19 de abril de 2021

Ella, siem­pre ella…, por Silvia Risko

La men­cio­na­mos a dia­rio, la pu­tea­mos, in­sul­ta­mos y ofen­de­mos. Ejer­ce­mos vio­len­cia, in­to­le­ran­cia y agre­sión so­bre ella. De­ci­mos no co­no­cer­la y ha­ce­mos si­len­cio cuan­do la nom­bran. La des­pre­cia­mos, hu­mi­lla­mos y lo que es peor, la sub­es­ti­ma­mos.

Pero cuan­do las pa­pas que­man y las re­ce­tas má­gi­cas des­a­pa­re­cen la lla­ma­mos a gri­tos… y ella, la Po­lí­ti­ca, siem­pre nos da una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Hay quie­nes creen que to­dos los ma­les de la Ar­gen­ti­na y de los ar­gen­ti­nos los hu­bie­ra cau­sa­do –y adre­de– úni­ca­men­te la po­lí­ti­ca.

Des­de 2015 aque­llo se in­cre­men­tó. Con esto no pre­ten­do des­lin­dar o sua­vi­zar res­pon­sa­bi­li­da­des, pero la his­to­ria esta com­ple­ta cuan­do to­dos los ac­to­res in­ter­vi­nien­tes nos sen­ta­mos a la mesa, po­lí­ti­cos, jue­ces, em­pre­sa­rios, igle­sias, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pue­blo.

Cuan­do cada uno asu­ma con res­pon­sa­bi­li­dad la im­por­tan­cia de su rol y las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes, re­cién ahí em­pe­za­re­mos a cons­truir un país só­li­do, con pro­ble­mas pero pu­jan­te. Es mo­men­to de fi­jar las ba­ses para un nue­vo con­tra­to so­cial don­de el or­den y bie­nes­tar ge­ne­ral sea el hilo rojo ha­cia la pros­pe­ri­dad.

Pero, en vez de eso, la ofer­ta nos em­pu­ja a la me­dio­cri­dad. Las pro­pues­tas –no to­das– gi­ran en torno a for­ta­le­cer nues­tro ma­yor de­fec­to, la va­ni­dad. Creer ser los me­jo­res del mun­do nos ha traí­do más do­lo­res de ca­be­za que gra­ti­fi­ca­cio­nes, no acep­ta­mos ser par­te del error, sim­ple­men­te ti­ra­mos la pe­lo­ta fue­ra de la can­cha. La cul­pa es del otro, en este caso, solo de los po­lí­ti­cos.

Se re­pi­te, cual man­tra, que ser mi­li­tan­te es ver­gon­zo­so y que es­tar com­pro­me­ti­do con un pro­yec­to co­lec­ti­vo, na­cio­nal y po­pu­lar es si­nó­ni­mo de co­rrup­ción. Nos quie­ren ha­cer creer que vale más un ins­ta­gra­mer de turno a un mi­li­tan­te con con­vic­cio­nes, que los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos don­de reina el in­sul­to, los gri­tos y la chi­ca­na ba­ra­ta apor­tan lo que el pue­blo quie­re con­su­mir con­tra­rio a los dis­cu­sio­nes de pro­pues­tas y so­lu­cio­nes.

Que los coach de moda tie­nen más peso que un di­ri­gen­te com­pro­me­ti­do; que rin­de más ser tapa de re­vis­ta fa­ran­du­le­ra o te­ner un ejér­ci­to de tro­lls en las re­des a te­ner con­tac­to di­rec­to con la ciu­da­da­na o ciu­da­dano. Todo pa­re­cie­ra ser efí­me­ro y ba­nal.

En cam­bio, aun­que no la que­ra­mos, la no­ble po­lí­ti­ca si­gue ha­cién­do­nos el aguan­te mien­tras apren­de­mos a los tum­bos a vi­vir en de­mo­cra­cia y a cui­dar lo cons­trui­do.

La po­lí­ti­ca está en las de­ci­sio­nes que to­man a dia­rio los go­ber­nan­tes de los di­fe­ren­tes es­ta­dos –na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal– que nos afec­tan a casi to­dos por igual. Sin du­das el gran pa­ra­guas es el Es­ta­do na­cio­nal.

Bajo él es­ta­mos los más de cua­ren­ta mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos, des­de la An­tár­ti­da has­ta Mi­sio­nes, es el que, con sus po­lí­ti­cas, de­ter­mi­na la ca­li­dad de vida de cada uno de no­so­tros, si ten­dre­mos opor­tu­ni­da­des de cre­cer, pros­pe­rar, for­mar­nos y edu­car­nos, pero so­bre todo de vi­vir con dig­ni­dad, con pro­yec­tos a fu­tu­ro que se sos­ten­gan en el tiem­po.

Pero ¿po­de­mos pre­ten­der que em­pre­sa­rios y con­sul­to­res ten­gan en cuen­ta que sus va­ria­bles y ajus­tes in­ci­den di­rec­ta­men­te so­bre la ca­li­dad de vida de per­so­nas de car­ne y hue­so? Está de­mos­tra­do que no, que en su mo­de­lo em­pre­sa-ges­tión no­so­tros, la gran ma­yo­ría, que­da­mos fue­ra del sis­te­ma.

El se­gun­do pa­ra­guas es el Es­ta­do pro­vin­cial. Los go­ber­na­do­res de­ben ha­cer es­fuer­zos ma­yúscu­los para so­por­tar la gran cri­sis eco­nó­mi­ca y la fal­ta de con­duc­ción po­lí­ti­ca que nos gol­pea cada día con más fuer­za.

A modo de ejem­plo, y muy chi­qui­to, en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, el go­bierno pro­vin­cial ha te­ni­do que usar re­cur­sos pro­pios para que no se vean afec­ta­dos mi­les de do­cen­tes por el in­cum­pli­mien­to en tiem­po y for­ma de los fon­dos del in­cen­ti­vo do­cen­te del cual es res­pon­sa­ble di­rec­to el Go­bierno na­cio­nal. Las ar­cas del Es­ta­do pro­vin­cial se ven fuer­te­men­te afec­ta­dos pero la prio­ri­dad es la edu­ca­ción de los ni­ños y cum­plir con un de­re­cho ad­qui­ri­do de nues­tros tra­ba­ja­do­res.

En Mi­sio­nes no hay paro do­cen­te des­de hace más de una dé­ca­da, pero es pro­duc­to de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, es­fuer­zo y ges­tión.

La po­lí­ti­ca está en los mu­ni­ci­pios. Es el Es­ta­do más pró­xi­mo que te­ne­mos, po­de­mos en­trar y sa­lir de su edi­fi­cio sin tan­to pro­to­co­lo, es el más do­més­ti­co. Más que un pa­ra­guas, el mu­ni­ci­pio es nues­tro fren­te in­terno. Ese que si no está en or­den y tran­qui­lo nos pone más cues­ta arri­ba la vida dia­ria.

Te­ner al fren­te del Es­ta­do mu­ni­ci­pal a al­guien que ven­ga de la po­lí­ti­ca en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les es una tran­qui­li­dad. La paz so­cial, la ciu­dad or­de­na­da y lim­pia, los ser­vi­cios fun­cio­nan­do y una ad­mi­nis­tra­ción aus­te­ra se debe cui­dar y apo­yar.

No son mo­men­tos para es­tar dis­traí­dos o de­jar que so­lu­cio­nes má­gi­cas en­vuel­tas en ser­pen­ti­nas de co­lo­res y glo­bos ama­ri­llos nos nu­ble con la idea de que “la po­lí­ti­ca” es la cau­san­te de nues­tros ma­les y la due­ña de nues­tras frus­tra­cio­nes. Muy por el con­tra­rio, de­be­mos par­ti­ci­par, for­mar­nos y sa­car lus­tre a los idea­les.

So­ñar con un país in­clu­si­vo, pro­gre­sis­ta con li­ber­tad y equi­dad no es una uto­pía, sa­be­mos que lo po­de­mos te­ner, solo hace fal­ta que jun­to a ella –la po­lí­ti­ca– sal­ga­mos a de­fen­der lo que nos per­te­ne­ce.

Fe­liz día del tra­ba­ja­dor.

Silvia Risko

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: