de cuatro años y medio para el repago de los USD45.000 millones que el país le adeuda al organismo producto del stand by firmado por Mauricio Macri en 2018, aunque también más condicionalidades.

Así lo confirmó este el lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán, durante un encuentro con las agencias internacionales Bloomberg y Reuters, en la víspera de la llegada a Buenos Aires de la misión del FMI. Con el arribo de la comitiva, se iniciará la negociación formal de la letra chica del nuevo acuerdo.

“El programa de facilidades extendidas da un periodo de repago del capital en cuotas entre el año cuatro y medio y el año diez”, sostuvo Guzmán. Y agregó: «El staff del FMI y el Gobierno argentino consideran que en las circunstancias actuales ese tipo de programa es la mejor alternativa».

Elaboran programa para empezar a pagar deuda con el FMI

En términos prácticos, como el Fondo no refinancia préstamos, el Gobierno pedirá un nuevo crédito a cuatro años y medio de plazo que le permita cubrir los vencimientos de capital e intereses vigentes (alrededor de USD50.000 millones) y postergar los compromisos a entre 2024 y 2030. «Ese es el objetivo de partida», afirmó Guzmán, en referencia a que en un principio no se buscarán fondos adicionales para fortalecer las escasas reservas internacionales.

En términos generales, existen dos modelos de programas del FMI. Uno es el stand by, como el que firmó Macri, que habilita un plazo de repago de entre tres y cinco años, y se enfoca en las metas fiscales. El otro es el EFF, que da de cuatro a diez años, pero que suele venir acompañado de condicionalidades más estrictas, entre ellas las exigencias de reformas estructurales de perfil neoliberal, como la laboral, previsional y tributaria.

El mes pasado, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco había adelantado que era difícil que se acordara un programa stand by. Y, en diálogo con Clarín, reconoció: «Uno de facilidades extendidas da más plazo y pide más condicionalidades. Quizá podamos ponernos de acuerdo en esas condicionalidades que el  FMI suele pedir». Resta ver en detalle cuáles serán las exigencias en esta oportunidad y el margen de maniobra que tendrá el Gobierno.

Al respecto, un informe de Ecolatina recordó que los dos últimos EFF firmados por Ecuador (marzo de 2019 y agosto de 2020) incluían reformas tributarias, laborales, de “eficientización” del gasto público (desde rebajas en los salarios públicos hasta recortes de subsidios energéticos) y mayor autonomía del Banco Central, entre otras.

En principio, uno de los focos de la negociación entre el Gobierno y el organismo estará en las metas de reducción del déficit fiscal y de la emisión monetaria, con las que se buscará generar un sendero plurianual hacia la «estabilización macroeconómica» que cristalice las últimas señales lanzadas al mercado para calmar la tensión cambiaria en el marco del Plan Guzmán.

Sin embargo, fuentes del Fondo adelantaron que la delegación encabezada por Julie Kozack y Luis Cubeddu -número dos del FMI para la región y encargado del caso argentino, respectivamente-, que llegará este martes y permanecerá en el país cerca de dos semanas, también discutirá con los funcionarios la «agenda estructural de mediano plazo».

En ese sentido, el Ejecutivo apura la definición de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que buscará aprobar en las próximas semanas luego de suspender en diciembre pasado la que había surgido de la reforma previsional de Cambiemos en diciembre de 2017. Para ello, esta tarde se reúne la comisión bicameral del Congreso encargada de redactar el proyecto. El texto será materia de discusión con los técnicos de Washington. Otra de las iniciativas estructurales que enviará Guzmán al Parlamento es la reforma tributaria.

Un acuerdo de facilidades extendidas “es un resultado que va en la línea de generar mas estabilidad en el frente cambiario y también de fortalecer el mercado de deuda publica y de instrumentos de financiamiento en general en pesos”, afirmó Guzmán.

Artículo IV

El funcionario también confirmó que «se va a utilizar esta ocasión para avanzar» en la implementación del artículo IV del convenio constitutivo de la entidad. Se trata de un monitoreo de la economía del país que realizan los técnicos del FMI. El Gobierno había pedido la revisión antes de la pandemia pero por la expansión del coronavirus el Fondo la suspendió.

La revisión del artículo IV adquiere relevancia ahora para el Gobierno ya que es un requisito que ponen los bancos multilaterales para realizar nuevos préstamos. Guzmán lo necesita ya que se encuentra en negociaciones con entidades como el Banco Mundial, el BID y la CAF para ampliar el financiamiento en dólares de largo plazo de parte de la expansión del gasto en obra pública presupuestado para 2021. Así, apunta a reducir el financiamiento monetario del déficit primario al 40/45% el año próximo (el Presupuesto prevé 60%), como señal al mercado.

El acuerdo, al Congreso

El ministro insistió en que buscan cerrar el programa antes de abril para tener margen de reestructurar la deuda con el Club de París que vence en mayo. Sin embargo, fuentes oficiales confían en que podría haber un preacuerdo incluso antes de que termine el año.

Guzmán señaló que, una vez que el staff del FMI y el Gobierno alcancen acuerdo, el programa será enviado por el Ejecutivo al Congreso y la misión del organismo la elevará al ‘board’ en simultáneo.

Este lunes Economía anunció que esta semana enviará al Parlamento un proyecto de ley para que todos los futuros programas que se acuerden con el FMI y las emisiones de títulos bajo legislación extranjera deban ser aprobados por el Poder Legislativo. Así, busca respaldo político para el acuerdo que está en negociación y, como señaló el titular de la cartera en reiteradas oportunidades, pretende “convertir la sostenibilidad de la deuda en una política de Estado”.

BAEnegocios.

A %d blogueros les gusta esto: