1 de octubre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

El cine argentino no se financia con nuestros impuestos

El dinero no sale de los impuestos de la gente, sino de inversiones privadas y de impuestos a multinacionales del sector audiovisual (cines y cadenas de cine, televisión, radios, cableoperadores, etc.). A estas empresas audiovisuales se les cobra un impuesto mínimo como derecho a operar y hacer negocios en el país. Ese impuesto va al cine, o sea que sale del cine y vuelve al cine… pero al nacional.

El Fondo de Fomento de Cine es autárquico.

Es decir, que se autosustenta.

El dinero no sale de los impuestos de la gente, sino de inversiones privadas y de impuestos a multinacionales del sector audiovisual (cines y cadenas de cine, televisión, radios, cableoperadores, etc.).

Asamblea del Cine. Se cuestionan las medidas del gobierno

A estas empresas audiovisuales se les cobra un impuesto mínimo como derecho a operar y hacer negocios en el país.

Ese impuesto va al cine, o sea que sale del cine y vuelve al cine… pero al nacional.

Así es cómo el INCAA financia los festivales, las peliculas y las actividades.

De alguna forma es como decir: “Dejo que estrenes tu tanque de Hollywood y hacer negocios en nuestro país, pero vas a aportar también un mínimo a nuestra producción y nuestra cultura.”

El INCAA regula todo eso, da trabajo a mucha gente y financia el Cine argentino, definiendo los proyectos a realizarse por medio de concursos públicos.

Gracias a eso existe el Cine Argentino, que nos representa en los festivales de todo el mundo y lo ha hecho reiteradas veces en la entrega de los Premios Oscar.

Al no existir una industria tan fuerte en el país, es imposible competir con Hollywood.

Por eso, no somos el único país que posee un Instituto de Cine.

También lo tienen Francia, España y Colombia, por citar unos ejemplos.

Pero existe una campaña mediática que intenta confundirnos y hacernos creer otra cosa.

El primer paso, fue difamar al hasta hace días Presidente del INCAA (funcionario del gobierno, pero elegido en consenso por diferentes actores de la Industria Audiovisual), por ejemplo Feinmann que dijo que la ENERC -Escuela Nacional de Cine- dice haber gastado 8 millones de dólares en obras pero que no se construyó ni un metro cuadrado (es mentira, ya que en los últimos años se abrieron 5 sedes de la ENERC en todo el país, además de la inversión en equipos).

El segundo paso sería quitar el impuesto a los cableoperadores, o sea transferir esos recursos propios a las multinacionales.

Si eso sucede, el fomento al cine va a desaparecer, y solo hay dos países en el mundo que generan cine sin apoyo del Estado, ninguno de ellos es Argentina, así que chau al cine argentino.

La batalla es cultural.

Nicolás Sandrini

Nacional & Popular

 

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.