18 de mayo de 2021

El Gabinete que viene en un año electoral, por Gabriela Granata

El cambio en el ministerio de Salud abre la expectativa acerca de qué tipo de gestión buscará el presidente Alberto Fernández. Salidas económicas en pandemia, reactivación y elecciones, en el horizonte de un año clave.

Las elecciones legislativas, con PASO o sin PASO, parecen igual de lejanas. Se puede votar en agosto en primarias o directamente en octubre si se se suspenden.

Pero de un modo u otro, el presidente Alberto Fernández comenzó a cimentar el camino con el que espera llegar a esa instancia que, vía renovación parlamentaria, significa un termómetro de sus dos primeros años de gestión.

El Presidente no hizo muchas modificaciones sobre su Gabinete original. Hace tres meses, se fue María Eugenia Bielsa como ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat y fue reemplazada por Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda y uno de los dirigentes que conoce bien las necesidades de los jefes territoriales del conurbano y en tiempos electorales.

Ese acto, en el Museo del Bicentenario, fue con agradecimientos hacia la ministra saliente, elogios hacia el ministro entrante al que llamó «mi amigo» y anuncio de grandes planes de obras públicas por parte del nuevo funcionario, con un plan bienal 2021-2022 «para construir 100.000 viviendas» en un territorio nacional «donde hay 3,5 millones de personas» sin hogar, dijo.

Las comparaciones son odiosas pero significativas. La salida de Ginés González García era comentario desde hace tiempo.

El punto más tenso se produjo en julio del año pasado, cuando el Senado estaba discutiendo un proyecto para apoyar a los pacientes que padecen fibrosis quística.

Ginés había hablado ante el plenario de comisiones y dijo que esa iniciativa era «inaplicable», por considerar que cargaría sobre el sistema de salud el costo de un tratamiento estimado en 300.000 dólares por paciente por año.

Cuando el oficialismo se aprestaba a bajarle el pulgar, un mensaje del presidente puso luz verde al proyecto.

Otro hecho que fue comentado en la Casa Rosada fue cuando Vizzotti sugirió que podría aplicarse una sola dosis de la vacuna Sputnik V para tener más alcance. El Presidente ordenó salir a corregir esa información y se acusó a la cartera de Salud de haber frenado a Vizzotti y demorado las explicaciones.

Rápido y furioso

El episodio del «Vacunatorio VIP» colmó la paciencia sobre microproblemas con la cartera de Salud.

En la rápida decisión de salida y recambio quedaron claras varias cosas: que Alberto Fernández no está dispuesto a tolerar sombras sobre su gestión y que evita hacer olas internas con las sucesiones.

Optó por la secuencia lógica para cubir un cargo sensible cuando falta un mes para que se cumple un año del inicio de la pandemia en Argentina.

No fue un gran día para el Gobierno. El viernes a la mañana había presentado el Consejo Económico y Social, una iniciativa con la que viene trabajando con el Secretario de Planeamiento Estratégico, Gustavo Béliz desde antes de que asumieran el Gobierno.

Juntos viajarán este domingo rumbo a México donde visitarán también el laboratorio que produce la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford en la que participa el laboratorio argentino mAbxience de Hugo Sigman.

Servirá también para alejarse un poco del ruido político y redefinir el discurso del 1 de marzo cuando abra las sesiones ordinarias en el Congreso. La puerta que queda para meterse de lleno en el año electoral.

Gabriela Granata

BAE Negocios

 

A %d blogueros les gusta esto: