28 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Empresas comprometieron inversiones por mucho menos de lo anunciado

“Del 12 al 15 de septiembre los ojos del mundo van a estar puestos en los argentinos… Durante estos días se va a realizar en Buenos Aires el Foro de Inversión y Negocios de Argentina con más de 1.900 líderes de empresas nacionales e internacionales de 65 países” empieza Mauricio Macri una autocomplaciente nota firmada por él mismo que se publicó en el diario Clarín durante la jornada de ayer.

En la columna, además de autoelogiarse e insistir en una serie de slóganes de propaganda, tales como la célebre “pobreza cero”, harto desmentida por la realidad y los datos económicos de su propia gestión que, tristemente, permite contabilizar 5 millones de nuevos pobres sólo durante los primeros seis meses de su gobierno, Macri sostiene que “para salir de la pobreza necesitamos una economía fuerte vinculada con el resto de los países”. Y cierra afirmando que “confiemos en nosotros mismos y en nuestro futuro, y sigamos alimentando esa confianza de la comunidad internacional que nos va a hacer crecer”. 

Es curioso cómo, a pesar de llamar a confiar en nosotros mismos, el presidente es traicionado por su propia e inocultable falta de confianza en el país que gobierna y en su pueblo.

En esa falta de confianza se explica que la única forma de “salir de la pobreza” que concibe sea con una economía “vinculada con el resto de los países”. Y, es necesario aclarar -dado que la Argentina siempre estuvo vinculada con otros países- que, habida cuenta del brusco giro en materia de política internacional y de comercio exterior que impuso su administración, Macri se refiere a un tipo particular de “vinculación” y a un determinado grupo de “países”.

La supuesta salida de la pobreza de Macri, se basa en la consolidación de un tipo de inserción dependiente de la Argentina. No ya en el marco regional o de los países emergentes, sino dentro del escenario que plantean las potencias hegemónicas, ajustándonos al patrón de la división internacional del trabajo que nos reserva, con suerte -trabas comerciales de por medio-, el rol de proveedores de materias primas agrícolas e industriales (minerales e hidrocarburos) comercializados en el exterior por grandes multinacionales con todas las facilidades que pueda brindárseles en pos de garantizar el buen “clima de negocios”, como ya se hizo con la eliminación de retenciones mineras, agrícolas e industriales.

En palabras de la canciller Malcorra durante su reciente encuentro con el Secretario de Estado norteamericano John Kerry en los Estados Unidos, “la Argentina tiene que volver a insertarse en el ámbito internacional para ocupar el papel que históricamente ha desempeñado y sentimos que Estados Unidos tiene que ser un socio fundamental para eso”. Demás está decir que la historia económica nacional y los nueve meses de gestión de Macri dejan en evidencia que se trata de un patrón de política y comercio internacional probadamente ineficiente, al menos en lo que refiere a mejorar las condiciones de vida de los argentinos, en particular, y el desempeño de nuestra economía, en general.

Vuelve el presidente a ratificar su falta de confianza en el país al sostener, en el final de su nota, que debemos seguir “alimentando esa confianza de la comunidad internacional” (amén del eufemismo, ya que comienza la nota refiriéndose a los “más de 1.900 líderes de empresas de 65 países”, de modo que más que “comunidad internacional” está hablando de “comunidad” de empresarios multinacionales) que es la que, según él, “nos va a hacer crecer”. Pero, para desilusión del presidente, la realidad, una vez más, contradice sus afirmaciones.

Pasemos a analizar los resultados efectivos de la política de la gestión Cambiemos en materia de inversiones extranjeras que, en definitiva, son el leit motiv del citado Foro que se popularizó por estas horas como “mini Davos”. En este sentido un reciente documento de trabajo elaborado por el centro CEPA, arroja algunos datos interesantes que parecen desacreditar las expectativas oficiales sobre lo que constituye uno de los supuestos motores del crecimiento del “modelo” macrista.

