En política todo tiene, su tiempo y costo, por Jorge Mielniczuk

En política todo tiene, su tiempo y costo, por Jorge Mielniczuk

Si bien no son tiempos de hablar de política en forma pública, sí se piensa y se habla internamente con vistas al próximo año que es electoral, y para el caso de Misiones se deberá definir cuál será la estrategia electoral, si el oficialismo provincial irá o no en alianza con el Frente de Todos en las elecciones de renovación parlamentaria en la legislatura provincial y nacional.

El Frente Renovador debería lograr dos de las tres bancas en disputa para mantener la mayoría de la representación legislativa nacional de Misiones y, con ello, seguir proponiendo el pensamiento misionerista. Y en el actual contexto político, seguramente entraría en el análisis político de desdoblar o no las elecciones.

A nivel nacional estarán en juego tres de las siete bancas que corresponden a Misiones.

Por el Frente Renovador de la Concordia finalizan su mandato el próximo año Flavia Morales y Ricardo Welbach, uno de los dirigentes fuertes de la renovación, que seguramente estará integrando alguno de los espacios electorales, y el diputado nacional Luis Pastori por el Frente Juntos por el Cambio (PRO- UCR y el puertismo).

Hasta el 2023 continúan dos bancas del Frente de Todos con Héctor Bárbaro y Cristina Brítez, el Frente Renovador con la banca de Diego Sartori y Juntos por el Cambio con una banca, la del diputado Alfredo Schiavoni, producto de las elecciones del año pasado.

En este contexto queda en claro que el oficialismo provincial es el que más bancas pone en juego, pudiendo perder la mayoría legislativa en la Cámara de Diputados de la nación de no obtener un amplio resultado electoral en las elecciones legislativas del próximo año.

Y de ahí nace la pregunta… ¿qué es lo que le convendría electoralmente al oficialismo provincial y cuál sería su estrategia electoral?

Conformar un frente electoral con el Frente de Todos (con los cuales deberá compartir los espacios espectables, es decir uno y uno los candidatos en la lista nacional), o bien ir en boletas separadas y jugarse políticamente a repartirse las tres bancas en disputa y que el frente de Juntos por el Cambio no logre renovar la banca que pone en juego.

Las elecciones de medio término siempre son una caja de sorpresas para los oficialismos nacionales y provinciales.

Al Frente Renovador, en algunos casos, le fue muy bien electoralmente y en otros, los resultados, si bien no les fueron adversos, sí vieron reducidas significativamente las bancas provinciales en particular, lo que también permitió que el oficialismo realice una serie y ajustes en sus gestiones y redefiniciones políticas y así recuperar a través de la gestión el protagonismo político provincial y que luego se vieron reflejadas en las urnas.

El gobierno nacional tiene muy buena sintonía política con el gobierno provincial, y no habría mayores inconvenientes políticos. El tema pasa por el pensamiento desde el Frente de Todos a nivel provincial, quienes en su momento adelantaron que buscarían consolidar el espacio a nivel provincial con candidaturas propias en las próximas elecciones legislativas.

Y en las del próximo año tiene la posibilidad de acrecentar su espacio político dentro de la Cámara de Diputados a nivel nacional. Puede que no les quede más alternativas que obedecer el mandato partidario o presidencial, pero como se sabe, en política todo tiene un costo.

Agenda electoral y política obereña

En el ámbito local obereño también se comienza a pensar y hablar de quien podría ser candidato a diputado provincial por el oficialismo provincial. La disputa local se centrará en la elección del Defensor del Pueblo de Oberá, titular y suplente, previsto para el próximo año, juntamente con las elecciones legislativas y que permitirán cerrar alianzas y acuerdos políticos con vistas a las elecciones a intendente del 2023.

Si bien es un tema político del que no se habla públicamente, sí está en el pensamiento y consideración de varios dirigentes y militantes de los diferentes sectores políticos, no solamente para hacer lobbies a favor de algunos posibles candidatos a diputados provinciales o a defensores del pueblo, sino también en llevar adelante tejes y manejes en contra de algunos posibles candidatos.

Se debe de tener en cuenta que además del frente integrado por el PRO, el radicalismo y un sector del peronismo identificado con el puertismo, para la próxima elección se sumará el Frente de Todos, representados por el presidente del Partido Justicialista de Misiones, el diputado provincial Rafael Pereyra Pigerl, y también lo integran el diputado nacional Héctor “Cacho” Bárbaro y el novel dirigente, actual gerente de la UDAI del ANSES Oberá, Francisco Fabio.

Hasta el momento la actual defensora el pueblo, Patricia Nittmann, no habló en público sobre su decisión de ir por su reelección, aunque algunos allegados a la defensora comentaron que a ella le gustaría ser candidata e ir por su segundo mandato. Otros ponen en dudas de que quiera continuar.

Más allá de lo que quiera o pretenda la defensora, ella deberá contar con el apoyo del sector político del intendente Carlos Fernández, espacio desde donde se impulsó su candidatura y lograra ser electa como la primera defensora del pueblo de Oberá juntamente con Bernabé Aguirre, quien renunció a su cargo de defensor suplente entendiendo que lo habían ninguneado políticamente desde el momento mismo de la asunción cuando no se dio lugar a su pretensión de prestar juramento como tal al cargo.

Al no tener el actual intendente Fernández la posibilidad de ser reelecto ya que «Si fuera reelegido, no podrá postularse como candidato para la próxima. Art. N° 130 de la Carta Orgánica Municipal«, tiene su condimento y atractivo político para dirigentes y sectores de la renovación que apuntan a ser los próximos sucesores de Carlos Fernández, y ven como primer paso de inicio o de consolidación, según el caso, de un proyecto político que busque con serias posibilidades conquistar electoralmente la intendencia en el 2023, y debería tener una candidatura que dispute el cargo de la Defensoría del Pueblo obereño.

La posibilidad de tener un candidato a defensor titular y suplente, abre las posibilidades de acuerdos políticos, como ocurrió en la primera elección de la defensoría y que luego terminaron en nada.

Una de las cuestiones por verse es qué sectores se alinearán junto al intendente Fernández, que puede terminar en un acuerdo electoral que incluya las elecciones a intendente del 2023.  Mientras, dentro del mismo sector del fernandismo, comienzan a pensar quien podría tener la bendición para ser el sucesor del actual intendente.

Para la candidatura a la defensoría del pueblo de Oberá, hay un ex candidato a intendente que estaría reuniendo las condiciones y características para postularse al único cargo a disputarse en Oberá en las próximas elecciones, y que además no tendría resistencia ni rechazos de los sectores renovadores locales.

Si bien la prioridad que aparece en agenda es el tema de la pandemia y los cuidados y acciones en tratar de evitar los contagios y la recuperación económica, igualmente se piensa en política, aunque hoy por hoy no sea lo más importante, pero nadie quiere ser sorprendido, más bien prefieren sorprender.

Jorge Mielniczuk

A %d blogueros les gusta esto: