El espionaje a familiares del ARA San Juan y cómo Mauricio Macri usó la información

La resolución del juez Martín Bava describe el modo en que operó la inteligencia macrista. Explica que los espías actuaron con el aval del exmandatario, que luego tomó decisiones en base a la información recopilada ilegalmente.

El procesamiento de Mauricio Macri por espionaje a los familiares de los submarinistas del ARA San Juan no deja dudas: el juez Martín Bava considera que es el máximo responsable de ese delito.

En una resolución de 171 páginas, en la que dispuso también un embargo al expresidente por 100 millones de pesos y le prohibió la salida del país, el magistrado fue categórico y remarcó que “las prácticas ilegales” del gobierno macrista investigadas en la causa a su cargo recuerdan lo que ocurría en “las épocas más oscuras” de la Argentina.

Los tramos centrales del escrito de Bava describen cómo operó la inteligencia del macrismo contra “personas que no reclamaban otra cosa que justicia y no buscaban más que saber qué había ocurrido con sus seres queridos” y destaca que Macri se valió de la información recabada ilegalmente para tomar decisiones.

Los tramos centrales del procesamiento a Macri

«La gravedad de los hechos aquí investigados constituye no solo una conculcación al sistema democrático y una violación a las garantías constitucionales, sino que vulnera los compromisos asumidos internacionalmente por el Estado».

“Las prácticas ilegales que se ventilan en esta resolución nos remontan a las épocas más oscuras de nuestro país”.

“Las acciones llevadas adelante contra los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan, así como también las referidas a los familiares del buque Rigel y del buque el Repunte, se fundamentan en ‘viejas concepciones’, hoy manifiestamente ilegales, en las que el objetivo de la inteligencia estatal vuelve a recaer en actividades que hacen al funcionamiento de nuestro sistema democrático, como son las manifestaciones sociales o los reclamos de justicia de diferentes colectivos de la sociedad y el derecho constitucional a peticionar a las autoridades”.

“El hecho concreto de que se haya espiado a las y los familiares tripulantes del submarino cuando estos iban a reunirse con el Presidente de la Nación, pero que no se haya tomado la misma determinación en otras oportunidades es un argumento concreto que ilustra cómo la infiltración en los reclamos de los 44 tripulantes respondió a un requerimiento puntual realizado por el imputado”.

“Debo reafirmar y dejar bien en claro que la responsabilidad por todos los hechos descriptos supera a la conducción de los procesados Gustavo Arribas y Silvia Majdalani”.

“Fue Mauricio Macri quien no solo permitió la realización de esas tareas ilegales, sino utilizó esa información para tomar decisiones. En algunos casos esas decisiones tuvieron que ver con tener información adelantada sobre los reclamos que recibiría o las manifestaciones organizadas por las víctimas ante la visita del entonces presidente a Mar del Plata; y en otras ocasiones, a mantener el seguimiento constante y sistemático de las medidas reivindicativas del colectivo de familiares que resulta víctima de estas tareas ilegales”.

El procesamiento a Mauricio Macri completo aquí

Página/12