En el contexto del Foro que se desarrollará en Buenos Aires del 12 al 15 de septiembre, el dato que trascendió, cita el informe, refiere a la potencial llegada de inversiones por un monto de 130 mil millones de dólares durante el mandato de Macri. Dicho Foro, según anuncia el propio Gobierno en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto o la misma Casa Rosada, “marcará el regreso del país a los mercados internacionales y buscará generar las bases de un desarrollo sostenido en sectores clave de la economía del país”.

Empresas comprometieron inversiones por mucho menos de lo anunciado

En ese marco, lo que sobresale del trabajo de CEPA es que del total anunciado “genéricamente”, sólo es posible cuantificar compromisos de inversión por apenas 18.000 millones de dólares, es decir, menos del 14% de lo anunciado. De esos 18.000 millones, profundiza el informe, sólo seis proyectos concentran más de la mitad de las inversiones -10.000 millones de dólares- y se circunscriben a sectores de recursos naturales (minería o energía), alimentos y bebidas, y al sector financiero.

Empresas comprometieron inversiones por mucho menos de lo anunciado

En cuanto al origen de los capitales, se destaca que el 41% proviene de inversores locales o en alianza con otros países por lo que, gran parte de las inversiones anunciadas, no implican entrada de dólares. Luego, los anuncios provenientes de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) acumulan el 33% de los anuncios de inversión, mientras que las provenientes de Europa (España, Italia, Francia, Alemania, Inglaterra y Holanda) representaron el 20% del total de las inversiones anunciadas por el gobierno.

Empresas comprometieron inversiones por mucho menos de lo anunciado

Un dato adicional y muy significativo es que, dentro de los proyectos de inversiones cuantificables, algunos se plantean a varios años y con escasos beneficios para el país en términos de empleo: se calcula que sólo crearán 19.000 empleos en los próximos 5 años.

Es decir que, las nuevas inversiones, apenas alcanzarán para compensar las fuentes de trabajo destruidas por el propio gobierno con los despidos masivos producidos por el Estado durante sus primeros nueve meses (sin tomar en cuenta los 114.000 contratos que actualmente se encuentran en “revisión” por parte del llamado Ministerio de Modernización).

Por ahora, más allá de las expresiones de deseo, los hechos no son para nada alentadores. En lo concreto, luego de la plena desregulación cambiaria y financiera y el pago a los buitres, lejos de producirse ingreso de inversiones lo que se verificó fue el aumento exponencial de la fuga de capitales, con un promedio de 1.000 millones de dólares mensuales. En lo que hace a inversión extranjera, en cambio, la performance fue muy pobre: por caso, en el primer trimestre de 2016 sólo ingresaron 513 millones de dólares por ese concepto.

De hecho, pese a que desde el inicio de su mandato, Mauricio Macri se reunió con Barack Obama en Buenos Aires o con el presidente chino en el G20, entre el anuncio de inversiones realizado en el mes de julio y el de septiembre, lejos de mejorar, las perspectivas empeoraron ya que se verificó un retroceso en las inversiones provenientes de Estados Unidos en (-)470 millones de dólares así como de las inversiones anunciadas conjuntamente entre Argentina-China en (-)900 millones de dólares. Lo mismo sucedió en el caso de Chile, a donde Macri acudió para participar de como observador de la Alianza del Pacífico: las inversiones anunciadas sufrieron un recorte de (-)1025 millones de dólares. Parece que, al final, la “confianza” que ha generado el gobierno de Cambiemos no es tanta.

Es que, más allá del relato oficial, la brecha que separa la salud económica de la Argentina exhibida por el propio gobierno en el exterior al momento de asumir, fruto de la herencia recibida, y las trágicas estadísticas que viene informando el propio INDEC oficial así como el conjunto de consultoras privadas, en los últimos nueve meses, enciende, a los ojos de cualquier inversor, luces de alarma sobre la pericia de Cambiemos.

Fernanda Vallejos

Economía Política Para la Argentina

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.