19 de abril de 2021

El rom­pe­ca­be­zas y los Fer­nán­dez, por Silvia Risko

Años atrás, en bús­que­da de una ac­ti­vi­dad anti-stress, co­men­cé a ar­mar rom­pe­ca­be­zas (en crio­llo) o puzz­le (para los más cool).  La idea era co­nec­tar con lo lú­di­co, que a me­di­da que va­mos cre­cien­do lo va­mos anes­te­sian­do. De­be­ría ha­ber sido cien por cien­to re­crea­ción, pero no fue tan así.

Lo pri­me­ro fue de­ci­dir qué ima­gen y de cuán­tas fi­chas. Ele­gí un pai­sa­je de Ve­ne­cia de 5.000 pie­zas, muy com­pli­ca­do por la si­mi­li­tud de co­lo­res. Re­cuer­do has­ta hoy la cara del ven­de­dor –que me ha­bía re­co­men­da­do uno de 300 pie­zas para prin­ci­pian­tes– con una mue­ca en­tre sar­cas­mo y re­sig­na­ción. Com­pré el jue­go y tam­bién los pe­ga­men­tos es­pe­cia­les para el en­mar­ca­do. En mi men­te ya te­nía el cua­dro ter­mi­na­do y col­ga­do e iba por otro.

Cuan­do me dis­pu­se a co­men­zar con esta ac­ti­vi­dad, re­co­men­da­da por mi te­ra­peu­ta y a la cual en­con­tré muy fá­cil de rea­li­zar, em­pe­cé a to­par­me con las di­fi­cul­ta­des pro­pias del ar­ma­do y que no apa­re­cen a sim­ple vis­ta. Hay que dis­po­ner de un lu­gar es­pe­cial para des­ple­gar 5.000 fi­chas, que na­die tran­si­te para evi­tar la pér­di­da de una pie­za, que ten­ga bue­na luz, uti­li­zar una lupa para ver los de­ta­lles, sin hu­me­dad para que no se de­for­men las pie­zas, con­tar con tiem­po y, lo más di­fí­cil para mí fue re­co­no­cer que aun­que qui­sie­ra im­po­ner mi vo­lun­tad y apre­su­rar el ar­ma­do, la reali­dad me im­po­nía un lí­mi­te.

Al­gu­nos ofe­ren­tes a ocu­par el car­go de pre­si­den­te de la Ar­gen­ti­na pa­re­cie­ra que jue­gan a ar­mar rom­pe­ca­be­zas de for­ma apre­su­ra­da, en vez de desa­rro­llar una pro­pues­ta res­pon­sa­ble y pa­trió­ti­ca para sa­lir de esta gran cri­sis eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal en la cual nos en­con­tra­mos. La mis­ma no es pro­duc­to de fal­ta de apo­yo o de pa­los en la rue­da, es el re­sul­ta­do de la inep­ti­tud, in­efi­ca­cia, desin­te­li­gen­cia e in­di­fe­ren­cia so­cial del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri y Cia.

Ante este pa­no­ra­ma, es inen­ten­di­ble la pos­tu­ra mez­qui­na e in­di­vi­dua­lis­ta de al­gu­nos.  To­dos ha­blan de “uni­dad” y de “su­pera­ción de la grie­ta”, pero con re­ce­tas mez­qui­nas que con­di­cio­nan, di­vi­den y ex­clu­yen. Es­tán los que se subie­ron al po­dio con vic­to­rias pro­vin­cia­les pero que de­mues­tran poca ge­ne­ro­si­dad y mu­cha ros­ca. Los que apues­tan al per­so­na­je gau­ches­co y re­to­ba­do pero que no tu­vie­ron ni tie­nen es­crú­pu­los a la hora de ne­go­ciar con to­dos para su mo­lino. Es­tán tam­bién los que con­di­cio­nan, sin vo­tos de res­pal­do pero con dedo acu­sa­dor. Los que co­que­tean, se po­si­cio­nan y jue­gan al tru­co.

Pero al igual que en el rom­pe­ca­be­zas, al prin­ci­pio to­das las pie­zas pa­re­cen igua­les, y en los dis­cur­sos es muy di­fí­cil re­co­no­cer la di­fe­ren­cia has­ta que apa­re­ce el di­fe­ren­te. Ese que te lla­ma la aten­ción. Te qui­ta la anes­te­sia con un gol­pe sor­pre­si­vo, obli­ga a agu­di­zar el ins­tin­to, a pa­rar y es­cu­char.

Lo en­ten­dés vos y lo en­tien­do yo, ha­bla como no­so­tros, su men­sa­je es abier­to y con­vo­can­te don­de el úni­co lí­mi­te es la mi­ra­da de país que ten­ga­mos, don­de en ese men­sa­je nos iden­ti­fi­ca­mos la ma­yo­ría, el que pone fin a la se­rie La Gue­rra de Egos que se trans­mi­te en ca­de­na na­cio­nal las 24 ho­ras. El ape­lli­do Fer­nán­dez nos in­vi­ta a ser los pro­ta­go­nis­tas para la re­cu­pe­ra­ción na­cio­nal.

Su sor­pre­si­va apa­ri­ción en la con­vul­sio­na­da y em­pan­ta­na­da are­na po­lí­ti­ca pre­si­den­cial nos da a los que so­mos mi­li­tan­tes cons­truc­to­res de po­lí­ti­cas de in­clu­sión, cre­ci­mien­to, desa­rro­llo e igual­dad una aper­tu­ra de par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y, a las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos una pro­pues­ta fres­ca pero só­li­da, con con­te­ni­do y nor­te ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia, co­no­ci­mien­to pero so­bre todo com­pro­mi­so po­lí­ti­co y so­cial.

Él sabe que la po­lí­ti­ca no es un jue­go, ni los ar­gen­ti­nos so­mos pie­zas de ar­ma­do de un cua­dro para ser ex­hi­bi­do como mues­tra de ha­bi­li­dad per­so­nal, en­tien­de a la po­lí­ti­ca como la úni­ca y me­jor he­rra­mien­ta para la cons­truc­ción so­cial y nos ne­ce­si­ta.

Ahí de­be­mos es­tar to­das y to­dos los que que­re­mos un Es­ta­do fuer­te que nos ga­ran­ti­ce es­ta­bi­li­dad, tra­ba­jo, pro­gre­so y res­pe­to al otro.

Silvia Risko

Puente Aéreo

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: