Denuncian estafas con cheques apócrifos en Oberá

Denuncian estafas con cheques apócrifos en Oberá

La denuncia fue realizada por un comercio local. La estafa fue por un valor de 220 mil pesos. Sucedió esta semana, cuando un comercio local denunció que desconocidos realizaron el pago de una compra de productos utilizando cheques que resultaron ser apócrifos. Días después informaron que la chequera utilizada fue denunciada como robada en el 2015. La estafa fue por un valor de 220 mil pesos.

Los propietarios de un comercio ubicado sobre Avenida Beltrame de esta ciudad, informaron que el pasado 14 de octubre se comunicó telefónicamente un hombre con número telefónico de Posadas, el cual quería comprar varias cajas de un producto que comercializan. “Nos preguntó nuestro horario y nos pidió que le esperemos que iba a mandar a su empleado a buscar la mercadería cerca del horario de cierre”, indicaron desde el comercio obereño. Hasta ahí todo normal, incluso el empleado se presentó tal como se esperaba. Pero la sorpresa de los comerciantes fue cuando se dieron cuenta de que los cheques con los que pagaron eran apócrifos. Tras realizar la correspondiente denuncia legal, los cheques fueron rastreados y así se pudo conocer que pertenecían a una chequera que aparentemente fue robada en el 2015.

“Tenemos filmaciones y la fotocopia del DNI de quien nos entregó los cheques apócrifos o adulterados. Ya realizamos las denuncias correspondientes y esta persona y su auto (Chevrolet Onix color gris) tienen pedido de captura”, informaron los comerciantes ante el perjuicio que sufrieron.

En ese sentido, reconocieron que “Son personas especializadas en el «arte» de robar y estafar… conocían bien el movimiento, historia y funcionamiento del negocio. Reconozco que en parte es culpa nuestra por obrar de buena fe, y aprendimos a las malas que debemos tomar medidas más estrictas para el control de los cheques, pero en este mar de bronca e impotencia lo único que podemos hacer es ayudar a evitar que esta gente siga haciendo lo mismo en la ciudad”.

Según pudieron averiguar, este “modus operandi” se realizó en varios otros comercios. “El propósito de todo esto es alertar porque sabemos que esta misma persona estuvo en varios otros comercios”. Incluso en un principio optaron por dar aviso a través de las redes sociales “con el fin de evitar y advertir para que a otras personas y comercios no les pase lo mismo”, expresaron, pero ante el temor de posibles represalias, decidieron eliminar la publicación, y en espera de que “la justicia haga su trabajo”.

La causa fue caratulada como “estafa”. Instruye el Juzgado de Instrucción 2 de Oberá.

A %d blogueros les gusta esto: