23 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Cincuenta personas mueren en ataque de un hombre armado a un club gay en Florida

Un hombre armado mató a 50 personas e hirió a otras 53 en un abarrotado club nocturno gay de Orlando durante la madrugada del domingo, el más mortal tiroteo en la historia de Estados Unidos al que el presidente Barack Obama calificó como un acto de terrorismo y odio.

La policía abatió al atacante, identificado como Omar Mateen, de 29 años, residente en el estado de Florida y ciudadano estadounidense hijo de inmigrantes de Afganistán.

Mateen, nacido en Nueva York, llamó al 911 el domingo en la madrugada e hizo declaraciones manifestando su apoyo al grupo miliciano Estado Islámico, dijeron funcionarios.

«Se reportó que Mateen llamó al 911 esta mañana, declarando su lealtad al líder de Estado Islámico», dijo Ronald Hopper, agente especial asistente del FBI a cargo del caso.

Dentro de la discoteca Pulse había unas 350 personas cuando se produjo el ataque, las que participaban de un evento dedicado a la música latina.

No obstante, funcionarios advirtieron de que aún no contaban con evidencia inmediata de ninguna conexión directa de Mateen con Estado Islámico o con algún otro grupo extremista extranjero.

«Sabemos bastante para afirmar que fue un acto de terrorismo y un acto de odio», dijo Obama en una declaración desde la Casa Blanca. «Como estadounidenses, estamos unidos en el dolor, en la ira y en la resolución de defender a nuestra gente», agregó.

El ataque armado, según la cifra de víctimas fatales entregada a periodistas por el alcalde de Orlando, Buddy Dyer, sería aún más mortal que la masacre de 2007 en la Universidad Tecnológica de Virginia, que terminó con 32 muertos.

Interrogado por el FBI

El FBI había interrogado en dos ocasiones a Mateen, en 2013 y 2014, tras declaraciones a compañeros de trabajo en las que manifestó su apoyo a grupos extremistas, pero ninguna de las entrevistas evidenció actividad criminal, indicó Hopper.

El precandidato presidencial republicano Donald Trump, que el año pasado pidió la prohibición temporal de la inmigración de musulmanes a Estados Unidos, afirmó que estaba en lo cierto acerca del «terrorismo islámico radical».

Por su parte, la aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, publicó también por Twitter un breve comunicado tras el tiroteo, pero no especuló sobre los motivos del sospechoso.

Si se confirma que fue un acto de terrorismo sería el atentado con mayor número de muertos en suelo estadounidense desde los ataques del 11 de septiembre de 2011, en los que murieron cerca de 3.000 personas.

Un oficial de la policía que trabajaba como guardia de seguridad en el interior de Pulse, que funciona en el centro de Orlando desde 2004, intercambió disparos con el sospechoso alrededor de las 02.00 hora local, dijo la policía.

«Todos salieron de Pulse y siguieron corriendo», escribió el gerente del club en Facebook cuando aún ocurrían los hechos.

Rápidamente se produjo una situación con rehenes y tres horas más tarde entró en el local un escuadrón policial que hirió mortalmente al atacante. No estaba claro en qué momento el hombre armado disparó a las víctimas.

El sospechoso portaba un rifle de asalto y una pistola, dijo el alguacil del condado de Orange Jerry Demings además de un «dispositivo» no identificado, según comentó más temprano el jefe de policía de Orlando John Mina.

Decenas de aterrorizados clientes fueron rescatados, algunos de los cuales se habían escondido en los baños. Uno de los agentes fue herido por un balazo en su casco durante el intercambio de disparos con el atacante, informó la policía.

También el domingo, se arrestó a un hombre que portaba armas de asalto y aparentes explosivos y que dijo que se dirigía a la marcha por el orgullo gay en Los Ángeles, según un reporte del diario Los Angeles Times.

Reuters

A %d blogueros les gusta esto: