30 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

En Pedro Juan Caballero los narcos se sienten en el poder

Los últimos hechos de violencia en Pedro Juan Caballero, con el asesinato del narco brasileño Jorge Rafaat y otras tres personas inocentes que quedaron en medio de una balacera entre bandas delictivas, muestran a las claras la manera en que el crimen organizado va imponiendo su ley y sus códigos de sangre, principalmente en las zonas fronterizas.

 

Mientras, las fuerzas de seguridad se dedican a extorsionar y violar el derecho de los ciudadanos llegando al extremo de atentar contra la vida de una niña de tres años, como ocurrió el pasado sábado en Nueva Italia durante un “fallido” operativo de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en un establecimiento rural.

Esta espiral de violencia se ha intensificado desde el año 2013, coincidiendo con la llegada al poder de Horacio Cartes, un empresario tabacalero, deportivo, rural, de la banca y el comercio, que en numerosas ocasiones ha sido señalado por mantener supuestos vínculos con el narcotráfico.

Las acusaciones se redoblaron principalmente luego de la confiscación en el año 2000 de un cargamento de 20 kilos de cocaína y 343 kilos de marihuana de una estancia de su propiedad en Amambay. Informes de la inteligencia norteamericana filtrados por WikiLeaks lo habían sindicado en su momento como el cerebro de una “lavandería” de activos del narco a través de su banco Amambay.

En este clima de inseguridad los comunicadores son uno de los principales blancos de las bandas criminales y las fuerzas de seguridad, que se encuentran infiltradas y en muchos casos actúan en connivencia con aquellas.

Desde la llegada al poder de Cartes, han sido asesinados cinco periodistas, constituyendo este periodo de casi tres años el pico de violencia más alto contra trabajadores de prensa desde 1989, año de la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner. Todos los crímenes fueron perpetrados contra periodistas que investigaban o denunciaban la vinculación de políticos con el narcotráfico.

En Pedro Juan Caballero fueron asesinados Fausto Alcaraz (16 de mayo de 2014), y en las cercanías de esta ciudad hacia el lado brasileño –Ponta Porã–, fue asesinado Gerardo Servián (5 de marzo de 2015); en Concepción, Édgar Fernández (19 de junio de 2014); en tanto que en Canindeyú, Pablo Medina y Antonia Almada (16 de octubre de 2014).  A excepción del crimen de Medina y Almada, donde se ha identificado y se encuentra esperando un juicio el supuesto autor moral del ataque, todos los demás casos permanecen en la impunidad.

Respecto a este cuadro de terror institucionalizado, el secretario general de nuestro gremio, Santiago Ortiz, señala que este es el gobierno de la mafia y que por ello los grupos del crimen organizado se sienten libres de actuar.

“No es casualidad que durante este gobierno es cuando más periodistas han sido asesinados por las balas de la narcopolítica. No es casualidad que estos señores se sientan libres para asesinar, para amedrentar y atropellar a los colegas. Se sienten libres porque están en el gobierno. Los narcos se sienten en el poder. Ellos pusieron a este gobierno. Este gobierno es el que ha venido a apretar la tuerca de este modelo de exclusión. Y ante esta barbarie el único camino que nos queda es organizarnos y luchar”, afirma.

Sindicato de Periodistas del Paraguay

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.