Blackrock afloja sus pretensiones y se abre la posibilidad de un acuerdo

Blackrock afloja sus pretensiones y se abre la posibilidad de un acuerdo

El mayor administrador de fondos del mundo les propuso a sus aliados revisar su contraoferta y acercarla a los USD50/55. El Gobierno anunciará en las próximas horas la extensión de la negociación.

Blackrock, el mayor administrador de fondos de inversión del mundo y, hasta el momento, uno de los acreedores más hostiles en la negociación por la reestructuración de la deuda externa argentina, les planteó hoy a sus aliados revisar su contraoferta para arrimar posiciones con el Gobierno.

La decisión, de concretarse, aceleraría la posibilidad de un acuerdo de canje en un punto medio entre la propuesta oficial y el pedido de los bonistas, aunque igualmente se cerraría después del 22M.

De acuerdo a fuentes al tanto de las conversaciones, consignadas por las agencias Bloomberg y Reuters, la firma encabezada por Larry Fink está ahora dispuesta a suavizar su posición. Así se lo hizo saber a los demás grandes tenedores que integran el Grupo Ad Hoc: Fidelity, Ashmore y T. Rowe, entre otros.

El planteo consiste en recortar en al menos USD5 el valor presente neto (VPN) pretendido para la operación. En concreto, reducir el VPN de USD59, descontado a una tasa de salida del 10%, que implicaba la contraoferta remitida el viernes al Palacio de Hacienda hasta los USD50/55. De acuerdo a las estimaciones de distintos analistas del mercado, esto se ubicaría más cerca de las fronteras del marco de sustentabilidad diseñado por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

En cualquier caso, aún restaría un trecho por recorrer en el marco de la negociación ya que la oferta oficial que aún está en vigencia en la SEC, descontada a la misma del 10%, se ubica en torno a los USD40. Además, falta resolver las diferencias existentes entre los tres nucleamientos de bonistas. Ocurre que tanto Blackrock y sus aliados como el Comité de Acreedores de Argentina, liderado por Greylock, y el Grupo de Tenedores de Bonos del Canje 2005/2010, encabezado por Monarch, intentar inclinar los términos del acuerdo en función de los títulos soberanos que predominan en sus carteras.

Sin embargo, en Economía ya analizan qué elementos presentes en las tres contraofertas de los grupos de acreedores –período de gracia más corto, suba de los cupones, reconocimiento de intereses corridos y eliminación de la quita de capital- son posibles de conciliar con su análisis de sustentabilidad. Desde la óptica oficial, las tres propuestas estaban todavía fuera de ese parámetro.

La actitud de Blackrock fue bien recibida en los despachos oficiales, según supo BAE Negocios. Esta firma había contrariado a Guzmán durante el roadshow virtual previo al lanzamiento de la oferta y había presentado una propuesta que Economía consideró desmedida y decidió descartarla de plano.

Pero por su peso específico en el stablishment financiero internacional –administra USD7,4 billones, 14 veces el PBI argentino-, es un pieza clave para cualquier acuerdo de reestructuración.

Pese al acercamiento, los apretados tiempos imposibilitan que sellar el canje antes del viernes, cuando cierre el plazo actual para suscribir el canje y terminan los 30 días de gracia para cancelar los USD503 millones de los bonos Globales, que el Gobierno ya definió que no abonará.

Por eso, como adelantó este diario y confirmó ayer Guzmán, la negociación se extenderá y continuará con el país ya en default. Pero, al estar las negociaciones encaminadas, no habrá demandas inmediatas en los tribunales neoyorkinos ni pedidos de aceleración de los pagos.

En las próximas horas Economía anunciará la prórroga.

José Strasnoy Peyre

BAE Negocios