27 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Con Cristina sola no alcanza, por Iciar Recalde

La política no se hace con declaraciones de barricada, con “heroicos” asaltos de “valentía” discursiva. Esas hubiesen sumado el 22 de noviembre cuando necesitábamos juntar los votos y no rifar el porvenir del patrimonio nacional y de nuestro pueblo a la oligarquía y el imperialismo.

Leo y escucho tanta pavada: no nos proscribieron, perdimos elecciones con el voto popular. Lo que nos gobierna no es una dictadura, es un gobierno liberal que ganó la instancia electoral. Resulta que lo que es un serio problema colectivo (lisa y llanamente, la pervivencia del movimiento nacional) se convierte en un asunto estrictamente personal (Cristina).

Cristina y su núcleo duro omiten una necesaria autocrítica de que su estrategia política nos llevó a este repliegue feroz que estamos sufriendo. Las habrá colectivas pero quien tiene la responsabilidad como conducción nacional debe hacerse cargo de lo que le toca y si continúa fogoneando el protagonismo en el terreno de la desperdigada oposición, cuanto menos decirle a su pueblo qué es necesario no volver a hacer para ganar nuevamente la voluntad popular y no continuar pataleando en el vacío.

Para los apresurados del juicio: no niego a Cristina, por lo que significa para miles de compatriotas y por los 12 años de avances para el país, sí reitero lo que vengo sosteniendo hace tiempo: con ella sola no alcanza.

Los personalismos del yo, yo y los míos desde el 10 de diciembre a esta parte no hacen más que repetir la estrategia política que tocó techo el 22 de noviembre….

Y así, en estos diez meses, la necesaria Unidad del Frente Nacional parece un diálogo entre sordos, demasiado palo en la rueda, caza de traidores, ausencia de propuestas y estrategia política, guachos de conducción. Cada cual habla de lo suyo e ignora olímpicamente al otro.

Entretanto, el antiperonismo de la oligarquía sólo piensa en la destrucción del Movimiento Nacional no en Cristina, y las dificultades de éste, sólo sirven para excitar sus ambiciones de gobernar cien décadas más.

No se puede ir a la confrontación (más discursiva que de acción) sin un proyecto y sin relaciones de fuerza favorables. Si al menos a la ausencia de la correlación de fuerzas, se tuviese política para ganar tiempo e ir consolidando relaciones de fuerza más propicias…

Y más, Cristina sola no cuenta con el respaldo y la colaboración de una poderosa organización política porque carece de acuerdos con sectores mayoritarios de la comunidad nacional, no tiene base obrera y porque gran parte de los cuadros políticos de su núcleo duro adhiere al demoliberalismo político y al desarrollismo económico.

Que se entienda: necesitamos el protagonismo que continúa ejerciendo la compañera pero además y fundamentalmente, necesitamos de su humildad para conjugarlo con la presencia activa y medular de los trabajadores y sus organizaciones sindicales, con la presencia activa de todo el arco de intendentes, gobernadores, concejales, diputados, etc. del Partido Justicialista y con todo el enorme espacio de organizaciones libres del pueblo, sociales, deportivas y culturales que nos permitan darnos en unidad una nueva estrategia de poder para conquistar la voluntad popular perdida.

La Unidad Nacional que nos permita la construcción de un gran frente nacional que no se agotará en lo político partidario sino que requerirá el compromiso multisectorial para llevar adelante un proceso de reconstrucción nacional que permita en el 2019 comenzar a reparar los daños del aparato productivo, reducir la extranjerización de la economía y, fundamentalmente, componer el tejido social profundamente dañado.

Sólo así los argentinos podremos llevar adelante la etapa de liberación nacional aplazada que es hoja de ruta del porvenir.

Iciar Recalde

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.