3 de December de 2021

El plan del Gobierno Nacional para flexibilizar las restricciones sanitarias

Con el avance de la campaña de vacunación y la mejora de los indicadores epidemiológicos, Alberto Fernández decretó un programa de “aperturas sostenidas y progresivas” a partir de hoy. Los detalles de las medidas. Cómo serán las nuevas etapas.

«Estamos ingresando a una nueva etapa», destacó el presidente Alberto Fernández durante el anuncio de la puesta en marcha de un plan de «aperturas sostenidas y progresivas» que tendrá como objetivo «ir recuperando paulatinamente todas las actividades” a medida que avanza la campaña de vacunación en agosto (también conocido como «el mes de las segundas dosis»).

En el marco del vencimiento del último DNU presidencial, Fernández aprovechó la mejora de los datos epidemiológicos de las últimas semanas para sintonizar con el eslogan de campaña «volver a la vida que queremos» y presentó un giro en el rumbo de las medidas sanitarias.

A partir de hoy, habrá un aumento de los aforos en los lugares cerrados, se ampliará a 1700 el cupo de pasajeros diarios para ingresar al país, se mantendrán las clases presenciales en todos los distritos y se habilitarán los espectáculos y eventos sociales al aire libre de hasta 100 personas.

Estas flexibilizaciones, inscriptas en el nuevo DNU, forman parte de un plan más amplio que, a medida que vayan completándose los esquemas de vacunación, propone la recuperación de otras actividades, como los eventos públicos masivos (partidos de fútbol o recitales), el turismo internacional y viajes grupales. Este esquema, organizado en tres etapas, finalizará con la vuelta a la normalidad de todas las actividades.

«Tenemos un horizonte, tenemos un plan de aperturas responsables. El DNU que hoy estamos dictando será el primer paso de ese plan. Ampliaremos poco a poco la cantidad de personas que podrán reunirse. Esta situación nos permitirá avanzar con la presencialidad escolar, otro logro colectivo. Es un punto de inflexión, con el avance de la vacuna lograremos incluso que, si aumentan los casos, no se incremente de igual manera el número de internaciones y cantidad de fallecimientos», destacó ayer por la mañana el Presidente desde Casa Rosada, en un video que había sido grabado el día anterior.

Con un discurso optimista, a tono con los ejes de campaña del Frente de Todos, Alberto Fernández se refirió al avance del plan de vacunación y destacó que, gracias a las «más de 33 millones de dosis» que se aplicaron, se había podido iniciar un camino de recuperación económica y productiva.

«La Argentina crece, recupera empleo y va recuperar ingresos», acentuó, en un mensaje en el que hizo particular hincapié en el aporte solidario de las grandes fortunas y la «exitosa negociación para reestructurar la deuda externa».

El nuevo decreto

Unas horas más tarde del aviso presidencial, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, brindaron una conferencia de prensa con los detalles del plan de reactivación gradual y cuidada de todas las actividades.

«Hace diez semanas consecutivas que hay un descenso en la cantidad de casos y hace ocho semanas que hay un descenso de fallecimientos y de la utilización de unidades de terapia intensiva», indicó Cafiero al explicar la disminución de las restricciones.

Uno de los primeros cambios que plantea el DNU es la reformulación de los parámetros epidemiológicos que definían el pasaje de una fase a la otra: mientras que antes se tenía en cuenta el índice de contagios y la multiplicación de la circulación del virus, a partir de ahora el número para tener en cuenta será el de fallecidos y el de ingresados en terapia intensiva.

«En esta nueva etapa de gestión de la pandemia, con el avance de la cobertura de la vacunación, el parámetro de aumento de casos y la incidencia pierden relevancia, ya que como vemos en Europa aumentan los casos pero no impactan en las internaciones y las muertes», explicó Vizzotti.

Ya no habrá semáforo epidemiológico, sino que el plan de aperturas constará de tres etapas, la primera de las cuales se denomina «Etapa de protección en progreso» y comienza hoy.

Durante este período, que durará hasta el 1 de octubre, el aforo en espacios cerrados podrá llegar hasta el 70 por ciento (válido para cines, clubes, gimnasios, restoranes, etc.) y las reuniones sociales en domicilios particulares podrán ser de hasta diez personas en espacios interiores y de veinte al aire libre.

Se habilitarán también las reuniones en espacios públicos de hasta cien personas y los viajes grupales de hasta diez personas (sujeto a la autorización de las jurisdicciones). Se mantendrán las clases presenciales y las actividades educativas no escolares presenciales en todo el país. Y, por último, se incrementará de mil a 1700 el número de argentinos y argentinas que pueden ingresar al país desde el exterior por día.

Este cupo, que generó debate interno porque es la única traba que retrasa la llegada de la variante Delta (en la actualidad hay casi 100 casos, aunque todavía no es la variante predominante), se mantendrá hasta el 6 de septiembre.

Mientras tanto, seguirán prohibidos los eventos masivos, boliches, viajes grupales de egresados o de jubilades, el ingreso de extranjeros y la apertura de la frontera terrestre (aunque el 6 de septiembre se podrá implementar una prueba piloto para extranjeros provenientes de Chile y Uruguay que tengan el esquema completo de vacunación).

En el caso de los aglomerados urbanos de más de 300 mil habitantes que se encuentren en alarma epidemiológica –es decir, con ocupación de camas UTI mayor al 80 por ciento y con variación superior al 20 por ciento en el número de pacientes internados en UTI por covid-19 semana a semana– se suspenderán por nueves días las siguientes actividades: la circulación nocturna entre las 20 y 6 horas; las actividades económicas y comerciales en lugares cerrados con 50 por ciento de aforo; las actividades recreativas con 30 por ciento de aforo. De momento, ningún distrito está en alarma epidemiológica.

La próximas etapas

A medida que se avance con la aplicación de las segundas dosis –Vizzotti remarcó que, durante agosto, el país recibirá 12,5 millones de vacunas–, se seguirá con las otras dos etapas. En la segunda, denominada «Etapa de Actividades Cuidadas», se habilitarán los eventos masivos al aire libre (como partidos de fútbol, recitales o actos), primero con un aforo del 30 y luego de un 70 por ciento.

Se recibirá a extranjeros con el esquema completo de vacunación (primero de países limítrofes y después del resto, evaluando la situación específica de cada uno) y se habilitarán los viajes grupales de jubilados y jubiladas (también con el esquema de vacunación completo). Los barbijos se deberán usar solo en espacios cerrados y en el transporte público.

La tercera etapa, para la cual todavía no hay fecha ya que dependerá de la campaña de vacunación, es la de recuperación total de las actividades: reuniones sociales sin límites, eventos masivos sin aforo, reactivación total del turismo, apertura de fronteras y no obligatoriedad de barbijos.

«Todo eso que tanto esperamos y que nunca antes estuvo tan cerca», sintetizó Vizzotti.

María Cafferata

Página/12