16 de junio de 2021

Del llamado de Alberto a Merkel a las cuitas domésticas, por Alejandra Gallo

En medio de las nuevas restricciones, el Presidente sigue poniéndole el cuerpo a la negociación con el FMI. Caras largas por las nuevas medidas, otro DNU para prohibir despidos y las tensiones del campo a la mesa nacional.

«Junto a España, Portugal, Italia y Francia vamos a seguir apoyando a la Argentina para que encuentre un acuerdo sustentable con el FMI», sostuvo la canciller alemana, Angela Merkel durante la audiencia que se extendió por más de 40 minutos con el presidente, Alberto Fernández, desde a Residencia de Olivos.

Así lo informó el comunicado de prensa oficial. Debe haber sido la frase más alentadora que recibió el primer mandatario en las últimas horas. Y eso que, los dichos en sí mismos no implican necesariamente que esté resuelta la tensión con el Club de París por el pago de más 2.400 millones de dólares ni mucho menos la renegociación con e Fondo Monetario que sigue generando cuestionamientos dentro de la coalición gobernante al equipo económico.

Puertas adentro de la Argentina, las tensiones parecen no dar respiro. No solo por la suba en los contagios de Covid-19, las nuevas restricciones, el Repro 2 que no parece suficiente a los agobiados bolsillos argentinos o la inflación 2021 que en mayo, un mes a punto de cerrar, estaría nuevamente en torno al 4% nuevamente. La economía está en un nuevo bache.

La consultora EconViews, que preside Miguel Kiguel, advirtió que luego del magro resultado registrado por la actividad económica durante marzo, bajó 0,2% en relación a febrero, “abril estuvo flojo, y mayo estará peor”. Para la consultora, el cierre total de los prímos 9 días y el primer fin de semana de junio «será un toque de gracia para algunos sectores que estaban en terapia intensiva».

Repro 2 y nuevas restricciones

En la industria ya descuentan que el Gobierno prorrogará nuevamente el DNU que impide los despidos. En este sentido ya habrían llegado avisos desde el Ministerio de Trabajo y desde la propia CGT donde avalarían esa decisión del titular de la cartera, Claudio Moroni.

En el sector fabril sostienen que están operando con un 20% de trabajadores no presenciales y que serían necesarios de modo presencial en las fábricas que, de hecho vienen motorizando el nivel de actividad económica de la pandemia.

Desde la Unión Industrial Argentina reclaman, por ejemplo, más flexibilidad en las normativas de plantillas que requerirían por supuesto apoyo estatal: como adelanto de jubilaciones, retiros voluntarios u otros menues laborales que permitan renovar ese 20% no presencial.

El pedido, claro, cae justo en momentos de transición dentro de la entidad fabril presidida por Miguel Acevedo, quien será reemplazado por Daniel Funes de Rioja a partir del 8 de junio tal como la misma entidad ya anunció de acuerdo con la lista de unidad interna que coronó a la nueva conducción.

El nuevo timonel tiene un perfil muy liberal para el paladar sindical y de Balcarce 50 pero justamente enfocaría su gestión en el empleo (es abogado laboralista). De hecho el viernes, junto a la vicepresidenta Carolina Castro, disertará aún en calidad de vicepresidente en un encuentro virtual que la Fundación Observatorio Pyme, presidida por Giorgio Alliata de Montereale, en una «Mesa Redonda Internacional sobre Buenas Prácticas de viculacion empresas -escuelas técnicas».

De hecho, en las industrias de las provincias principalmente crece el malestar por las medidas económcias nacionales. Esta semana a propósito del 25 de mayo hubo varios comunicados lapidarios contra las políticas económicas, que tal vez no tuvieron en Capital Federal la repercusión que sí generaron en las provincias con fuerte componente industrial como Córdoba y Santa Fe, entre otras. «Somos gente de trabajo. Es lo mejor que sabemos hacer: trabajar y producir», rezó el documento del Movimiento Productivo de las provinicas de Córdoba, Entre Ríos, Mendoza y San Juan con el título «Trabajemos por una Argentina libre».

Por otro lado otras entidades con peso fuerte en la Provincia de Buenos Aires especialmente como ADIBA, CARBAP, CEPBA, FEBA y UIPBA reclamaron en otro documento frente a las nuevas restricciones y para poder acompañarlas «que el Gobierno suspensa todos los vencimientos impositivos, laborales y previsionales nacionales, provinciales y municipales» pero también exigieron la prórroga de los vecimientos bancarios, que se reponga el ATP y se suspendan el pago de servicios.

Es decir, que no únicamente entre los productores agropecuarios, en pie de alerta por el cierre de las exportaciones de carne, hay tensiones cada vez más difíciles para contener a las bases. También ocurre entre las pymes industriales, la construcción y por supuesto en el sector de servicios, gastronomía y turismo.

Del campo a la mesa

La pelea con el campo transita horas ásperas. Las nuevas reuniones de la Comisión de Enlace (SRA, CRA Coninagro y Federación Agraria) por el cierre de las exportaciones de carne dispuesta por el Gobierno son cada vez más extensas y cuesta contener a los productores que, fuera del sector ganadero, quieren sumarse a un paro de comercialización aún de cereales e, incluso, salir a las rutas.

Dentro de la Comisión de Enlace hay una misma sintonía en estas horas a diferencia de lo que pasó con el cierre de las exportaciones de maíz, que finalmente tuvo marcha atrás por parte del Gobierno. Aún cuando en la Sociedad Rural que preside Daniel Pelegrina hay elecciones el lunes; Nicolás Pino (productor vinculado a la gestión del ex ministro Luis Miguel Etchevehere) encabeza la lista opositora.

Por ahora, el precio de las carnes sigue siendo un eje de atención y pelea en el Gobierno pero no es el único alimento que viene subiendo por encima de la media de inflación mensual.

También la leche, la yerba, el aceite, el pan ecabezan este mes las subas más significativas en una pauta inflacionaria que se aleja día a día del 29% anual que el ministro de Economía, Martín Guzman, proyectó en el Presupuesto 2021.

Alejandra Gallo

BAE Negocios

A %d blogueros les gusta esto: