19 de abril de 2021

Cuando llegamos tarde…, por Tiki Marchesini

Recién volviendo parte de nuestro grupo de DDHH de un día por el interior recibo el siguiente informe: » Visitamos a Alejandra Encina desalojada, en Barrio El Colono km6- calle Parahje. Eldorado. Alejandra es madre de 2 hijos menores, de 6 meses y 9 años».

«Según sus dichos, hace más de 9 años que vivia en ese lugar. El 24 de marzo la desalojaron, ella se encadenó con su bebé en la puerta de su vivienda. El 30 de marzo fue retirada a la fuerza (actualmente vive en la vereda de la propiedad con una lona y en un colectivo viejo). Tenia los servicios a su nombre, hace unos meses consiguió terminar adelante de la casita de madera que tenía, la vivienda de material con baño instalado. Tiene abogada particular. Reclama, si no hay más remedio que irse de ese lugar que por lo menos le paguen lo que gasto en hacer su casa. El municipio le ofreció un corte de casa para que se traslade al terreno donde vive su padre pero Alejandra teme que si acepta, perderá esa casa que es el esfuerzo de años. Quedó en comunicarse si tiene alguna novedad con respecto al expte.»

Llegamos tarde porque sosteniendo nuestra Ley Provincial que impide las ejecuciones de sentencias de desalojo podría haberse impedido haciendo constatar que ella y sus niños hace 9 años la habitaban.

Llegamos tarde porque quien seguramente ordena ese desalojo no prevee anticipadamente donde irá esa madre con los niños.

Llegamos tarde porque los poderes del Estado andan en carreta cuando las necesidades vuelan a velocidad luz.

Llegamos tarde.

Y esto no es defender las «ocupaciones». Es defender al indefenso, a esos niños amparados por leyes y convenios internacionales vigentes.

Definitivamente los jueces tienen que mejorar su trabajo.

Llegamos tarde.

Tiki Marchesini

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: